Acostumbrados al no me gusta este deporte

Acostumbrados al no me gusta este deporte

Compartir

Cuando escucho la frase de: “este deporte no me gusta”, me acuerdo siempre de mi madre a la hora de comer cuando le comentaba que lo que había encima de la mesa no me gustaba, su respuesta era clara y concisa: ¿acaso lo has probado para saber si te gusta o no? En muchos casos esa comida ha terminado siendo una de mis favoritas.

Algo parecido sucede con el deporte, cuando sobre alguno de ellos afirmamos que no nos gusta, ¿lo hemos probado?, ¿lo hemos visto en directo? Primero probemos, sepamos de lo que hablamos y después califiquemos, a todos los niños les gusta el fútbol, pero, ¿saben lo que es practicar otros deportes?

Me sorprende gratamente el ver otro tipo de deportes a diario, porque veo cómo se disfrutan y cómo se divierten quienes lo practican, deportes que en Cuenca tenemos a nuestro alcance y que igual ni sabemos si existen o no, o si lo sabemos decimos que no me gustan, con eso vale, es la mejor definición al desconocimiento.

Hablo de deportes como esgrima, no puedo olvidar la cara de Gabri o de Iñaki cada vez que explican el deporte, es lo llamado felicidad. Tiro con arco con Paolo, puro entusiasmo cuando habla de su deporte favorito, Alberto Lumbreras con las piraguas, Lucas y Camino con el lacrosse o Adriana con la gimnasia rítmica.

Cuando pienso en todo ello, creo que en Cuenca somos muy afortunados, afortunados pero sin saber apreciarlo en demasía, ya que contamos con todo tipo de deportes, con profesionales de una alta calidad para aprender y con trabajo, mucho trabajo detrás de cada disciplina.

Como ejemplo podría poner la gimnasia rítmica y el CD Huécar, en ocasiones puedo acudir a ver algún entrenamiento o exhibición del club, algo que nunca había hecho y quizás por ello era de los que podía decir lo de: “este deporte no me gusta”, pero mi perspectiva sobre ello cambió poco a poco. Ver cómo me hablaban día a día de ese deporte, cómo me explicaban porqué una cosa era de una manera y no de otra y cómo ver la cara de felicidad de las niñas al disfrutar con lo que hacían me hizo ver que existen muchos deportes con los que disfrutar, que como mínimo debemos de preocuparnos de ver cómo son y que lo de: “no me gusta”, está demasiado anticuado, vayamos un paso más allá y practiquemos o veamos otras cosas, que nuestros más pequeños puedan elegir y que puedan ‘tocar’ diferentes disciplinas, de esa manera podremos disfrutar más de lo que hagamos. Por cierto, casi se me olvida, a mi madre ya no le digo lo de esta comida no me gusta.

Comentarios