Inicio Opinión Yo soy morado

Yo soy morado

Si por el titular piensas que voy a hablar de política o de Podemos, puedes buscar la casilla de salida, está arriba a la derecha de tu pantalla.

Esta semana me toca hablar del Ciudad de Cuenca, y sé que soy bastante oportunista en hacerlo en este semana, ya que ha sido cuando ha ganado al Atlético Tomelloso, segundo de la clasificación, y ha dejado prácticamente finiquitado su liderato y su ascenso de categoría a División de Honor, algo que sería histórico, ya que el conjunto morado nunca lo ha llegado a conseguir.

Seguramente no se confíen en que está todo hecho, más que nada porque es lo que deben hacer y es lo que su entrenador David Angulo les estará haciendo ver. Y hablo con propiedad de ese mensaje de Angulo porque por suerte o por desgracia, seguramente más por suerte, pude compartir vestuario con él en ese equipo de juveniles. Estuve una temporada jugando con los morados siendo lateral mientras tenía al ahora entrenador siempre cerca de central. Yo era un recién llegado a la ciudad y siempre inculcaba el sentimiento morado del que hablo, al principio no lo comprendía demasiado, pero poco a poco era algo que te iba marcando, en esa temporada las relaciones con la UB Conquense no eran las más idóneas, algo que por suerte para todos ha cambiado y ahora están cerca de lograr el sueño de cada uno que pasamos por ese equipo.

Estar en División de Honor es estar con los mejores, es hacer historia y significaría convertirse en el tercer equipo de la provincia que disfrute de este categoría tras Conquense y Quintanar del Rey.

Lo cierto es que el juego que realizan es para enmarcar, llevando una presión muy alta, teniendo muy buen trato de balón, siendo efectivos en ataque, rápidos por las bandas y muy seguros en la zona de atrás. Este Ciudad de Cuenca ha mejorado lo anterior y nos está regalando a todos los morados lo que quisimos lograr en ocasiones anteriores. Ahora solo están a un paso, y ahora es mucho más fácil subirse al barco, pero es lo que creo que me toca escribir, ya que no yo pude valer para dar patadas a un balón y me he quedado para escribir letras a través de un portátil, o a juntarlas que diría José María García.

Comentarios