Inicio Opinión Con la ilusión de la normalidad en el deporte

Con la ilusión de la normalidad en el deporte

Vuelta al trabajo después de las vacaciones y la desconexión y lo hacía como otros años, a la espera del comienzo de las temporadas en los diferentes deportes y viendo calendarios para cuadrar el año deportivo. Pero antes de darme cuenta ya había terminado de hacerlo.

Escribir y hablar de deporte cada vez se hace más complicado y cada vez cuesta más, de no ser que lo hagas de fútbol y de Primera y Segunda División. El resto está parado, a medias o sin saber qué va a pasar. En el caso de los equipos conquenses, en Tercera podrían comenzar en octubre y en dos grupos, y poco más se sabe del resto.

En balonmano, se supone que comienza este próximo 2 de septiembre, pero a expensas que no haya más casos positivos tras el del Liberbank Cantabria y a sabiendas que como mucho podrá haber 100 espectadores el 9 de septiembre en el primer partido como local ante el Villa de Aranda. La verdad es que me va a costar ver un partido con tan poca gente en el pabellón…

Por su parte, el Basket Quintanar comenzará el 4 de octubre en Fuenlabrada.

Y lo cierto es que pocas cosas más se conocen a día de hoy. Me había acostumbrado a que por estas fechas ya hubieran comenzado sus temporadas el Conquense, Tarancón, Pedroñeras o Quintanar del Rey; a hacer valoraciones sobre los partidos amistosos, a hablar de los mejores fichajes y a hacer balance de los socios de cada equipo. La ilusión y la carga de crónicas cada fin de semana, de previas los días de antes. Y hoy, 23 de agosto, no han empezado ni a entrenar.

En el balonmano estaríamos contando que El Sargal se prepara para ser asaltado por la afición, que es la que da muchos puntos a los de Lidio Jiménez, que Europa es el objetivo o que se buscará repetir el inicio de cinco victorias seguidas en la pasada temporada.

En piragüismo estaríamos hablando del buen hacer de las hermanas Toledo o de Víctor Pardo entre otros, o en ciclismo contando la Vuelta a España de los hermanos Herrada y quizás alguna etapa ganada por ellos, o el atletismo con la resaca de las victorias y la evolución de los Mesfín Escamilla, Pablo Pastor o Manuel Caballero…

Hablaríamos de cómo fue la Eurocopa y cómo fueron las olimpiadas y, estaríamos pensando en todo lo que va a suceder este año.

Pero en ese momento que lo empiezas a pensar, se encoje el corazón y todo se para. Se para porque todo lo ha detenido el coronavirus y no sabemos ni qué va a pasar. Buscamos recuperar la ilusión soñando en que todo irá bien, que podremos contar partidos, carreras, pruebas… Pero con la incertidumbre y el miedo de si llega un momento y todo se para y, ¿entonces qué? Llevamos meses hablando de deporte sin haber apenas nada y no es por apuntarnos un tanto ni mucho menos, pero creo que desde este equipo de trabajo no se ha podido dar más con tan poco y eso solo es gracias a todos los que leéis este periódico de manera habitual, sois en realidad los dueños de nuestro presente y de nuestro futuro.

Ahora esperemos que el virus no siga propagándose de la manera que lo está haciendo, en que busquemos ser responsables y cumplir las medidas sanitarias y en hacer todo lo que está en nuestras manos. De no ser así, el deporte y todo se parará y la verdad es que no sé si nuestras cabezas están preparadas para un encerramiento de nuevo: Complicado…

Comentarios