Inicio Noticias Ciclismo El momento más dulce del ciclismo conquense

El momento más dulce del ciclismo conquense

Jesús Herrada estará en la CRI y en línea. Foto: @Movistar_Team
Jesús Herrada estará en la CRI y en línea. Foto: @Movistar_Team

La confirmación de Jesús Herrada para el Tour de Francia sitúa a este deporte como uno de los más destacados en Cuenca. Por ejemplo, nunca antes tuvimos a tres ciclistas en el pelotón profesional

El ciclismo está siendo motivo de alegría año tras año, una situación a la que nos estamos empezando a (mal)acostumbrar, debido al excelente nivel que están teniendo cada temporada los hermanos Herrada, Jesús y José, cada uno con su estilo y con su rol en el Movistar Team, pero con un reconocido respeto por parte de todos sus compañeros y rivales en el pelotón. A ellos se ha unido este año Cristian Cañada (Louletano), quien tras su victoria en 2014 en el Campeonato de España Élite en la prueba en ruta, por fin ha podido dar el paso a profesionales.

Nunca antes habían compartido pelotón profesional tres ciclistas de la provincia de Cuenca, a pesar de ser un deporte donde uno de los más grandes ha tenido origen en Priego. Luis Ocaña, nacido en 1945 y que emigró a los doce años a Francia a causa de las consecuencias de la Guerra Civil, tuvo un extenso palmarés en el que se incluyen un Tour de Francia (1973), una Vuelta a España (1970) o dos campeonatos nacionales (1968 y 1970), entre algunos de ellos. Solo compartir escenario con el belga Eddy Merckx, unido a su en ocasiones temerario ciclismo, le impidió contar con mayores triunfos. El conquense, apodado en España ‘El Francés’ y ‘El Español’ en Francia, fue el único capaz de discutir la hegemonía del belga, reconocido actualmente como el mejor ciclista de la historia. Una vez retirado, llegó a probar suerte como seleccionador de Colombia, director de equipo en el Teka o comentarista. En 1994, volvió a ser noticia a nivel nacional por su suicidio, falleciendo en su casa en Francia el 19 de mayo.

Por aquella época, también hizo su aparición Jaime Huélamo, único conquense capaz de colgarse una medalla en los Juegos Olímpicos, si bien fuera arrebatada posteriormente por el COI al considerar que se dopó. Fue en Munich 72, cuando el ciclista de La Melgosa concluyó en tercera posición. Su historia, recogida en el libro ‘Una medalla maldita’, cuenta cómo el fisioterapeuta le dio una sustancia permitida por la UCI, pero prohibida por el Comité Olímpico Internacional. Recientemente, recibió un homenaje en La Melgosa, falleciendo poco después a causa de una larga enfermedad.

Ambos se encargaron de poner el nombre de Cuenca en el disparadero del ciclismo, aunque han tenido que pasar más de tres décadas para que volvamos a disfrutar al más alto nivel. Los hermanos Herrada han roto el páramo en el que se encontraba inmerso el ciclismo conquense, y su llegada al mundo profesional ha vuelto a situar a Cuenca en general, y Mota del Cuervo en particular, como un lugar reconocido. Este mismo lunes se confirmaba la presencia de Jesús en el Tour de Francia en la que será su segunda experiencia, tras 2014, mientras que su hermano José estuvo presente en 2015. Hay que remontarse hasta 1977 para tener a otro ciclista conquense en la prueba, en la que fue la última participación de Luis Ocaña.

Tan habitual nos está pareciendo ver a uno de ellos en las grandes vueltas que perdemos la perspectiva. En 2014 fue la primera vez que hubo un representante conquense en las tres grandes vueltas, hecho que se repetirá previsiblemente en este 2016 (José disputó el Giro y se espera también esté en la Vuelta a España, mientras que Jesús estará en el Tour), y al que se le puede añadir otro hito, como es la presencia de Jesús en los Juegos Olímpicos. Si bien lo tiene muy complicado, ya cumple una de las premisas que solicita el seleccionador nacional Javier Mínguez, estar presente en la ronda francesa.

En cualquier caso, las actuaciones de los hermanos Herrada y de Cristian Cañada nos llevan a pensar que el momento actual del ciclismo en Cuenca está en su mejor momento. A pesar de que ninguno ha logrado los éxitos cosechados por Ocaña, la suma de todos ellos y las barreras que están rompiendo año tras año, sitúan a Cuenca en el momento más dulce en el ciclismo. Disfrutemos el presente, ya que quizás toque recordarlo con nostalgia en un futuro.

Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here