Inicio Opinión ¿Qué hacemos con la Tercera División?

¿Qué hacemos con la Tercera División?

Cuando allá por el mes de octubre (parece que fue hace un mundo, pero no), se decidió de forma conjunta entre Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha y los equipos, arrancar la tercera División, muchos pusieron en entredicho esta decisión. No hay que olvidar que Tercera División sigue siendo fútbol no profesional. La situación a día de hoy en la Tercera División castellanomanchega (Grupo XVIII) es cuanto menos complicada. La analizamos.

El Covid-19 y los equipos conquenses

El inicio de la competición (jornada 1) comenzó bastante revuelto con el CD Pedroñeras vs Conquense, que finalizó con victoria sin jugar para los capitalinos, tras el supuesto incumplimiento del protocolo covid por parte de los ajeros. Los inicios no auguraban un futuro muy prometedor.

El tarro de las esencias se volvió a destapar otra vez con el Conquense en primer plano. Los chicos de Fran García tuvieron un inicio cuanto menos complicado: En la primera jornada no jugaron en el mencionado partido ante Pedroñeras. En la segunda jornada, se vieron obligados a aplazar el partido por un brote de positivos en el equipo. De esta manera llegaron a la jornada 3 (frente al Tarancón) sin apenas efectivos. Un partido en el que solicitaron su aplazamiento, pero que no fue concedido. El Conquense terminó presentándose con medio filial, para terminar, cometiendo alineación indebida por no tener en el campo las suficientes fichas del primer equipo. Sin entrar a valorar lo sucedido, este ´polémico derbi´ levantó mucho polvo acompañado de numerosas críticas. Tanto por lo sucedido por permitir que se jugase.

Los capitalinos tuvieron que volver a aplazar el partido frente Azuqueca en la jornada 5, así como el de Villacañas de la jornada 9 (todavía por jugarse). Por último y, por si fuera poco, el encuentro frente al Toledo previsto para el 6 de enero, también ha tenido que dejarse para otro día. En definitiva, temporada complicada para el Conquense en relación al Covid-19.

El CD Pedroñeras, dejando de lado el incidente de la primera jornada sólo se ha visto afectado en el encuentro frente al CD Guadalajara de la jornada 4. Por su parte los taranconeros por suerte han pasado prácticamente inadvertidos en este aspecto a excepción de la jornada 4 frente al Azuqueca.

El CD Quintanar del Rey estaba pasando de puntillas sobre el Covid-19, hasta que llegó el mes de diciembre y más tarde enero. Primeramente, su encuentro previsto frente al Calvo Sotelo de la jornada 7 tuvo que ser aplazado por positivos en los ciudadrealeños. Tras el parón navideño y con dos positivos por el camino, los verdiblancos se han visto obligados a aplazar sus dos primeros encuentros de 2021 (Manchego Ciudad Real y La Roda) respectivamente.

En general, complicada temporada para los conquenses y el Covid-19.

¿Son correctos los protocolos?

A fecha de 5 de enero, son 30 los partidos aplazados en el Grupo XVIII de Tercera División (equipos CLM). De ello, sólo se han disputado 18, quedando 12 todavía por jugarse. Además, en estos momentos existen varios encuentros en el aire de la jornada del 6 de enero que podrían no disputarse. Un despropósito. No olvidemos que la 1ª fase de la competición, tiene prevista como fecha de finalización el 28 de marzo. A día de hoy se antoja como imposible y más aún con un futuro poco ´halagüeño´.

El protocolo indica que una vez notificado algún positivo en el equipo (cuerpo técnico, plantilla, directiva, personas en contacto con el club…), toda actividad se debe parar al menos 10 días. ¿Esto que conlleva?, que por un positivo la actividad del equipo se vea reducida. ¿Si los positivos se siguen sucediendo?, se sigue parando la actividad del equipo y por lo tanto la competición de dicho club. Todo ello hasta que ya no existan positivos en el entorno del club.

Hay que replantearse dos cosas tras los acontecimientos sucedidos a lo largo de estos meses:

El primero de ellos es si los protocolos son los correctos (que creo que no) y el por qué no se siguen los parámetros de Primera División (aislar a los positivos y los que no den tras una serie de pruebas a jugar). Todo ello estableciendo un número mínimo de fichas para jugar. Si la competición queremos que siga, es lo más razonable.

El segundo es bastante claro y me hace preguntarme ¿si todo esto tiene sentido? En todo momento he sido partidario de apostar por el fútbol modesto y que se pudiese llevar a cabo en una temporada tan difícil, pero algo tiene que cambiar. Está claro que en Tercera División la mayoría de los jugadores y cuerpo técnico, por no decir directiva, no vive de ello y tiene sus trabajos en los que está expuesto a contagios. Hay vida más allá del fútbol

La solución está clara y sería hacer test semanales, pero tras comprobar que no es viable económicamente, ¿qué hacemos con la Tercera División y el jaleo que hay montado a día de hoy? Con todos estos aplazamientos, está claro que es imposible coger ritmo de competición (les está pasando a numerosos equipos) y termina conllevando a una posible adulteración de la competición.

¿Qué hay que hacer?, pues sinceramente no lo sé, pero desde fuera la visión es sencilla: algo tiene que cambiar si queremos que continúe la competición.

Comentarios