Inicio Opinión Hemos gastado en cosas para matar en vez de invertir en cosas...

Hemos gastado en cosas para matar en vez de invertir en cosas para sobrevivir

Día 19 de la cuarentena y seguimos en casa dándonos cuenta de nuestra vulnerabilidad y de lo que estamos viviendo o hemos dejado de vivir. Yo sigo con tiempo para pensar y con ello para escribir y en ese tiempo intento buscar explicaciones y errores cometidos por la sociedad.

Porque esta crisis mundial espero que nos haga aprender de muchos errores. Recuerdo los telediarios y los periódicos de no hace tanto tiempo, donde las noticias iban encaminadas en muchos casos a guerras y la inversión de diferentes países en armas. Era otra época, ¿a qué sí?, es que todo se nos hace tan lejano cuando no hace ni 20 días de ello…

Hemos gastado nuestro dinero en cosas para matar: en granadas, en tanques, en pistolas… cuando ese dinero lo tendríamos que haber invertido en cosas para vivir: respiradores, camas de hospital, desinfectantes… Y de ahí muchas muertes de las que estamos sufriendo, cuando era un mundo donde todo era muy fácil, nos hemos empeñado en complicarlo, en darle valor a las cosas que no las tenían y en querer matar por un barril de petróleo, que con un mundo parado no vale casi nada.

¿Quién era nuestro enemigo? Pues bien, nuestro enemigo hemos sido nosotros mismos, por creernos superiores a nada, por no ver que teníamos que protegernos en salud y no en guerra, por invertir más en un tanque que en un respirador, por crear ‘ministerios del tiempo’ y no fortalecer el de sanidad. Hemos querido atacarnos a nosotros mismos, en buscar un enemigo para poder sobrevivir, en querer más dinero cuando ahora no vale nada y en hacernos dueños de un mundo que no es nuestro. Un planeta al que estamos destruyendo poco a poco sin miramientos para que una cosa invisible llamada coronavirus no esté destrozando.

¿Saben quién se alegra de esta maldita desgracia? los animales, las plantas, el cielo, el campo… Todos han vuelto a respirar y a sentir la libertad que no les dejamos los seres humanos.

Por suerte vivo en un país que tiene sanidad pública y por suerte veo y conozco enfermeros y médicos que se dejan todo por curarnos, muchos de ellos están perdiendo la vida en ello, también mi homenaje a las fuerzas de seguridad que están protegiéndonos y muchos perdiendo la vida también y a los que no pretendo ofender ni mucho menos con este artículo.

Hoy me siento dolido por no valorar esas cosas importantes y a la vez orgulloso de no vivir en un país como Estados Unidos, donde solo importa la riqueza, donde la sanidad es privada y donde el barril de petróleo o la posesión de una pistola es y será más importante que un respirador y eso no lo vamos a cambiar, aunque ahora con esa soberbia de ricos compran lo que sea por el precio que sea.

Solo espero una cosa, que aprendamos de esto, que sepamos que es una lección que nos está dando la vida y que ahora lo que estáis sintiendo al leer esto no es otra cosa que vuestra conciencia y vuestro corazón, los cuales se sienten con ganas de cambiar todo lo anterior para salir adelante, porque de lo que también estoy seguro es que saldremos de esta. ¡Resistiremos!

Comentarios