Inicio Noticias Raqueta La Escuela Única Pádel vuelve por quinto año consecutivo

La Escuela Única Pádel vuelve por quinto año consecutivo

Conocemos todos los detalles de la V Edición de la Escuela Única Pádel de la mano de Rubén Prada, director deportivo del club, y Fernando Cardo, director general.

La Escuela Única Pádel abre por quinto año consecutivo el plazo de inscripción para el curso 20/21 de la mano de Rubén Prada, director deportivo del club además de entrenador nacional de nivel 2 y técnico superior en actividades físicas y deportivas; Julio Sierra, entrenador nacional de nivel 1 y exjugador profesional WTP; Fernando Cardo, árbitro federado y entrenador nacional de nivel 1 y Dani Huerta, monitor formado en Única Pádel por Prada.

La escuela cuenta con una planificación desarrollada por niveles, escuela de menores y adultos diferenciada, por lo que tanto su inicio como finalización no se encuentran fechados. “Distinguimos entre escuela de invierno y escuela de verano”, explica Prada. Así, “el grueso de la escuela comienza en septiembre y finaliza en el mes de julio. No cerramos la escuela, sino que le damos continuidad todo el año. Los alumnos van pasando de un nivel a otro. En función del nivel que tenga el alumno, se ubica en un nivel u otro y, cuando se van cumpliendo los objetivos planteados en cada uno de los diferentes niveles, el alumno pasa de nivel”, explica en cuanto a la escuela de adultos en la que distingue hasta seis niveles en el que el último corresponde a la modalidad de competición. El nivel de competición conforma, según Prada, una escuela en sí misma: “vamos con ellos a los torneos y hacemos de sus entrenadores ya que estamos titulados a nivel federado”.  De este modo, el director deportivo del club distingue hasta un total de tres tipos de escuela: Escuela de Menores, Escuela de Adultos y Escuela de Competición.

En la Escuela de Adultos los niveles son: Iniciación 1, Iniciación 2, Avanzado 1, Avanzado 2 y Perfeccionamiento. El sexto nivel, tratado como una mención propia, es la modalidad de competición. En la Escuela de Menores los niveles identificativos son Pala de Oro, Pala de Plata y Pala de Bronce. Además, de acuerdo a sus edades, la escuela distingue cinco niveles basados en los contenidos técnicos de pádel, los contenidos tácticos que pueden ser enseñados a las diferentes edades, las capacidades coordinativas y las cualidades físicas adaptadas al rango de edad en las que se aconseja, de acuerdo a los profesionales, trabajar determinadas destrezas.

Planificación diferenciada

La planificación de la Escuela Única Pádel cuenta con cuatro monitores a la espera de dos nuevas incorporaciones. “La idea es trabajar con seis monitores”, sostiene Prada. En cuanto a su rol en la escuela, Prada explica que “el director deportivo es el que gestiona todas las clases, el que está pendiente de todo el grupo, de cambiar a un alumno de grupo si ve que ese se le queda pequeño. Además, me encargo del equipo de competición y trabajo tanto en la Escuela de Adultos como en la de Menores. Soy el que coordina los diferentes monitores”.

Las clases ya han sido planificadas a través de unos libros que recogen los objetivos que habrán de ser trabajados diariamente: “los niveles ya están planificados de antemano por una serie de libros ya hechos con las clases. El nivel de Iniciación 1 tiene ocho meses, por lo tanto, tiene 48 clases en las que se trabajan los contenidos que ya han sido planificados. Una vez que el alumno ha cumplido los objetivos lo pasamos al siguiente nivel de la escuela”. “No van todos al mismo ritmo”, añade Prada.

La nueva normalidad en la Escuela Única Pádel

Fernando Cardo califica como “rara” la vuelta a los entrenamientos: “antes las clases eran de hasta cuatro alumnos. Podía haber cuatro alumnos y el monitor. A día de hoy ya no.” El árbitro y entrenador relata que el grupo se ha visto cerrado a dos personas, “así, en un campo pueden estar ellos dos y en otro el monitor” para que “no haya tanta concentración de gente”. Como medida preventiva, se habrá de ir con mascarilla por todo el recinto salvo por la pista, se desinfectarán manos y pies a la entrada del mismo y se deberán respetar las zonas de entrada y salida: “se desinfectará todo el material que se utilice y los tubos recogebolas solo los utilizará el entrenador”. Es así como después de un largo confinamiento, solo los más jóvenes se han atrevido a lanzarse a la pista.

Grandes objetivos para una edición atípica

El director deportivo informa acerca de la incorporación del jugador profesional conquense Julio Sierra en el staff técnico, quien ha debutado en el World Padel Tour y quien es también entrenador nacional de nivel 1. Del mismo modo, valora positivamente la composición del staff de este año. “Cuando necesitamos monitores, tratamos de nutrirnos del TAFAD, el centro de estudios de Grado Superior de Cuenca donde estudié y tengo relación con los profesores”, explica aludiendo al hecho de que es ahí de dónde viene y a dónde acude cuando necesita ayuda.

Siendo esta la quinta edición de la Escuela Única Pádel, Prada afirma orgulloso que tienen “una escuela bien planificada, con muchos alumnos”. “Las previsiones para este año son bastante buenas”, afirma, “hemos tratado siempre de fomentar y priorizar a los jóvenes, de quienes más orgullosos estamos”. Del mismo modo, califica la incorporación de Sierra como un “incentivo” para ese sector por el que apuesta firmemente: “este año seguiremos creciendo”.

Los objetivos planteados por la escuela, de acuerdo con Prada, van desde la incorporación de jóvenes jugadores a nuevas competiciones “siempre con la deportividad y respeto por delante” hasta el hecho de que “aprendan los valores del deporte, a ganar y perder, el compañerismo, la diversión”. Así, Cardo recalca el hecho de que “tenemos esperanza de que la cosa vaya como esperamos”, y es que la COVID-19 ha hecho mella en un club en el que “había mucho movimiento”.

Comentarios