Inicio Opinión Spoiler: Juego de Tronos acabó hace tiempo

Spoiler: Juego de Tronos acabó hace tiempo

¿Qué es la complacencia? La complacencia es ver la última temporada de Juego de Tronos y hacer como si la vida siguiera igual. Es admirar la sorpresa por la sorpresa y el espectáculo por el espectáculo. Es afirmar que la serie ha dado un giro inesperado para bien y seguir valorándola con los mismos criterios que antaño.

He aquí un spoiler: Juego de Tronos acabó hace ya mucho tiempo. Lo de ahora es una spin off de aquella, basándose en la acción, los efectos especiales y los desenlaces apremiantes, de escasa hondura y cohesión con la trama.

¿Qué ha pasado con esta serie? El guion no es el mismo, los personajes no son los mismos, la línea argumental no es la misma. Una serie en la que todo estaba medido, hilado y con un arco narrativo perfecto ha pasado al deus ex machina, las soluciones arbitrarias y la banalización de las tramas. En Juego de Tronos todo ocurría por algo, tras una serie de acontecimientos y acciones de los personajes que conducían a un desenlace sorprendente. Sorprendente, que no incoherente.

Porque la sorpresa ha de venir fundamentada por la coherencia. Que Tyrion Lannister se ponga a bailar reggaetón mientras mata a todos sus compañeros y luego se haga el haraquiri, es sorprendente pero no coherente. Seguramente ese público complaciente dijera -“¡Wow!”, ¡Eso no me lo esperaba!-, pero si vamos al trasfondo psicológico y narrativo que esta serie tenía, sería casi cómico.

No puede ser que la subtrama imperante durante toda la serie como ha sido la de los caminantes blancos, se resuelva de forma facilona, simplista y burda. Un capítulo y un desenlace cuanto menos irrisorio. Sorprendente sí, pero nada digno. Un personaje como el Rey de la Noche, un antagonista omnipresente y teóricamente omnipotente, tiene un final de película de artes marciales. Sus poderes apenas se han mostrado y el temor que infundía se ha quedado en su aspecto y en su capacidad de alzar a los muertos. Nada más.

No puede ser que los personajes se conviertan en sombras de sí mismos de la noche a la mañana sin ninguna ligazón narrativa ni psicológica. No puede ser que de la personalidad y sensibilidad de la Edad Media, se pase al carácter contemporáneo y a la moralidad del siglo XXI. No puede ser que un personaje se vuelva loco en dos capítulos por dos motivos sin fuerza ni peso, ni que se acabe con la vida de otros que ya no podían aportar nada a la trama de cualquier forma: quemados, decapitados, reventados contra una pared etc.

Además el fanservice de la serie ha dado lugar a todo un universo de huevos de pascua que afloran por doquier. Situaciones y frases que se repiten, momentos que recuerdan a otros, encuentros forzados entre personajes solo para cerrar el arco ansiado por los fans. Guiones, actantes y acciones de aplauso fácil que decapitan a la profundidad con la espada de la comercialidad.

La trama artificiosa y peliculera se refleja también en la adaptabilidad de la dirección y el rodaje al guion, con una acumulación de planos-secuencia irrelevantes solo para rellenar interminables minutos de capítulo con tensión infundada y efectos especiales sin aporte alguno.

De los creadores de esa gran serie que fue Juego de Tronos llega esta secuela que pretende ofrecer un desenlace a cualquier precio. Los actores son los mismos, los personajes no. El mapamundi es el mismo, los lugares comunes no. El argumento es el mismo, la trama no. Por eso quizás no hay que criticar estas últimas temporadas ya que no pertenecen a la misma serie. Es como si realizáramos la misma crítica a El Hobbit que a El Señor de los Anillos.

Disfruten los complacientes, critiquen los escrupulosos. Pero no olviden que Juego de Tronos seguramente acabó cuando explotó el septo de Baelor, y Danerys cruzaba el Mar Angosto y Jon Nieve era proclamado rey en el norte. Lo demás son artificios de otra serie dirigida a un mayor número de público y con una necesidad imperiosa de encontrar un cierre digno. Recuerden: En el juego de tronos o matas o mueres. Y hace tiempo que la mataron pero es ahora cuando se está muriendo.

Comentarios