Inicio Opinión La gran mentira

La gran mentira

“…es la gran mentira tu tan solo te has de preocupar de fingir y nada más…”

Así como reza esta vieja canción de Transfer así es nuestra liga Asobal, una gran mentira en la que todos sus actores fingen. Fingimos porque desde el comienzo de cada temporada sabemos el resultado final de todas las competiciones nacionales. Todo el mundo sabe quién será el campeón de copa, de liga y de supercopa, nos venden la moto siempre de que algún año cambiará, que es posible ganar, nada más lejos de la realidad. Esta liga se convierte así en algo adulterado desde su principio, en un gran teatro.

Adulterado porque Asobal y la federación pendientes de sus grandes sueldos permiten que un equipo juegue con gasolina súper mientras los demás vamos con diésel. Todos sabemos que en cualquier deporte siempre habrá clubs humildes y clubs millonarios, pero en balonmano existe un club que siempre juega con ventaja al ser parte de otro gran club de fútbol y contar con unos ingresos al que ningún otro patrocinador de otro equipo puede ni de lejos aproximarse y el colmo va a ser este año que le van a dar una liga inconclusa.

Esto se permite año tras año, lo permitimos todos los actores, la Federación, Asobal, los clubs y también la afición que lo vemos ya como algo normalizado y así nos lo llevan vendiendo mucho tiempo que hasta hemos llegado a creérnoslo. Pero este año ha caído el telón antes de tiempo y debido a la situación que atravesamos la mayoría de los clubs se han vistos forzados a realizar ERTE algo razonable que pase en clubs modestos en los que es inviable hacer frente a esta temporada con normalidad, hay clubs como el nuestro y eso le honra en los que los jugadores van a cobrar el 100% gracias a que van a aportar el % que no cubre el estado.

Pero en esta situación hay un club con un presupuesto de más de 6 millones de euros que es más que el resto de los club juntos (el siguiente seria Irún, con 1.800.000) que se ha permitido realizar un ERTE a su plantilla como si fuera un club normal y modesto algo que termina de adulterar aún más si cabe todo esto, pues que un club que juega con ventaja durante todas las temporadas se acoja a una medida social decretada en estado de alarma para empresas pequeñas y humildes como son la mayoría de equipos del balonmano español es una falta de respeto hacia los demás equipos.

Esta difícil situación debería servir al menos para que de una vez se pongan limites a los ingresos de los clubs, poner un tope a los fichajes y a su salario o cualquier otra solución para equiparar esta liga y hacerla competitiva de verdad donde todos tengamos opciones. A todo esto, añadámosle como las competiciones se adulteran con cambios de reglamento, cambios de sedes y demás, (acuérdense de aquella copa del rey que nos quitaron de los labios habiéndolo conseguido deportivamente)

….”y manipulados, por buitres carroñeros siempre están , viviendo de los demás”…

Comentarios