Inicio Opinión ¿Para qué sirven los debates electorales en televisión?

¿Para qué sirven los debates electorales en televisión? [Parte 3]

Y después de todas estas semanas de campañas, debates y resultados llega la hora de hacer un balance sobre la utilidad de los debates con respecto a los resultados electorales. Y comenzaré por el debate a nueve de las europeas de RTVE. Un debate a nueve siempre es complicado por el número de participantes, y más aún cuando para los ciudadanos Bruselas queda tan lejos, a pesar de la incidencia sobre las políticas más locales. En muchos momentos del debate, la situación de Cataluña fue tema principal frente a los temas europeos. Aunque no olvidemos que los nacionalismos y el euroescepticismo son un tema presente en los próximos cinco años en Bruselas. Los resultados muestran que el reflujo de los resultados de las elecciones generales han neutralizado cualquier impacto o diferenciación. Pero sí que queda claro que la tensión nacionalista viaja ahora hasta Estrasburgo: Oriol Junqueras y Carles Puigdemont están dentro.

El debate de CMM tuvo varias peculiaridades: Vox participó por primera vez, sin tener representación parlamentaria (y sin conseguirla posteriormente); y los dos miembros del gobierno participaron en el debate, PSOE y Unidas Podemos. Lo curioso de esto último es que el primero ha logrado la mayoría absoluta, y el segundo ha perdido su representación en las Cortes regionales.

García Page aguantó los envites de sus cuatro contrincantes, incluso de su socio de gobierno, y fue proactivo en la primera parte del debate, y más reactivo a los ataques en la segunda. Paco Núñez fue el más incisivo, pero no parece ser suficiente, viendo los resultados. Carmen Picazo mostró sus opciones y parece haber convencido a los castellanomanchegos para ser una opción de futuro. Y los grandes derrotados de la jornada electoral han sido José García Molina, que en el debate se alejó de su corresponsabilidad de gobierno y lanzó un mensaje de liderazgo, que no ha funcionado; y por último, Daniel Arias siempre se quedó corto en las intervenciones durante el debate y evitó la confrontación para lanzar un mensaje directo a los votantes, pero no estábamos en un mitin, sino en un debate. ¿Puede haber sido esto una debilidad para no lograr entrar en las Cortes?

Y no quiero olvidarme, aunque queda más lejos, de los resultados de las generales. Mirando con la retrospectiva de los dos debates y los resultados electorales, se puede decir que: primero, es paradójico que los que no se querían y renegaban en el debate, son los únicos que podrían formar gobierno directamente (PSOE-Ciudadanos). Y los que se lanzaban los tejos, no pueden hacerlo (PSOE-Unidas Podemos). Segundo, Sánchez con sus logros consiguió ganar las elecciones, y este fue el hilo conductor de los dos debates. Tercero, el buenismo de Iglesias y Casado no funcionó. Sin embargo, lo bronco y la crispación de Rivera, parece que sí que funcionó. Cuarto, la no participación de Vox en los debates no le benefició para consolidar las previsiones y los pronósticos. Y por último, una reflexión: la imagen de Pedro Sánchez en las televisiones a las 0:00:00 enmudeciendo a Casado y Rivera. Todos aparecieron a la vez que aparecieron a la vez.

Y volviendo al presente, a partir de hoy empieza la hora de las negociaciones y de los pactos, y yo vaticino alguna que otra sorpresa. ¿Los políticos serán consecuentes con lo que dijeron en los debates.?

Comentarios