Inicio Reportajes Manu Moreno, un conquense que vive por y para el Villarreal

Manu Moreno, un conquense que vive por y para el Villarreal

manu

Manuel Moreno de Lucas es el conquense más ‘amarillo’ de la provincia

Vive por y para el Villarreal y así lo demuestra con sus acciones, con su cuerpo y con su casa. Viaja a cada encuentro en el que los de Castellón juegan como locales, incluso hace viajes cuando disputan encuentros a domicilio.

Y es que ese amor ha ido de menos a más, su cuerpo lo ha convertido en amarillo, con el escudo de su equipo en el brazo derecho, y su habitación hecha un museo del club. «Mi afición empezó a los 15 años, yo era del Real Madrid, pero me llevé la desilusión de que ganaron la liga y echaron a Hierro y a Del Bosque. Me dolió y vi que era más marketing que otra cosa. Por aquel entonces el Villarreal empezó a fichar jugadores que me gustaban como Riquelme, Anderson, Coloccini… Empecé a ver muchos partidos y me fui haciendo de ese equipo, me di cuenta que sentía al Villarreal cuando Riquelme falló el penalti en semifinales ante el Arsenal, yo terminé llorando y yo pensaba que nunca lloraría con un equipo de fútbol. Desde 2008 soy abonado del Villarreal», nos contaba orgulloso de su equipo.

Su afición es algo extraordinario, pero no lo ve locura, lo ve sentimiento. «Yo antepongo el Villarreal ante todo, de 24 horas pienso en ellos 18. He prometido que si ganamos la Europa League me tatuaré a Bruno Soriano levantando la Copa en el bíceps. No es el gasto solo del abono, es la gasolina, comidas, voy a entrenamientos, a veces me he esperado cuatro horas para ver a los jugadores después del entrenamiento. No es locura porque me gusta».

bruno y manu

Y es que en el vestuario del ‘submarino’ el conquense Manu Moreno es más que conocido y guarda un buen recuerdo de muchos de sus jugadores. «Gonzalo fue mi primer amigo futbolista, se portó genial conmigo y se preocupaba mucho por mí. Fue la primera camiseta que me regaló un futbolista. Bruno Soriano se ha ganado el respeto y la admiración de todo el equipo y afición, Bruno es el Villarreal. También tengo mucho cariño a Pires, Musacchio y a Mario Gaspar. Pires me dedicó su último gol con los amarillos y es algo que nunca olvidaré», apostillaba.

Su mente está plagada de recuerdos, tanto buenos como malos, pero se queda con dos en los que sus lágrimas impregnaron su rostro. «El ascenso es mi mejor recuerdo, además, lo pude ver gracias a Musacchio que me consiguió entradas. Un año antes terminé llorando, y al año siguiente lloré, pero de alegría por el ascenso, esas últimas lágrimas no las cambió por nada, lágrimas de alegría que compartí con mi padre, siendo una de las cosas más bonitas que he vivido nunca».

Manu Moreno junto a su padre José Miguel.
Manu Moreno junto a su padre José Miguel.

Con quien compartió esas lágrimas, le ha hecho ser otro aficionado fiel al equipo de sus amores. «A mi padre nunca le había gustado el fútbol y un día fuimos a un Getafe-Villarreal, perdimos 3-0 pero mi padre se enamoró del fútbol. Cuando mi padre no puede venir le fastidia, pero va a todos los que puede».

El cuenta kilómetros de su vehículo es uno de los que más se mueve de toda la provincia. «250 kilómetros de ida y 250 de vuelta, la Copa del Rey, la Europa League y los partidos que voy fuera de casa, puedo hacer unos 40.000 al año y si llegamos al final de la Europa League quiero ir, ya estoy ahorrando para ello».

En el pueblo de Castellón se asombran de su cariño a un escudo y a un equipo, eso se lo reconocen a cada momento, por lo que se siente orgulloso de ello. «Me dicen que me tienen que hacer un busto, los aficionados se quedan muy impresionados, me lo valoran mucho y siempre me suelen sacar de ejemplo, ‘un tipo que va de Cuenca a propósito'», además, Manu es el único abonado del Villarreal en toda la provincia.

OT43NZCH

Su sueño lo tiene claro y, no es otro que estar ligado a su club, por ello no desea trabajar en otro lugar, porque no podría seguir de la manera que lo hace al Villarreal. «Estoy intentando alargarlo lo máximo posible, porque yo quiero seguir viendo a mi equipo, yo he viajado con nieve, jugándome la vida. Me quitas Villarreal y me quitas mi corazón, mi sueño es trabajar en el Villarreal, quiero hacer más grande al equipo».

Esta es la historia de Manu Moreno, la historia de un hombre con el corazón amarillo, la historia de un aficionado dispuesto a todo por su equipo y es que en la vida no todo es fútbol, pero a veces sí.

F7x4HakT

Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here