Inicio Opinión Luis Suárez también está aquí

Luis Suárez también está aquí

Fotografía: www.telegraph.co.uk
Fotografía: www.telegraph.co.uk

La imagen del mordisco de Luis Suárez a Chiellini durante el Uruguay-Italia del Mundial ha dado la vuelta al mundo. Un acto completamente antideportivo que, por desgracia, no solo se ve ese tipo de tesituras.

Los ídolos del fútbol, los que jugan a primer nivel, marcan la pauta de los aficionados que juegan. Si un jugador se comporta de forma violenta, muchos niños que comienzan su andadura futbolística podrían repetir esos mismos actos. El fútbol es ante todo deporte. Una actividad física que sirve para tonificar cuerpo y mente y mantener sano el organismo. Si se convierte en una excusa para descargar rabia y lo peor de cada uno, entonces el espíritu deportivo se habrá desvanecido.

Por desgracia, actuaciones como la de Suárez calan en la población y podemos ver esos comportamientos en todo tipo de campos. Por eso, es imprescindible que se apliquen sanciones ejemplares, para erradicar esas acciones del deporte, ya que si ese tipo de futbolistas son la referencia, corremos el riesgo de que sus actos violentos también lo sean.

Uno de los aspectos más bonitos del deporte y del fútbol en concreto, es la formación de nuevos deportistas, a los que además de las nociones básicas, hay que transmitirles una serie de valores. Si la televisión como medio de referencia y el fútbol como deporte rey ofrecen imágenes como la de Suárez, ¿qué valores se está transmitiendo a esos niños desde una escala nacional e internacional?

El mordisco de Suárez estuvo en Brasil, estuvo en el Mundial y con lo cual también estuvo en la tele. La televisión también está en todas partes retrasmitiendo de forma incontinua la acción que llega a todos y cada uno de los hogares. Luis Suárez ha mordido a Chiellini en todo el mundo y también aquí. Un mordisco que hace una herida en la deportividad y el espíritu olímpico. Debemos poner el alcohol de los valores en la herida para que Luis Suárez solo haya estado aquí como un espejismo y que los niños lo vean como un extraterrestre extradeportivo.

Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here