Feliz todos los días del mundo

Feliz todos los días del mundo

Compartir

A lo largo de mi corta vida, he conocido mujeres de todo calado. Desde las más buenas que se puedan conocer, hasta las mayores víboras que puedan existir. Aunque las habrá mejores y peores, claro. Pero cuando pienso en un modelo de mujer, siempre me viene a la cabeza una chica del cole. No solo era la más adelantada intelectualmente de clase, si no del colegio entero; y probablemente de varios colegios de Cuenca. En aquella época no había las cosas de hoy día: olimpiada matemática, y pruebas de no sé qué, pero estoy convencido de que las hubiera ganado todas. En sus ratos libres leía, porque aunque se llevaba bien con todos en la clase, era una chica introvertida que se sumía en la lectura. Pero en educación física peleaba como el niño más rudo, competía siempre para ganar hasta que las fuerzas le fallasen. Y se enfadaba y lloraba cuando perdía. Llevo años sin verla; de hecho, alguna vez que nos hemos cruzado por la calle ella no me ha reconocido.

No la conozco lo suficiente, pero no creo que celebrara nada el 8 de marzo. Las mujeres así no tienen un día, tienen todos los días, porque todos los días es el mejor momento para comerse el mundo. La desigualdad reside, precisamente, en que una mujer tiene que ser brillante para llegar a puestos habitados por hombres ineptos, vagos, mal preparados y en ocasiones corruptos. Así que feliz 8, 14, 23 y 31; y todos los días que os levantáis a comeros el mundo.

Comentarios