¿Periodismo de amistad o periodismo objetivo?

¿Periodismo de amistad o periodismo objetivo?

Compartir

Llega un momento en esta profesión de periodista en la que te planteas varias cosas, una de ellas es la de hacer un periodismo objetivo, o lo máximo que se pueda ya que dentro de esa objetividad está la forma de pensar de cada uno, un periodismo objetivo en el que busques la verdad, que no importe si se hace mal a alguien y en el que eres consciente de que puedes herir a ciertas personas. Un periodismo que moleste, en ciertos casos la esencia del periodismo, el llamado cuarto poder que se encarga de sacar a la luz hechos que no quieren que se vean.

Pero hay otro tipo de periodismo, el periodismo que busca decir las cosas pero de otra manera, el de no hacer daño, el de destacar lo bonito y esconder de alguna manera lo feo, el llamado periodismo de amistad. Es ese que le gusta al protagonista, lo comparte en sus redes y te llenan de alabanzas y de palmaditas en la espalda, quizás es el peor de los dos, pero el que por desgracia más gusta.

En el deporte, que es el mundo que me acomete en este caso, prima el destacar lo positivo, incluso de una derrota, en ocasiones si lo que haces es lo contrario, empiezas a ser mal periodista, eres dañino, no ayudas a fomentar el deporte y varias barbaridades más. Te dicen que aprovechas la situación de cuarto poder para criticar y te estarán esperando cuando las cosas vayan bien para recordarte lo que escribiste aquel día, aquel día en el que perdieron pero que tendrías que haber ‘ocultado’ lo negativo.

Al final todo el mundo entiende de periodismo, todo el mundo sabe cómo se tiene que escribir y, cómo tienen un blog o muchos seguidores en sus redes, pues convalida cuatro años de periodismo.

Ahora bien, ¿Cómo tendremos la conciencia más tranquila, diciendo toda la verdad pese a las consecuencias o intentando no dañar al protagonista? Supongo que alguno lo tendrá escrito en su blog o lo ha estudiado en cualquier taberna de barrio, porque ahora todos somos un poco periodistas, la profesión más sencilla del mundo…

Espero que si no les gusta este artículo, sean capaces de destacar lo positivo, ya que seguro que les gusta más el periodismo de amistad.

Comentarios