Inicio Opinión Ni en qué sexo, ni en qué especie

Ni en qué sexo, ni en qué especie

Mi madre ha estado de viaje, y por lo poco que sé, se lo ha pasado piruleta. A su vuelta yo no estaba en casa, pero mi perro sí, y un vídeo demuestra cómo nos aprecian los animales. Cómo nos echan de menos, cómo nos saludan, cómo brincan al vernos, cómo nos quieren con todas las letras. El vídeo dura un minuto, pero se corta. Fácilmente pudo estar tres, cuatro, cinco, o hasta que mi pobre madre se lo tuviera que quitar de encima por necesidad. En cambio, algunos (algunos genérico, porque no sé cómo calificarlos; ni en qué sexo, ni en qué especie) demuestran su amor de manera diferente. No sé, clavándoles espadas, torturándolos, o disparando desde la distancia.

Si tu amor por los animales lo demuestras clavándoles una espada de medio metro, cazándolos, o despeñándolos por un barranco como hemos visto este fin de semana en diferentes medios, dispárate en las pelotas y quiérete más a ti mismo. Lo sé, hoy me he levantado muy revertiano, pero quien dice “es que vosotros no lo entendéis” hace que se me acelere el corazón; y no de cariño, precisamente. Algún día se acabará esta lacra, este sin sentido. O no. Al fin y al cabo, somos idiotas.

Comentarios