Inicio Noticias Motor Y las motos rugieron en Cuenca

Y las motos rugieron en Cuenca

Uno de los pilotos. Foto: Alejandro Bayo.
Uno de los pilotos. Foto: Alejandro Bayo.

La primera prueba de la Copa de España Súper Enduro brilló en la ciudad.

Lleno hasta la bandera. Así se veía el recinto ferial de La Hípica a pocos minutos de comenzar la prueba. La tribuna quedaba completa. No quedaba sitio para ninguno de los rezagados. La valla que delimitaba la pista a rebosar. Pocos sitios había para poder ver la prueba ya y los últimos en llegar tenían que ingeniárselas para buscar un sitio.

Cuando todo estaba a punto de comenzar dos segundos de silencio. Caída de valla y… rugido de motores y conquenses alentando a los pilotos para que fueran los mejores en sus respectivas mangas. Decenas de índices señalaban los puntos de la pista dónde algo interesante estaba ocurriendo y, hay que dar fé, era casi imposible ver todo. Los primeros bregaban por ser campeones. Los últimos por mejorar sus tiempos. Las caídas eran constantes y los grandes saltos de los pilotos, impresionantes.

El cielo quiso estar presente, y la tormeta quiso empañar la velada. Pero Cuenca no lo permitió. Tras un parón de 20 minutos al sufrirse un fallo eléctrico y tener que esperar a ser solucionado, las motos volvieron a rodar.

Dani Gibert fue el máximo campeón de la prueba dominando en todas las mangas. Cristóbal Guerrero y Lorenzo Santolino pelearon por el segundo puesto. Guerrero se lo llevó al clasificar en segunda posición en dos de las tres mangas.

En Junior Agustín Fernández, Nacho Fernández-Sancho y Marcos Beraza ocuparon el podio. Iñaki Gomarín, Jorge Mirón y Alejandro Andreu fueron los mejores en la categoría Open. Mención especial merece Miriam Duro, la única piloto que se decidió a disputar esta prueba.

Que el año que viene se repita y vengan más pilotos. Esa es la conclusión que sacaron los conquenses, que disfrutaron del motor del Súper Enduro.

Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here