Inicio Reportajes Daniel Navarro: “Sé que no debería ser así, pero para mí el...

Daniel Navarro: “Sé que no debería ser así, pero para mí el deporte está antes que los estudios”

Daniel Navarro mira con detenimiento sus numerosas medallas;   Fotografía: Soraya Peñarrubia
Daniel Navarro mira con detenimiento sus numerosas medallas; Fotografía: Soraya Peñarrubia

El atleta más laureado de la historia de Villalpardo se encuentra en la encrucijada del final de su etapa deportiva en el atletismo base. Seguir apostando por el deporte o abandonar para centrarse en otras cosas, esa es la cuestión.

Daniel Navarro Peñarrubia es un joven villalpardeño que ha competido con gran éxito en numerosos campeonatos provinciales y regionales de atletismo. Su envidiable físico le ha permitido participar en diversas modalidades deportivas, y siempre con gran éxito. Disco, jabalina, peso y martillo son su pruebas predilectas, y en ellas ha conseguido un total de 21 metales provinciales y 8 regionales. Una auténtica hazaña para un deportista que no cuenta con los medios perfectos para realizar un entrenamiento específico.

Este deportista no solo no cuenta con las instalaciones adecuadas para la práctica del atletismo, sino que tampoco cuenta con el material idóneo para practicar algunas de sus modalidades. Su martillo es una bola dentro de varias medias, mientras que su campo de entrenamiento es un solar repleto de malas hierbas a las afueras de Villalpardo. Daniel habla con normalidad de su forma de entrenar, de hecho no ha conocido otra, “llego al poli, caliento un poco, cojo mi bola o mi jabalina y me pongo a lanzar. Luego sale Marcos y me va corrigiendo y eso…”.

Daniel posa en su "campo de entrenamiento"
Daniel posa en su «campo de entrenamiento»

Consciente de las limitaciones de vivir en un pueblo de 1200 habitantes, Daniel asegura que sus “marcas estarían más altas en caso de contar con el material adecuado”. De hecho, solo entrena unos cuantos meses al año y “mis marcas iniciales son muy inferiores a las finales. Si practicara con un buen material seguro que las subiría más todavía”. Pese a ello, Dani colecciona medallas en campeonatos regionales y provinciales. De hecho, solo con una tabla podemos llegar a desglosar su éxitos.

medallero de dani

Medallas, medallas y más medallas para un deportista que según su entrenador, Marcos Martínez, “es un ganador nato, su única pega es su dificultad para controlar sus nervios, pero sus condiciones son inmejorables”. Este se muestra en la misma línea que Daniel al afirmar que “con el entrenamiento y el material adecuado podría llegar donde él se propusiera, pero aquí tenemos lo que tenemos…”

Pero Dani no se desespera y continúa con la misma ilusión que el primer día. A ello contribuye enormemente la ayuda psicológica de su entrenador, al que describe cómo “la persona que me ha ayudado en todo”. Según el joven villalpardeño “Marcos ha sido un gran apoyo desde el principio, él me metió el gusanillo del atletismo, me ha enseñado toda la técnica y además me ayuda muchísimo a controlar los nervios en las competiciones”.

Y no olvidemos que hablamos de un técnico deportivo, especializado en fútbol y fútbol sala, por lo que se limita la eficacia de sus entrenamientos al no ser un entrenador específico de atletismo. De ello es consciente Daniel, que asegura que “Marcos me da muchos consejos, pero claro… él no es un entrenador de atletismo y yo no puedo desarrollarme cómo lo haría en un club”. Ambos ven vídeos de lanzamiento “para mejorar la técnica, pero aún así no es suficiente para igualar a los equipos serios”.

Esta implicación de su míster, hace que Dani se muestre tremendamente agradecido por su trabajo, ya que lo considera prácticamente un amigo. De hecho, su labor roza la de un psicólogo, ya que según el villalpardeño “Él me conoce de toda la vida, siempre sabe qué decirme, tanto cuando lo hago bien cómo cuando lo hago mal, es capaz de hacer que me levante con solo 2 frases”.

El deporte es lo primero

La labor de Marcos trasciende de lo deportivo, ya que para Dani lo primero es el deporte, “Marcos siempre me ha apoyado en esa decisión. Para mí es muy importante tener cerca a una persona así”. De hecho su padre lo anima a estudiar más y aparcar un poco el deporte (cursará 2º de Bachillerato y de momento sus estudios no se resienten) pero Daniel es un deportista con mayúsculas, “para mí lo primero es el deporte, luego está lo demás. Sé que no debería ser así, pero ¿qué le voy a hacer? No puedo evitarlo…”.

De estas frases se desprende el carácter de deportista nato que tiene el joven villalpardeño, que además no es capaz de decantarse por ninguna especialidad atlética, pues parece ser que le gustan todas. “No tengo preferencia por ninguna, quizá al principio me gustaba más el peso, pero últimamente me está gustando mucho la jabalina a medida que le voy cogiendo la técnica del lanzamiento”.

Lo cierto es que en las 4 pruebas es un auténtico crack, pero aún así llega con toda la modestia del mundo a los campeonatos provinciales y regionales. Así nos lo cuenta: “La verdad es que siempre pienso que me van a ganar, porque siempre veo a alguien nuevo igual de alto que yo y pienso que me van a ganar”. Pese a coleccionar títulos “nunca voy confiado en la victoria por muchas medallas que tenga”. Incluso se muestra temeroso antes del inicio de cada campeonato y habla con su entrenador: “Es que hasta llego y le digo -Marcos este es que ojo…- y me dice ¡cállate que vas a ganar!”

Todas las medallas de Daniel colocadas meticulosamente
Todas las medallas de Daniel colocadas meticulosamente

Y normalmente suele llevar razón el menudo entrenador villalpardeño, solo así se entiende la auténtica colección de medallas que Daniel guarda en su habitación. Pero ahora se encuentra en una encrucijada, seguir apostando por el atletismo o centrar sus miras en otros ámbitos. La semana que viene –en la 2ª parte de esta entrevista- podremos descubrir sus metas, objetivos, inquietudes y conocer un poco más a esta estrella del atletismo en edad escolar.


Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here