Inicio Noticias Entrevistas Pepe Checa: «Creo que Ilya Ivashka tiene todavía margen de mejora hasta...

Pepe Checa: «Creo que Ilya Ivashka tiene todavía margen de mejora hasta el top 30»

El tenista conquense Pepe Checa decidió colgar la raqueta en 2015, después de que las lesiones y la mala suerte privaran al deportista lucir más en su trayectoria profesional. Toda una promesa del tenis nacional, ya que llegó a liderar el ranking nacional en categoría infantil, este jugador nacido en 1985 no lo ha tenido nunca fácil para triunfar. Rodilla, muñeca, espalda, mano… no hay parte de su cuerpo que no haya sufrido algún percance y le haya mermado de llegar tan lejos como aventuraban sus dotes tenísticas. Aun así, no hay que desmerecer su trayectoria, si bien quedará la sensación con el deportista conquense es de qué hubiera pasado si las lesiones le hubieran respetado.

El mundo de la raqueta es un deporte muy exigente y donde solo unos pocos privilegiados pueden presumir de llegar a lo más alto. Estar entre los 100 mejores de este deporte está al alcance de muy pocos, aunque para ello hay que batirse el cobre en Futures y Challengers, torneos en los que los tenistas prácticamente pierden dinero simplemente por el hecho de jugar. De hecho, en algunos ocasiones sólo es rentable si se logra ganar.

En estas lides, Pepe Checa puede presumir de haber ganado varios Futures, terminar su carrera profesional con más de 40 torneos ganados y ser uno de los tenistas más activos en cambiar las ‘reglas del juego’, en un deporte donde el dinero se destina a los grandes torneos y los mejores clasificados en el ranking, pero que hace inviable a los tenistas de niveles más bajos su intento de escalar a la cima. Tras un extenso historial de participaciones en torneos, y tras conseguir su mejor ránking histórico en 2014 colándose entre los 250 mejores del mundo (brecha en la que ya no hay que pasar previas en los Challenger, siendo éstos la antesala de los torneos ATP), nuevamente las lesiones hicieron mella en él y se pasó prácticamente en blanco el 2015. Por tanto, a finales de año decidió colgar la raqueta y ponerse al otro lado, en el de entrenador.

Empezó en 2016 al aceptar una oferta del extenista Álex Corretja, la cual incluía entrenar a futuras promesas. Así empezó con el colombiano Santiago Giraldo, que llegó a ser número 28 del mundo, pero desde finales de 2017 sigue con su actual pupilo, el bielorruso Ilya Ivashka, a quien lo está llevando hasta cotas antes impensables. El dúo Ivashka-Checa ha crecido cada año, pero en este 2021 ya han dado un salto cualitativo, que ha llevado a que el tenista bielorruso se codee con la élite del tenis e, incluso, haya ganado su primer título ATP (en Winston Salem, previo al US Open, cuya foto ilustra este artículo).

Con motivo de este crecimiento del jugador, hablamos con el entrenador conquense para conocer el actual momento de su pupilo y su faceta como entrenador.

Como entrenador, ¿qué significó para ti ver a Ilva ganar su primer ATP Tour en el Winston-Salem Open?

Es inexplicable. Se pasan muchas emociones por la cabeza pero, sobre todo, la de felicidad. Empezamos desde muy abajo y poca gente puede decir que ha ganado en su carrera un ATP.

¿Cómo ha sido la evolución de Ilva desde que tomaste las riendas en su carrera?

Siempre hacia arriba mejorando cada año. Ha tenido muy mala suerte con una mononucleosis muy fuerte en 2019 y la pandemia que se quedó atrapado en su país en 2020. Si no, yo creo que hubiera hecho todos estos resultados antes.

Quizá era un jugador más acostumbrado a la tierra (que ha mostrado también una evolución) que de pista dura pero ahora parece que se encuentra muy cómodo en dura, ¿a qué se debe esta mejoría?

Siempre se ha notado mucho mejor en pista dura. De hecho, la única temporada que hemos jugado muchos torneos seguidos en tierra ha sido esta y le llevó a 3 sets a Rafa y ganó a Zverev en Munich.

En el US Open, cayó derrotado en dieciseisavos contra un top ten en un partido muy ajustado, ¿qué sentimientos se os queda de haberlo tenido tan cerca para derrotar a Berrettini?

Las derrotas siempre duelen, pero en este caso hay que sacar una parte positiva muy buena, porque venía de ganar un ATP y, aun así, ganó dos partidos muy buenos en Nueva York y perdió contra un top 10 como el italiano Mateo Berrettini en cinco sets. Después de hacer un gran esfuerzo la semana anterior y, además, seguir con ese ritmo en el US Open tiene mucho mérito.

Ya en el número 53 de la ATP, su mejor posición hasta la fecha e imaginamos que subirá más en el futuro, ¿le ves techo el bielorruso o todavía queda mucho por ver?

Creo que tiene todavía margen hasta el top 30. Luego, son muchos factores los que se tienen que dar para subir hasta top 20-10.

¿Cuáles son los planes para esta recta final de año? ¿Qué objetivos más próximos os marcáis?

Seguir con la línea agresiva de juego. Es la que le está dando muchas victorias y, si sigue así, podría hacer mucho daño en este final de año.

Una pregunta acerca de la rutina, ¿cómo son los entrenamientos con Ilva y cómo se hace siendo entrenador para adaptarte a lo que necesita para mejorar y crecer como tenista?

Son complejos, pero a la vez á. Hacemos muchos ejercicios específicos basándonos en situaciones de puntos en los que no se nota cómodo y situaciones en las que nos gustaría que el punto estuviera para hacer él las cosas que mejor hace.

Al final, llegados a este nivel los entrenos tienen que ser muy específicos y de mucha calidad, más priorizando a entrenos muy largos. Y cada dos o tres meses, vemos qué se ha mejorado de esos entrenos y otras cosas nuevas que siempre aparecen en los partidos para seguir trabajando. El tenis de alto nivel es un no parar constante de improvisación y adaptación a las situaciones mas duras que te puedes encontrar cada partido.

Comentarios