Inicio Opinión Atlético Liberbank Cuenca

Atlético Liberbank Cuenca

Si hay un equipo en la Liga Asobal que se puede comparar con el Atlético de Madrid no es otro que el Liberbank Cuenca, lo puede hacer por diferentes motivos y todos de una manera positiva. Idea de equipo, idea de entrenador e idea de afición se unen en un solo objetivo.

Y es que de estar rozando los puestos bajos ha pasado a luchar por los de arriba en un abrir y cerrar de ojos, y todo ello tiene varios culpables. El máximo de ellos es Lidio Jiménez, a quien encomendó el equipo Isidoro Gómez (otro culpable) y no le ha defraudado. El técnico conquense ha sido capaz de formar un EQUIPO, y lo pongo en mayúsculas porque un ejemplo de ello es el Liberbank Cuenca. Ha unido a todos los jugadores para que sean una piña y crean en él y en ellos mismos, cualquiera ‘mataría’ por el de al lado y lo de ir a partido a partido no solo es de Simeone, también es de Jiménez, demostrándolo en esta Copa del Rey por no irnos muy lejanos en el tiempo.

Ha hecho creer a la afición, porque si Alicante ha tenido color de Copa del Rey ha sido por los conquenses, que se han ganado el respeto y la admiración de todo el balonmano español. Hicieron suya una grada y con ello el pabellón, una afición que no ha reprochado nada al equipo y que se ha dedicado a animar. Porque lo de este domingo es más que plausible, desplazando a 400 personas y algunas solo viniendo a una final cuyo resultado ya se podía prever, pero querían estar con los suyos y vivir la historia del club. Terminaron haciendo que toda la grada realizara la ola y cantaron ‘campeones’ a los suyos.

Sin duda este equipo pasará a la historia, porque ya es la parte más importante de ella en el deporte de Cuenca y de Castilla-La Mancha, quizás aún no son conscientes de los conseguido, pero con el paso de los días todos se darán cuenta, porque han rozado la gloria siendo uno de los presupuestos más bajos y formando un bloque del que nadie se quiere ir, del que todo el mundo confía y donde lo importante es el grupo por encima de todos.

La importancia de este grupo se puede ver en las lágrimas de ‘Colo’ tras acceder a la final en la que él no está, pero en la que cada compañero lleva un trocito de él por su garra, no llora por no estar, llora por la satisfacción de lo que ha hecho su equipo y sus compañeros. Misma situación para Xavi Castro, o para los veteranos Juan Olivares, Zabala y ‘Chavo’ con toda una vida en el club. A todos nos hizo llorar de emoción y es que hay muchas cosas que tienen precio, pero el poner la piel de gallina, el llevarte la emoción al límite y el emocionarse de verdad no se puede pagar, y eso lo hace de lujo el ‘Atlético Liberbank Cuenca’ y su afición. Solo queda decirles mil veces gracias y que no se cansen de seguir haciendo historia.

Comentarios