Inicio Opinión Hablemos de compromiso

Hablemos de compromiso

compromiso
La palabra compromiso tiene muchas connotaciones, implica un grado de entrega con aquello con lo que das tu palabra. Si no es fácil mantener el compromiso con aquellos a quienes quieres, más difícil resulta cuando se trata de ser responsable con un grupo heterogéneo de personas. Por ello es tan importante y costoso conseguir un grupo de futbolistas comprometidos con cualquier equipo.

Históricamente hemos visto ejemplos de futbolistas muy comprometidos y otros que no lo están tanto. El ejemplo de futbolistas comprometidos más reciente, lo podemos encontrar en el F.C.Barcelona de Pep Guardiola, en el que todos los jugadores asumían su papel y mostraban su entrega en mayor o menor medida. Este compromiso los llevó a ganar 6 títulos, a estos grandes futbolistas, de los que destacan por su entrega al club, Eto’o, Messi, Iniesta, Xavi y Puyol. Pero el ejemplo más representativo lo encontramos en el fallecido Juanito. El 7 blanco era todo corazón y transmitía ganas de ganar al resto de sus compañeros desde el minuto 0. En ocasiones su insistencia y tesón le jugaban malas pasadas, pues controlar sus nervios no era fácil, pero siempre es bueno tener a alguien que transmite ilusión y compromiso por todos los poros de su piel.

En el otro extremo encontramos a los jugadores mercenarios o apáticos, es decir aquellos que no sienten ningún apego por su club y sólo buscan su lucimiento personal. Entre los ejemplos más claros de este tipo de futbolista, podemos encontrar a Guti, Romario o el bueno de Ronaldinho. Grandes futbolistas todos ellos, pero poco profesionales, ya que nunca dieron lo mejor de sí, y cuando lo hicieron fue en menos ocasiones de las que debían. A todos ellos les gustaba en exceso la noche, y poco comprometerse con su club, lo que les ha costado en todos los casos ser sólo una sombra de lo que pudieron ser.

Pero no estamos aquí para hablar del compromiso en el futbol profesional, sino en las capas más bajas de este noble deporte. Allí donde los futbolistas son voluntarios que se entregan a un club por diversas razones, unas veces por pasar el rato y otras por motivos más profundos. Me estoy refiriendo por supuesto, a las divisiones más bajas del futbol español, las llamadas autonómica y preferente, en menor medida. Aquí resulta más necesario si cabe ese compromiso, ya que la remuneración económica en el mayor de los casos es el pago del combustible gastado por desplazamientos.

Resulta excesivamente costoso mantener un club en las categorías federadas en España, ya que los requisitos son grandes; pago de cuotas, seguros, desplazamientos, etc. Demasiado gasto para permitir la falta de compromiso en los jugadores que defienden el escudo, por el que el directivo se está partiendo los cuernos, para conseguir financiación. Algo que resulta más complicado cuanto menor nombre tiene ese club, y ese nombre lo deben crear esos jugadores ambiciosos y con hambre de victorias. De lo contrario el club puede caer en un peligroso círculo vicioso que le puede costar la existencia.

Ese círculo vicioso comprende excesivas variables como para analizarlo en profundidad, pero lo que está claro es que el futbolista se encuentra en el nivel más inferior y de él dependen el resto de variable. Por ello resulta tan necesario ese compromiso, ya que hay que ser consciente de que el futbol no es vestirse de corto y darle cuatro patadas a un balón. El futbol exige esfuerzo, necesitas cuidarte cada día, entrenar regularmente y sobre todo mantener la ilusión del primer día.

Hay futbolistas modestos que, tras 9 temporadas en el mismo club, siguen levantándome con mariposas en el estomago cada domingo. Siguen enfadándose tras cada derrota y siguen celebrando cada victoria como si fuera la primera. Eso es ilusión y compromiso con un equipo, necesitamos más de eso y menos jugadores desidiosos que se pasean por el campo. Se necesita poner pasión en aquello que hacemos, o de lo contrario no lograremos la excelencia. Por tanto si pones pasión estas comprometido, y estarás cumpliendo con las exigencias.

Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here