Me niego a hablar de Trump

Me niego a hablar de Trump

Compartir

Quizá suene hasta repetitivo, pero hoy tampoco voy a hablar de Trump. Ni de su conversación de 15 minutos con el Presidente de España. Conversación, por cierto, que entre lo que ellos hablaban, lo que les cortaban los traductores, etc, ha tenido que ser un show.

– ¿Cómo va eso Donald? ¿Qué tal tiempo hace por Washington D.C?


– Bien, muy bien. Las cinco y cuarto.

No, hoy voy a hablar de las mentes privilegiadas, y en concreto, de Joël Dicker. Este señor tiene 31 años. En 2010 publicó su primera novela (a pesar de que ya había ganado varios premios con otros textos) que se titula “Los últimos días de nuestros padres”; ese mismo año que acabó la carrera de Derecho. Pero dos años más tarde, en 2012, publicó la que hasta ahora es su obra maestra “La verdad sobre el caso Harry Quebert”, una novela que a día de hoy ha sido traducida a 33 idiomas y lleva más de 300.000 ejemplares vendidos. Con sus respectivos premios, por supuesto. Finalmente, publicó en 2015 (tres años más tarde) “El libro de los Baltimore”, novela que por su vuelcos e idas y venidas está siendo más que bien recibida en la crítica lectora. “Un libro que cuando estás en A, te manda de una ostia literaria a la Z, pasando por todas las letras del abecedario”, tal y como definía un amigo mío.

Y es que son este tipo de mentes los que merecen la pena. Mentes que crean con proliferación. ¿A quién no le gustaría ser un novelista reconocido con 28 años? Más de tres idiomas, una carrera universitaria reconocida por su lógica, memoria y dificultad… Creo que hay que hablar más de Dicker y menos de Trump. Más de los pequeños gestos que nos hacen grandes que de los grandes muros que nos empequeñecen. No hablemos de Trump, hablemos de ti.

Comentarios