Inicio Opinión Hay padres que no quieren a sus hijos

Hay padres que no quieren a sus hijos

43 días de confinamiento y este domingo 26 de abril se daba la oportunidad de poder salir con los niños a la calle de 9 a 21:00 horas. Sin duda era una gran medida para los más pequeños, que poco o nada entienden de lo que está sucediendo y necesitan respirar el aire y poder corretear. Aunque lo que ha quedado en evidencia, es que muchos padres lo entienden menos que los propios hijos.

Me hacía pensar cuando se anunció la medida, que de no haber un control horario por edades o algo similar, se podría descontrolar, luego quería pensar que con todo lo que estamos pasando la gente iba a ser responsable e iba a pensar primero en la salud de sus hijos y después en el de la sociedad entera. Seguro que en muchos casos ha sido así, pero he podido ver imágenes y vídeos de diferentes ciudades que me dan entre asco, miedo y vergüenza.

Me dan asco por ver que todo lo que hemos hecho en estos 43 días no ha servido de nada para algunos de nosotros, me da miedo al vivir en una sociedad que piensa en su ombligo por encima de todo y me da vergüenza de ver unas imágenes que demuestran que en muchas ocasiones o nos pones unas reglas con el castigo de una multa de no cumplirlas, o no lo haremos.

La mayoría de los que estáis leyendo esto habéis cumplido, estoy seguro, y no merecéis ninguna reprimenda al respecto. Pero el resto que ha copado parques, que ha pasado de las medidas de seguridad, que ha visto que en el parque había mucha gente y no se ha dado la vuelta. Vosotros sois parte de la culpa de que los repuntes vuelvan a aparecer, de que nos vuelvan a confinar por más tiempo, de que la economía no se recupere hasta 2022.

Pero mirad, hoy solo ha sido el primer día, vamos a creer que os habéis liado con alguna historia, como siempre nos encanta lo de poner excusas a todo, y a partir de mañana nos vamos a comportar como es debido y a demostrar que queréis a vuestros hijos, porque lo de hoy es no querer a nadie y, en el fondo lo sabéis. Quiero creer en esta sociedad y en este país, así que espero que vosotros también lo hagáis.

No quiero imaginar que dentro de unas semanas todos nos veamos perjudicados por el nulo civismo de hoy, porque si me dicen que tengo que seguir encerrado por vosotros sin haber hecho nada, tampoco sé cuál será mi reacción, igual me dejas de importar tú también como sí lo has hecho hasta ahora.

Querer a vuestros hijos y querer a la sociedad. El futuro lo marcas hoy, el mañana ya llegará y formará parte de lo que hiciste ayer, y si el comportamiento es este, no hay futuro para nadie, y ya no hablo solo del virus, que cuando llegue la vacuna pasará, hablo de que si en una situación complicada actuamos así, sé en quién no tengo que confiar…

De nada sirve aplaudir a las 20:00 a los sanitarios si al día siguiente a las 12:00 te estás comportando como un verdadero idiota, ya que los hospitales se volverán a llenar de enfermos por actuar así…

Comentarios