Inicio Opinión ¿Para qué sirven los debates electorales en televisión?

¿Para qué sirven los debates electorales en televisión? [Parte 1]

Ayer día 22 de abril tuvo lugar el primero de los dos debates electorales con la participación del futuro presidente de gobierno. Casi 8 millones de espectadores y una cuota de pantalla de 38,6% congregaron los candidatos frente a los televisores. Sin embargo, la primera pregunta que me quiero hacer es si realmente anoche hubo debate. Según la RAE, debatir es “discutir un tema con opiniones diferentes”, y cuando el moderador tiene que animar en varias ocasiones a los participantes a interpelarse o a confrontar ideas, la discusión deja paso al monólogo.

Hubo poca discusión y muy pocas preguntas entre ellos, y por ello tampoco hubo respuestas, solo afirmaciones con pocas propuestas. También hubo en las dos primeras partes mucho intercambio de datos contradictorios que plantean las dudas sobre las verdades y las mentiras de la información aportada. ¿Quién dice la verdad?

Creo que este primer debate ha sido un aperitivo y un calentamiento de lo que hoy será el segundo. Porque no creo que el de hoy sea una segunda parte sino el plato fuerte o quizás un “pasa palabra” hasta el domingo. Sin embargo las dudas sobre la utilidad de los debates no solo se juegan en los menos de 100 minutos de debate frente a las cámaras, sino también con todo lo previo y lo posterior al mismo.

En lo previo, hay que decir que todas las idas y venidas sobre quién participaría en los debates en televisión, cuántos habría, dónde serían y en qué días se celebrarían han mostrado la necesidad de actualizar la ley electoral vigente. En cuanto a lo posterior, son también relevantes las sensaciones finales de los participantes. El despliegue de la televisión pública ha permitido conocer las intervenciones en sus sedes electorales, como si de una noche electoral se tratara. Todavía no entiendo porque Pedro Sánchez no compareció ante los medios en Prado del Rey para ofrecer sus impresiones, y sí José Luis Ábalos para hacer un análisis político sobre el resto de participantes.

Y por último, también hay que reflexionar sobre las ausencias del debate. Y en este sentido, Vox puede ser uno de los grandes beneficiados del debate. Su ausencia no le expone mediáticamente y le refuerza frente a las mínimas aportaciones del debate de ayer. Además de las muchas ausencias temáticas como la política exterior, la inmigración, la cooperación, el desarrollo urbano y rural, la cultura, el medio ambiente, o la ciencia.

¿Y quienes son los ganadores y los perdedores de los debates? Pues probablemente hasta el domingo no sabremos cuál ha sido la incidencia. Lo que sí está claro es que sigue habiendo un porcentaje alto de indecisos, que hasta los días previos no tomarán una decisión definitiva; y que hasta un 4% se puede movilizar el voto gracias a los debates. Sin embargo, hay que recordar que en las últimas elecciones en Estados Unidos, Hillary Clinton venció en los debates a Donald Trump, que finalmente ganó las elecciones.

Comentarios