Una ciudad, un sentimiento

Una ciudad, un sentimiento

Compartir

No soy periodista, ni escritor, trabajos que admiro y donde tengo buenos amigos, hoy voy a intentar hacer de ellos con el mayor respeto del mundo, este fin de semana como buen conquense me acerqué a El Sargal, para apoyar a los chicos de Lidio, amigos como ‘Colo’ y Mendoza, fue increíble ver cómo se perdía y se remontaba, como no solo la “Furia”, sino todo un pabellón coreaba un “SÍ SE PUEDE” que llevaba en volandas a los jugadores, todos vimos que no fue un gran partido técnico ni táctico (cierto es que yo no sé demasiado ) pero ví a dos equipos peleando cuerpo a cuerpo, a dos porteros defendiendo sus porterías con el alma, pero los nuestros tenían ese respaldo, ese calor, yo me encontraba poseído, inmerso en el juego y cantaba, aplaudía con mi mano rota, en fin… solo puedo decir gracias al Ciudad Encantada, por hacernos soñar, por darlo todo, las batallas se deciden por detalles, y vosotros sois ganadores.

Ayer domingo era nuestro turno, por la mañana producto de los nervios, desperté pronto, ‘Rubi’, segundo entrenador me dijo vamos ‘Lechu’ a La Fuensanta y preparamos el vestuario para que los chicos tengan todo listo, al llegar vi al presidente y directivos trabajando para dar al socio al aficionado una bienvenida al estadio como debe ser, yo miré a la grada vacía, y por un momento imaginé …(y si esa grada coreara un sí se puede como ayer).

Llegan las 17:20 horas, Álex y yo salimos a calentar, esa grada se iba llenando tímidamente y al otro lado teníamos 150 aficionados del Anguiano que vinieron con ganas de fiesta, con ganas de apretar al lado de su equipo y así lo hicieron, ole por ellos, el partido estaba a punto de arrancar y vi esa grada nuestra bastante llena, a los incondicionales del Frente 1946, aplaudiendo y animando a nuestros jugadores, sus rostros y sus corazones creedme lo agradecen.

Al igual que el sábado no fue un gran partido, ni técnico ni táctico, cerré los ojos y me teletransporté a El Sargal, estaba reviviendo algo parecido era una batalla, cuerpo a cuerpo a dos equipos dándolo todo y dos porteros parando hasta lo imposible, unos segundos después los abrí, con el Frente cantando por un lado, tímidos arranques de Conquense por otro y en tramos algún Uuuy!! seguido de aplausos, os cuento lo que vivo en el banquillo (ambiente frío) es cierto que el equipo no hizo un gran juego y que estábamos sometidos pero entonces algún pitido y algún abucheo sirven de muy poco, mirábamos la hora cada dos minutos el tiempo pasaba lento, pero en el tramo final a falta de 10 minutos la grada reaccionó no sé qué o quiénes fueron los artífices pero, el grito de unos pocos fue sumado y nuestro equipo recibió ese calor la gente presionaba al árbitro, al rival y no a los nuestros quienes terminaron llevándose esta batalla, producto de los detalles.

Gracias por sumar a nuestro lado, gracias por venir y GRACIAS por ANIMAR!! nosotros somos conscientes de todo lo que tenemos que mejorar para eso hay seis días a la semana, pero los 90 minutos son para la batalla, y queremos que peléis con nosotros, ese detalle lo pones TÚ!!

Lechu entrenador de porteros.

Comentarios