Inicio Opinión Hacemos caso con multas, no con consejos

Hacemos caso con multas, no con consejos

25 de agosto de 2020 y a veces sales a la calle y parece un día normal, otro 25 de agosto de cualquier otro año, parece que la pandemia no ha existido, que el virus se ha marchado y que la vida sigue como tal cosa. Y en realidad nada es así, por mucho que queramos normalizar la situación, ésta es todo menos normal después de haber muerto por el COVID-19 toda la gente que lo ha hecho, después de ver todos los contagios que se producen día a día y que los que no está sufriendo por la enfermedad lo están haciendo económicamente o se están preparando para ello.

Muy pronto se nos ha olvidado el tiempo que estuvimos encerrados y que puede volver a pasar, no es un 25 de agosto cualquiera y por ello no entiendo el ir sin mascarilla, el que se reúnan grandes cantidades de personas, sea de día o de noche, en diferentes zonas sin distancia ni medidas. Anoche me tocó ver por la ventana y debajo de mi casa un grupo de adolescentes bebiendo cerveza, pasándose la ‘litrona’ uno a otro como si la cosa no fuera con ellos. Esta mañana paseando por el parque veo bancos enfrentados donde ayer había gente a menos de medio metro sin mascarilla y hablando como si nada.

Y es que el ser humano veo difícil que aprenda en una sociedad en la que hacemos más caso al prohibido que al por favor, que si se nos multan y nos tocan el bolsillo aprendemos, que si no es así nos cuesta hacerlo y que por desgracia somos una sociedad egoísta, donde vemos mal lo que hace el prójimo, pero que si lo hacemos nosotros siempre encontramos una justificación para decir que no había más remedio.

Pues hay más remedio, está el comportarse de una manera correcta y cívica en una situación como la actual, porque hasta que no esté la vacuna nada es normal y vamos a un otoño e invierno más que complicados, vamos a la tristeza del mal tiempo y con ello un virus vivo que puede acabar con muchas vidas y muchos negocios.

Ahora, también os queda el negar la realidad, negar el virus y negar todo lo que pase, si como somos libres de opinar y de hacer… Aunque esa libertad acaba cuando me dañas la mía… Ya no creo que de esta saldremos mejores personas y más solidarios, saldremos más fuertes y sabremos quiénes son los que merecen el reconocimiento de una sociedad marcada por las prohibiciones y no por los consejos.

Comentarios