Inicio Noticias Motor El piloto Julián Villarrubia arranca en el puesto 106 su quinta aventura...

El piloto Julián Villarrubia arranca en el puesto 106 su quinta aventura en el Dakar

Si hay una cita ineludible en el mundo del motor, ese es el Rally Dakar. Un total de diez etapas, entre el 7 y 17 de enero, congregarán a los mejores pilotos en tierras peruanas. Entre todos los participantes hay un conquense, Julián Villarrubia, quien ya sabe lo que es participar en esta prestigiosa cita. Así, estuvo presente en 2009 (27º), 2010 (63º), 2013 (63º) y 2014 (abandonó en la quinta etapa por quemarse el motor), mientras que entre 2013 y 2016 acudió como Team Manager del Sonik Team.

A lomos de su KTM 450 EXC-F y con Nicola Dutto como preparador y Dutto Team en asistencia, participa en esta cita en categoría G2.1 Super Production. En la primera etapa, Julián finalizó en el puesto 106 entre todos los pilotos de motos. En estos momentos, ya disputa la segunda etapa del Dakar, entre Pisco y San Juan de Marcona.

La importancia de Nicola Dutto

Una conversación hace tres años en plena Baja Aragón entre Nicola Dutto y Julián Villarrubia fue el origen del proyecto que desembarca este año en el Dakar. En 2015 Nicola Dutto, piloto italiano parapléjico le propone a Julián Villarrubia la posibilidad de participar en el Dakar y acompañarle como asistente: “Le dije que lo veía imposible pero que no iba a ser yo el que se lo dijese. Nos pusimos manos a la obra y le dije que necesitaba a más personas a mi alrededor, porque sino en las dunas era imposible asistirle yo solo”.

Así se forjó un equipo en el que están, además de Nicola Dutto y Julián Villarrubia, Víctor Rivera y Pablo Toral. Julián reconoce que lo que parecía “una locura” se fue convirtiendo en realidad a medida que iban compitiendo y obteniendo grandes resultados: “Cuando ves a Nicola Dutto trazar una duna piensas “Dios existe”, ha estado entrenando de forma durísima en los últimos años, tiene un aspecto de culturista”. Julián, conductor de profesión, cuenta con una amplia experiencia en el Dakar como piloto y Team Manager pero reconoce que había perdido la motivación por competir, algo que le ha devuelto a lo grande este proyecto, con el que ha vuelto a recuperar la pasión: “Poder acabar la carrera con mi amigo, con un piloto parapléjico, me parece que supondría escribir una preciosa página en la historia del deporte, esto es algo tan personal, tan íntimo y una lección de vida tan grande, que me sobra motivación”.

Comentarios