Inicio Noticias Rugby El Club Rugby A Palos inicia su pretemporada con incertidumbre por el...

El Club Rugby A Palos inicia su pretemporada con incertidumbre por el inicio de la competición

El Club Rugby A Palos inició el pasado lunes su pretemporada conjugando entrenamientos de corte físico en el Parque de los Príncipes y empezando a trabajar el apartado más técnico en el recién renombrado campo “Cristina Martínez”.

Su técnico, Carlos Villar, comenta que esta primera semana se ha tomado “como una vuelta a la actividad física” y que tienen previstas “dos sesiones semanales en el campo más otra de físico específico fuera de él para preparar la pretemporada”. Estas dos semanas van a ser de reacondicionamiento aunque ha habido grupos que han estado trabajando de forma específica durante el verano.

Todavía desde la Federación Valenciana no ha llegado confirmación de inicio de la competición, pero en el A Palos sí que han recibido un protocolo de prevención y protección con algunas indicaciones a seguir:  los monitores y técnicos llevarán mascarillas, el material se higienizará al empezar y terminar la sesión y en explicaciones y charlas la separación de los dos metros se guardará.

En cuanto al contacto físico, Villar cuenta que de momento empezarán trabajando solo con materiales y de forma individualizada: “Cuando aseguremos que no existen indicios de que alguno de los jugadores o entrenadores puedan tener el virus empezaremos con el contacto con los jugadores para trabajar el apartado técnico”.

Cualquier planificación está sujeta a la incertidumbre de modo que no saben nada sobre partidos de pretemporada ya que tampoco conocen cuando se podrá iniciar la competición: “Hasta que la Federación no nos indique, intentaremos estar lo mejor preparados posible ante la incertidumbre y que hasta que sepamos una fecha de comienzo del calendario”.

En este sentido, Villar indica que “Si es posible realizar algún partido previo de preparación se hará” pero lo que principalmente buscan “es tener el equipo lo mejor acondicionado posible”.

En cuanto a la plantilla, reconoce que aunque la línea es continuista “año a año esto es como volver a empezar”. Villar pasa de ser entrenador a ser ayudante o a llevar más trabajo específico con el juego de línea y David Cuesta pasará de jugador a ser la cabeza visible como responsable de los entrenadores.

Hablando de jugadores, Villar señala que pierden varios jugadores que ya sabían que no iban a estar esta temporada pero los chavales de categorías inferiores siguen nutriendo el equipo: “El trabajo que venimos realizando tanto con la Escuela como con los juveniles es dar entrada a esos chavales y en todo lo que es nuestro proyecto de promoción”.

Este año al menos dos tres delanteros de los que fueron probando en la segunda vuelta del año pasado ya pasarán a estar de titulares y otros cuatro o cinco chavales pasarán a tener la titularidad casi desde el principio de temporada según considera Villar.

Los objetivos de esta temporada se centran sobre todo en que haya temporada:  “Si hubiera competición a partir de noviembre o primeros de diciembre sería todo un logro y sería una alegría poder iniciar con garantías y seguridad y tener de forma paralela al equipo femenino y las escuelas en marcha ya que nosotros entendemos el club como un solo equipo” comenta el técnico.

Si no hay escuelas, desde el club intentarían buscar una solución porque la idea es seguir alimentando los equipos de arriba con los jóvenes:  “Los chavales que se forman con nosotros pasan inmediatamente a jugar con equipos de categorías superiores y eso ya es una satisfacción y un logro para todo el club” señala Villar.

En cuanto a los deportivo, en el caso de haber competición con garantías y la mayor normalidad posible, el objetivo sería mantener la categoría de forma sobrada y “con garantías de formar chavales para que luego ellos puedan desarrollarse en otros equipos”.

Comentarios