Matar de la risa

Matar de la risa

Compartir

¿Se puede morir de la risa? A costa de la de otros sí. El humor es una de las facetas más necesarias del ser humano y la risa es la música del alma. Pero el peligro reside en la incapacidad de algunos para localizar el límite del chiste hasta el punto de poder matar personas. No tiene gracia.

La broma con menos comicidad tuvo lugar en la Madrugá del Viernes Santo sevillano. Varios “humoristas” por no entrar en descalificaciones, sembraron el pánico en la procesión dando golpes y alertando de que había una bomba. El miedo provocó avalanchas entre los presentes y lo que es más grave, heridos. Terror y lesiones fruto de la falta de inteligencia emocional de unos pocos y del escaso carácter humano y cívico tan recurrente en ocasiones.

Antes de actuar hay que pensar. En los tiempos que corren, en que hay un temor extendido a la amenaza terrorista, solamente bromear con ello es de poca altura moral. Si además le unimos la posibilidad de herir o incluso matar a alguien, no solo el humor se tiñe de negro, sino que también lo hace la ética humana.

Afortunadamente no hablamos de víctimas mortales en Sevilla, pero es inevitable extrapolar y pensar qué podría haber pasado de haber sucedido en Cuenca. La procesión Camino del Calvario, la de las turbas, se caracteriza por las grandes aglomeraciones y embotellamientos de gente. Si a esto le unimos la estrechez del entorno urbano y la limitación de salidas posibles, el riesgo es aún mayor. De aparecer en la madrugada del viernes santo conquense algún comediante como los de Sevilla, la catástrofe podría ser casi inimaginable.

Por lo tanto, es necesario concienciar a la población no solamente del respeto a la tradición como se viene haciendo, sino también a la seguridad de la gente que es parte de ella, ya sean nazarenos o turistas. La mejor forma de evitar un desastre es querer hacerlo, la mejor forma de contar un buen chiste es atendiendo al contexto. Si el objetivo del humor es provocar la risa en el interlocutor, ¿qué sentido tiene contar un chiste cuando no hay posibilidad de hacer gracia? ¿qué clase de persona jugaría con vidas humanas solo por su diversión personal? La seguridad y la vida no son ninguna broma. No nos matéis de la risa.

Comentarios