Inicio Noticias Motor El Club Deportivo Aventura TEC va “como una moto” para hacer crecer...

El Club Deportivo Aventura TEC va “como una moto” para hacer crecer el motociclismo conquense

Ignacio Sáez, fundador del Club Deportivo Cuenca TEC de ruta en los Alpes

El motociclismo en Cuenca está de enhorabuena con la creación del Club Deportivo Aventura TEC. Una iniciativa de los conquenses Juan Vicente Herraiz, los hermanos Sergio y Raúl Soria e Ignacio Sáez que busca incentivar la pasión por las motos desde dos vertientes: el mototurismo y la competición.

Uno de sus fundadores, Ignacio Sáez, se define a sí mismo entre risas como un “catacaldos” y relata que este proyecto surge de una pasión por el motor que ha ido en progresivo aumento con el paso del tiempo.

Sáez se compró una moto hace 10 años, ahora tiene 46. Le fue cogiendo el gustillo a recorrer el mundo sobre dos ruedas y empezó a viajar para hacer rutas con su motocicleta: “Me fui por ejemplo a los Pirineos a hacer tiradas de 800 kilómetros y de 12 horas o a Cabo Norte donde hice en 14 días 10.000 kilómetros”.

El turismo con la moto es muy común y está cada vez más extendido. En España hay muchas rutas planteadas en este sentido. Durante sus viajes para recorrer las carreteras, Sáez descubrió en Navarra el concepto de Roadbook: “Es una especie de libro de rutas que no son competitivas, sino simplemente informativas. Te indican los sitios que los lugareños consideran más adecuados y son una buena ayuda para rodar y conocer bien la zona” explica.

La idea del Aventura TEC es hacer algo así en Cuenca, crear una ruta para enseñar la provincia y conocer carreteras secundarias y que, mediante etapas largas, la gente conozca las tierras conquenses en motocicleta. Sáez conoce muy bien la zona de la Serranía Alta y cuando algún amigo viene para hacer una ruta, selecciona las áreas que más le gustan para enseñárselas. Esto se hace de forma más “oficial” en zonas como las de Pirineos o Navarra en la que “alguien autóctono que ya se ha trillado la zona te dice los lugares por los que es mejor rodar y qué te conviene ver”.

En el apartado mototurístico, lo que buscan es trasponer estas ocurrencias que han visto fuera y hacerlas en su tierra: “La idea es hacer de anfitrión para que la gente conozca las rutas e intentar que la mayor cantidad posible de kilómetros sean buenos para el que los hace, en lugar de morralla”.

Además de fomentar el motociclismo, también se potencia Cuenca como destino: “Fíjate todo lo que tenemos en la provincia y las posibilidades que tiene. Cuando la gente hace rutas de estas, luego vuelve con la familia”, afirma Sáez.

Asimismo, la principal gracia del Roadbook, es que permite hacer una ruta de forma más pausada y ser una buena vía de comunicación entre los aficionados: “Hace que la gente vaya más despacio porque tienes que ir mirando este u otro cruce y disfrutando un poco del paisaje” afirma Sáez. También, “te permite comunicarte con el que está en la moto porque puedes decirle donde hay una vista preciosa o un merendero que está genial”.

En este sentido, ya están trabajando en hacer una ruta de mototurismo a la que quieren llamar “Zascandiles”. El nombre procede de una definición en Wikipedia que resultó jocosa a sus creadores: “Miré en la Wikipedia y ponía algo así -como el que va de un lado a otro moneando sin hacer nada- y pensé, es exactamente lo que hacemos nosotros, pero queda elegante” relata Sáez entre risas.

La otra pata del club es la de la competición. Al respecto, Sáez cuenta con experiencia ya que ha estado vinculado desde hace años a la organización del Rallye TT Ciudad de Cuenca y siempre ha puesto sus esfuerzos en que la prueba de motos se realizase, de la cual su compañero Juanvi era el gran responsable: “Hay un grupo más orientado a los coches y otro a las motos. Juanvi y yo fuimos tirando un poco más a la parte de las motos que a la de los coches y al final esto ha cogido el suficiente peso”. Un peso que se tradujo en la organización del Cross Country Ciudad de Cuenca, una prueba de Súper Enduro que se hace junto al centro comercial El Mirador.

Tras el éxito de este tipo de iniciativas, los que estaban más centrados en el apartado de motociclismo pensaron que podía tener sentido separar ambas secciones. Respecto al Rallye TT Ciudad de Cuenca, Sáez además considera que hacer juntas las pruebas de coches y motos es “complicado por temas de seguridad en adelantamientos”.

Sin embargo, desde el Club Deportivo Aventura TEC recalcan que para nada pretenden apropiarse de la categoría de motos ni hacer ningún tipo de competencia y que de hecho siguen colaborando mutuamente: “Si va a haber prueba de motos pues nosotros ayudamos y encantados de la vida y si nos dicen que no va a haber, pues intentaremos a hacer otra prueba unos meses más tarde” afirma Sáez. En este sentido, la idea es que se acabe haciendo alguna prueba de motos, “pero siempre esperando a ver qué hacen desde la organización del Rallye TT Ciudad de Cuenca y que ellos decidan si pueden o quieren antes de meternos nosotros a hacer nada”.

Pero sobre todo, la idea principal de este club, es que se disfrute de la moto saliendo al campo a marcar todos juntos y que todo el mundo se divierta más allá del estrés del día de la carrera. Todo esto compaginado con salidas al estilo de un motoclub, pero haciendo que estas no sean solo salir un domingo a las 10:00 para ir a almorzar, sino haciendo rutas de más calado.

Ahora todo queda a merced del devenir y del trabajo: “Hemos puesto el andamio y vamos a ver qué pasa. La idea es con la ruta de Zascandiles este verano, empezar a involucrar gente para que vayan entrando y opinando y así entre todos veamos donde puede ser peligroso y qué no aporta en cuanto al paisaje” explica Sáez.

A día de hoy sigue haciendo falta infraestructura y buscan gente para que pueda colaborar para poder seguir creciendo y que todo siga yendo sobre ruedas.

Flickr Album Gallery Powered By: WP Frank

Comentarios