Inicio Opinión Simplemente GRACIAS, David Mendoza

Simplemente GRACIAS, David Mendoza

La semana pasada recibí una de las noticias más tristes desde que estoy siguiendo el balonmano, cuando me informan de la retirada de David Mendoza, para mí en este tiempo ha sido más que un jugador, ha sido un amigo y el capitán que todo el mundo querría para su equipo. Siempre ha dado la cara cuando la situación lo ha requerido, desde entonces llevo con el corazón algo encogido y sin asimilar del todo el no verle mandando en la defensa a partir de ahora.

Recuerdo los primeros viajes con el equipo y las primeras partidas de cartas, de esto hace seis años y en esa mesa nos juntábamos Jorge Oliva, Víctor Frade, Sergio Valles y David Mendoza, aún me quedaba el quinto guerrero de esa mesa, y con él confidencias y miles de momentos de aprendizaje y de balonmano. Él fue uno de los que me enseñó a comprender lo que es el deporte, el respeto a sus compañeros y la fidelidad a un escudo, a una ciudad y a una camiseta. Con él, con los otros tres mencionados anteriormente y con Lidio empezó mi aventura en el balonmano y con su retirada un trocito de todo eso se me escapa.

Cuando pensábamos que Mendoza iba a seguir al menos un año más, incluso él mismo, no puede continuar por motivos laborales, con él se retira al dueño de la defensa, de las multas por llegar tarde, del capitán que volvió a Cuenca y sufrió con cada lesión y con cada encuentro, viendo al final cumplido el sueño de jugar en Europa, de jugar un cuarto de la temporada con un dedo dislocado y no operarse hasta no estar salvados, de enseñar a sus compañeros cómo se defiende el 6:0 y hacerles los mejores en esos puestos, del maestro de la estrategia y la picaresca y que nunca lo sacan de quicio.

Ahora solo espero que puedas disfrutar de tu último partido en El Sargal, de los aplausos merecidos, de tus últimos momentos en defensa y de si puede ser de tu último triunfo en Cuenca, disfruta de todo lo que has conseguido y mira alrededor porque es mucho. Gracias a ti ha crecido este equipo, has sabido unir a todo el mundo, incluso a los que colaboramos por momentos. Mira a las gradas llenas, donde antes quedaban huecos libres, porque el balonmano y el Ciudad Encantada se ha hecho grande y eso es con una de las cosas que te tienes que quedar.

Quizás te retiras antes de que te lo pida el cuerpo, pero dejas un legado importante y seguro que seguirás apoyando al club y ayudando en lo que puedas. Simplemente gracias, porque para mí seguirás siendo amigo y uno de los mejores deportistas de la provincia. ¡Eterno David Mendoza! ¡Gracias capitán!

Comentarios