Inicio Opinión El balonmano español necesita ayuda

El balonmano español necesita ayuda

Acción del partido Ciudad Encantada-Huesca// Foto: Juan Alberto Lillo.
Acción del partido Ciudad Encantada-Huesca// Foto: Juan Alberto Lillo.

La temporada 2014/15 está dando sus últimos coletazos en la Liga Asobal Bauhaus y podemos observar cómo el balonmano español necesita ayuda para poder seguir hacia delante.

La persistente crisis está haciendo mella en muchos sectores, pero azota incluso más el deporte en general y al balonmano en particular.

Los presupuestos cada vez son más bajos y las circunstancias que viven los equipos peores. En mi caso, tengo la suerte de poder vivir el día a día con el Ciudad Encantada, equipo de la máxima categoría del balonmano español. Todo el mundo se siente orgulloso de este equipo en Cuenca, ya que pasea el nombre de la ciudad por toda España, pero a la hora de apoyar, los esfuerzos se minimizan.

Esta temporada, el presupuesto ha sido menor, por lo que la plantilla se ha reducido en jugadores y se ha tenido que contar con varios componentes que no sabían lo que era estar en la Liga Asobal Bauhaus. Esta circunstancia hace que el equipo esté sufriendo por mantenerse y más cuando llegan lesiones de jugadores importantes como David Mendoza o David Balaguer. Las piezas se reducen y no se encuentra el dinero para poder fichar y reforzarse.

En Cuenca surgió un curioso suceso: Jaime Torrijos, uno de los socios del Club, siendo consciente de la situación a la que se enfrentaba el conjunto conquense, decidió costear la llegada de dos nuevas piezas para el puzle de Lidio Jiménez, Agustín Vidal y Carlos Esquer.

Esto hace que el equipo, al menos pueda terminar de una manera honrada la campaña. Pero este es un caso más de otros que se podrán ver en el balonmano español, como el tener que ir y volver en el mismo día de Granollers a Cuenca para ahorrar costos y esto, sucede cada quince días: Viajar, jugar y volver a viajar. Ya no hay lujos, más bien precariedad.

El presupuesto del Ciudad Encantada en esta temporada ronda los 350.000 euros, hace unos cinco años superaba el millón. Tomando como ejemplo el equipo conquense podemos observar la evolución de la liga y si la comparamos con Francia, por ejemplo, estamos a años luz, ya que allí hay equipos de Segunda División con más de dos millones de euros de presupuesto anual.

Echo de menos a equipos como Portland San Antonio, como Ciudad Real o muchos otros en los que podíamos ver a los mejores jugadores del mundo. Echo en falta una liga competitiva, en la que la emoción llegue a las últimas jornadas. Añoro tiempos mejores en el balonmano español en el que los equipos no tengan que pegarse una paliza cada quince días en viajes interminables. Pero para eso, tenemos que empezar a sumar como lo ha hecho Bauhaus en los últimos tiempos. Necesitamos empresas que confíen y apoyen este bonito deporte si queremos que continúe.

Hace poco tuve un sueño. En él, España seguía teniendo el mayor potencial en el balonmano, los mejores jugadores no tenían que emigrar y los talentos seguían siendo nuestros. Solo espero que ese sueño, que compartirán algunos de los que leen estas líneas, pueda hacerse realidad y que los buenos tiempos vuelvan al balonmano español.


Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here