Inicio Opinión Deporte sí, pero con sentido común

Deporte sí, pero con sentido común

El esfuerzo que estamos realizando todos los españoles desde el 15 de marzo, día en que se decretó el Estado de Alarma y que ha mantenido en sus domicilios a los ciudadanos de este país, empieza a dar sus frutos. O así lo piensan desde el Gobierno, que ya ha presentado un plan de desescalada (el cual todavía debe explicarse más todavía, aunque en este artículo tratamos de explicarlo hasta dónde sabemos). Hay luz al final del túnel, pero todavía está lejos.

En cualquier caso, seguro que una buena parte de la población está deseando que llegue el próximo sábado 2 de mayo, puesto que por fin podremos realizar ejercicio al aire libre. Correr, andar, montar en bicicleta, patinar… actividades deportivas y, por qué no decirlo, lúdicas que sirven para ayudarnos en nuestro día a día, para mantener nuestro estado físico e incluso mental. Quien más, quien menos, ya hacía alguna actividad de esta índole y estará contando las horas para poder salir a la calle. Pero que tengamos derecho a hacerlo no significa que lo hagamos de manera incivilizada.

Me explico. El pasado domingo ya veíamos algunas imágenes y vídeos que nos enseñaban la cruda realidad: padres que no respetaban la distancia social y se saltaban las recomendaciones de Sanidad. Una minoría que provocaba el enfado, con razón, de la mayoría. Pues en nuestras manos está que no se repitan esas imágenes avergonzantes para el momento que vivimos y, por tanto, aprovechemos la oportunidad para hacer deporte con sentido común.

Es muy sencillo. Si quiero salir a correr no hace falta que haga una ruta de 10 o 15 kilómetros cuando puedo dar unas cuantas vueltas por mi barrio, que me servirá igualmente para hacer deporte y no me pondré (ni a mí ni a otros) en ningún riesgo, respetando en todo momento la distancia social que recomienda Sanidad. Lo mismo para aquellos que se monten en la bicicleta, no es necesario recorrer toda la Serranía conquense cuando podemos quitarnos el mono deportivo dando pedaladas mucho más cerca.

Por ejemplo, si queremos correr en el parque de al lado de casa y ya hay un número considerable de personas, quizá no sea la hora y/o el lugar oportuno para salir. Esperamos a que sea más seguro y si en vez de correr a las 11, hay que esperar a las 18, pues esperamos. O tampoco es necesario agotar el reloj en todo momento hasta hacer una hora (o incluso sobrepasarlo un poquito, porque ¿qué nos puede pasar?) y quizá sea suficiente un tiempo adecuado de carrera continua que sirva para que nuestro cuerpo se vaya adaptando poco a poco a la práctica deportiva.

Esto último no lo digo yo, sino que es una máxima de los preparadores físicos. ¿Se imaginan yendo el primer día a la Universidad y que tengan que hacer un examen de todo el trimestre? Pues esto es más o menos lo mismo. Tras seis semanas confinados en casa, por mucho entrenamiento funcional que hayamos hecho, nuestro cuerpo todavía no está adaptado a una carga elevada de esfuerzo y seguramente no esté preparado para afrontar un ejercicio físico intensivo, por lo que es más adecuado ir poco a poco en las salidas.

Por si acaso, voy a rizar más el rizo para que se entienda la idea. Esas agujetas y calambres que nos dan cuando nos damos una paliza física (cuando nos agotamos) significan que hemos sobrepasado el umbral de esfuerzo (si nunca corres y el primer día haces quince minutos estarás agotado; con la práctica esos quince minutos serán de calentamiento). El sistema inmunológico se defiende ante la fatiga y queda más expuesto, especialmente a virus, como también queda más debilitado a la hora de afrontarlo debido a que las defensas han bajado. Puede sonar incluso exagerado, pero está en nuestras manos minimizar riesgos.

Este mensaje va dirigido, especialmente, para los deportistas amateur. La ventana que se abre el 2 de mayo es para quitarnos el entumecimiento y hacer ejercicio liviano, pero no prepararnos para unas Olimpiadas. Al fin y al cabo, estas se han aplazado a 2021, así que ya tendremos tiempo de darnos palizas. Ahora es turno de hacer deporte, sí, pero con sentido común.

Comentarios