Inicio Opinión Los problemas de después del éxito en los deportistas de élite

Los problemas de después del éxito en los deportistas de élite

Aún estamos consternados por el fallecimiento de Blanca Fernández Ochoa. Hace apenas una semana se encontraba su cuerpo sin vida después de varios días desaparecida, lejos quedaba ya los éxitos de los 90. En 1992 se convirtió en la primera mujer en conseguir una medalla olímpica para España en unos Juegos de Invierno, concretamente la de bronce en el eslalon en los Juegos Olímpicos de Albertville, era su mejor momento y había logrado un hito para el deporte español. Era el centro de los focos y un ejemplo a seguir al igual que su hermano Francisco Ferández Ochoa.

Pero después del éxito, ¿qué es de tu vida?. Algunos conocidos de Blanca han hecho declaraciones tras el suceso en las que afirmaban que «se sentía como un caballo de carreras», abandonada tras sus logros en el esquí. Y es que debe ser complicado estar tan pronto arriba como abajo, el poder aguantar ese sube y baja de emociones, de sensaciones, de amigos que pasan a no llamarte, a no acordarse de ti, de ser todo a no ser nada y de pensar para qué ha servido lo que he hecho, si ya no soy nada. Supongo que serán los pensamientos que pasan por sus cabezas y lo complicado de controlarlos.

Un sinfín de deportistas podemos citar que no han aguantado el post-éxito y que han perdido la vida como el ciclista ‘Chava’ Jiménez, el saltador Yago Lamela o el jugador de waterpolo Jesús Rollán, entre otros.

Aún recuerdo la entrevista que le hizo RCN a Víctor Valdés en 2015, donde explicaba todo lo que había pasado después de la lesión de sentirse apartado del fútbol y de todo lo que conlleva. «Los futbolistas vivimos una vida irreal. Afortunadamente, volví a la vida real, a pagar un café, a tocar monedas… y esa cura de humildad me ha servido ahora que he vuelto a la actividad como futbolista profesional. Yo vengo de tres meses en Augsburgo, de comprar mi billete de tranvía, de ir con muletas, de estar solo. Eso no me lo quitará nadie».

«Yo nunca más seré una súper-estrella, porque yo he estado ahí, lesionado de gravedad. Y ya he dicho que el fútbol te aparta. ‘Te has lesionado la rodilla… que pase otro’. ‘Tú ya no vales’, aseguraba el ahora entrenador de categorías inferiores del Barça y en su día cancerbero del equipo culé.

Complicado es poner los pies en el suelo, vivir la realidad, volver al mundo de los humanos y hacerlo en tan poco tiempo. De estar un día arriba, al día siguiente abajo. La vida del deportista de élite es así, tan corta como dura, tan llena de éxitos como de fracasos y tan distante del mundo real, que cuando hay que volver, da miedo, tanto, que en ocasiones no lo pueden soportar.

Comentarios