Inicio Opinión El deporte: siete meses de continuos despropósitos

El deporte: siete meses de continuos despropósitos

Después de haber pasado más de 7 meses desde que el nuevo equipo de gobierno cogiera las riendas del consistorio conquense, el cúmulo de despropósitos que los ciudadanos y el mundo del deporte en general están soportando, fruto de la mala gestión del PSOE y Cuenca Nos Une, llega al borde del esperpento.

Sorprende la situación actual, ya que en el pasado mes mayo el propio alcalde, Darío Dolz, hacia afirmaciones tales como «a las instalaciones deportivas hay que darles un empujón importante» o «hay mucho trabajo por delante, tenemos que poner a producir, en el buen sentido de la palabra, para que las instalaciones deportivas estén en perfecto estado de revista». Asombran estas palabras y nada tienen que ver con la dejadez y falta de previsión mostrada, llegando a todo tarde, mal y nunca, lo que ha supuesto un cúmulo de despropósitos desde que arrancara la legislatura.

Este conjunto de desatinos se inicia con la torpeza de no iniciar las obras de la pista de atletismo Luis Ocaña hasta el 5 de septiembre, cuando se podían haber empezado el 9 de julio, una vez conocido el adjudicatario de la obra de reparación de la media luna, como así estaba previsto y haber simultaneado las obras de la media luna durante el mes de agosto, junto con las del anillo. Es incomprensible que el equipo de gobierno de Dolz e Isidoro adjudicara la obra de la media luna el 26 de julio y no instaran a la empresa a comenzar ninguno de los dos proyectos hasta el 5 de septiembre, siendo éste el motivo por el que la pista no está finalizada y no sepamos cuando finalizará. De momento la primera prueba del próximo Campeonato Provincial de Atletismo en pista tendrá su sede en Campo de Criptana, surrealista.

Otra muestra más de la despreocupación y desidia, fue cuando después de más de tres meses desde que tomaran posesión como equipo de gobierno, se convoca por primera vez, ¡el 19 de septiembre!, a la Junta Rectora del Instituto Municipal de Deportes, teniendo como gran punto en el orden del día la continuidad de prestación de servicios de las Escuelas Deportivas Municipales, a pesar de los informe desfavorables que alertaban de la dudosa legalidad de prorrogar los contratos que ya habían sido prorrogados y cuyo vencimiento era septiembre de 2019. ¿Qué hicieron de junio a septiembre?

Tan solo la voluntad de los anteriores clubes adjudicatarios hicieron posible que las escuelas deportivas municipales siguieran prestando el servicio a los miles de usuarios, salvando del colapso la oferta deportiva en la ciudad, aun sabiendo que ante una nueva licitación prometida, podría darse el caso que fuera otro club o empresa quiénes a mitad de temporada relevara en la actividad a los actuales. Otro despropósito más que podría producirse.

Por si esto fuera poco, el 10 de enero el servicio de contratación tiene que paralizar el procedimiento de contratación de las Escuelas Deportivas Municipales -una vez licitados el pasado mes de diciembre-, tras la interposición de un recurso especial frente al pliego que rige el contrato, por parte de una empresa interesada, mostrando una desinformación continua y ocultismo que contrasta una vez más, con las declaraciones del Dolz del pasado mes de mayo en plena campaña municipal en las que afirmaba que «Vamos a gobernar de cara a la sociedad, entidades, clubes y asociaciones deportivas».

Siguiendo con la cronología de desatinos del binomio Dolz-Isidoro, el pasado 27 de noviembre el Boletín Oficial de la provincia publicó las bases de la convocatoria de ayudas económicas para los clubes y entidades deportivas del municipio de Cuenca, esta contaba con crédito suficiente y estaba recogida en el presupuesto municipal que dejo preparada la corporación anterior según se puede comprobar de los informes correspondientes. Los propios informes advertían que se pretendía relanzar una convocatoria, cuando el plazo de justificación de subvenciones finaliza cada año el 20 de noviembre, por lo que ya se ponía en duda el cumplimiento de las obligaciones contraídas en la misma. Quizás por ello a día de hoy el silencio administrativo al que vuelven a someter a los clubes y ciudadanía en general, delata una auténtica falta de previsión y genera dudas sobre la resolución definitiva de la concesión de las ayudas que deberían estar resueltas ya, habiéndose agotado el plazo máximo de 10 días desde la finalización del periodo de presentación de solicitudes y el periodo de subsanación de errores que la propia convocatoria establecía en su artículo 10. ¡Es intolerable que se pudieran perder 300.000 € con crédito suficiente y presupuestados en su día!

El matrimonio Dolz e Isidoro mantienen una absoluta despreocupación por las instalaciones deportivas de la ciudad, porque no se explica que no hayan comenzado ya con las obras en el Sargal, pistas de tenis, fútbol y baloncesto exteriores y vestuarios, proyectos y crédito necesario aprobado ya por el anterior equipo de gobierno del Partido Popular. Además, es incomprensible que no inicien el expediente para la ejecución de las obras de los vestuarios del campo Obispo Laplana.

Estos hechos evidencian la mala gestión y lo poco que les importa el deporte al equipo de gobierno de los 17 desde su llegada, causando un grave perjuicio a la ciudadanía y clubes deportivos, ante la imposibilidad de utilizar estas instalaciones deportivas como cada disciplina merece.

Desde el inicio de la legislatura nos hemos puesto a disposición del equipo de gobierno para colaborar en todos estos asuntos y a día de hoy aún estamos esperando su llamada, el resultado de su gestión cae por su propio peso.

Comentarios