Gente anónima

Gente anónima

Compartir

El mundo está lleno de héroes, aunque no nos demos cuenta. Por supuesto, no llevan trajes de Emidio Tucci, ni trajes de luces, ni visten los colores de ningún equipo de fútbol. Algunos llevan una vestimenta especial, como los característicos de la policía o de bombero. También el de los médicos, o incluso la bata del maestro. Otros, incluso, llevan ropa como la gente corriente que inunda las calles: unos vaqueros y una camiseta. Lo que os puedo asegurar es que ninguno lleva leotardos y un antifaz.

El otro día un español demostró que era un héroe. Se disfrazaba de abogado de un banco en su vida cotidiana, y también de skater en sus ratos libres; pero es un héroe de los pies a la cabeza. Su nombre ha sonado un par de veces esta semana, pero se olvidará pronto. Dos meses después de descubrir su paradero, su nombre será bruma en la memoria colectiva. Seguramente para entonces Cristiano Ronaldo habrá ganado no se qué mierda de premio, y será fundamental. En fin, Ignacio, seguramente nadie te lo haya dicho, porque nadie lo sabía (ya sabemos cómo es este colectivo con lo de guardar el anonimato por el bien de su familia), pero eres un héroe, como mucha gente anónima.

Comentarios