Un mundo a hostias

Un mundo a hostias

Compartir

El mundo está a palos. El otro día el ciber ataque complicó la vida a medio mundo; al servicio sanitario inglés, por lo visto, lo tuvo dos días inoperativo. Y contentos tenían que estar los pacientes que no pudieron ser atendidos… Hace unas semanas (y probablemente ahora, pero no sale en la tele), los taxistas y los conductores de “Cabify”, a palos por los clientes. Que si te quemo el coche, que si bendita la gloria de tu madre, que si te amenazo, que si te saco de la carretera y nos damos de hostias… Unos, que quieren tener el monopolio del abuso en el transporte en todas las ciudades. Otros, que quieren aprovecharse de los recovecos legales y evitar tasas, impuestos, tarifas, cuotas… Eso, sin contar por supuesto las trifulcas, palos, patadas, puñetazos, reyertas, homicidios prudentes e imprudentes y vejaciones que hay a diario en cualquier rincón del planeta a cualquier hora del día. En los tiempos que corren, darse un beso es un acto de rebeldía.

Y claro, el PSOE, que quiere ser el representante del pueblo español, no podía si no ganarse a su público, imitar a sus votantes. Una, que si eres un mierda y el problema eres tú Pedro. Otro, que si eres una vendida por regalar el gobierno al PP, Susana. Y mientras tanto, un vasco naufraga en su intento de conciliar a un partido roto por el interés. Allá, a lo lejos, en ese mar embravecido que se llama sociedad, hay un hombre que suplica porque dejemos de darnos de hostias.

Comentarios