Ciudad Encantada, simplemente gracias

Ciudad Encantada, simplemente gracias

Gracias porque sí, por hacer historia, por sobreponerse a todos los contratiempos, por ilusionar a una ciudad y por saber hacer de un deporte una forma de vida

Compartir

Gracias por hacer sonreír a una afición conquense que andaba dubitativa, gracias por jugar cada minuto como si fuera el último, como si os fuera la vida en ello, como sino hubiera un mañana, como si el balonmano fuera la forma de vida para el resto de personas.

Porque en ocasiones es casi mejor ver desde dentro lo que pasa para poder disfrutarlo desde fuera. No es sencillo empezar una temporada nueva sin uno de los mejores, sabiendo que Rafa López no podría estar por un tiempo, era solo el primer escollo que había que solucionar, se solventó y se empezó a confiar en una plantilla que en casa era fuerte y fuera, en ocasiones, no lo era tanto. No fue sencillo ver como Agustín Vidal caía lesionado y se perdía otro hombre importante, como Nacor Medina, estando en su mejor momento, se rompía para toda la temporada, como Mendoza tenía que jugar sin poder apenas andar en Aranda o como Vainstein hacía lo propio con un tobillo hinchado, como Thiago Alves no sabía de dónde quejarse, si del tobillo, el hombro, la mano. No fue fácil, aunque ellos lo hicieron sencillo, lo hicieron sencillo porque creen en ellos mismos, porque la unión es descomunal y es la clave del éxito. Creer en el compañero, mirarlo y decirle: tú puedes, hay que seguir, esto es el Ciudad Encantada y Cuenca está pendiente de nosotros.

No es fácil ser Lidio Jiménez, ser el centro de atención de las criticas cuando las cosas no van bien, cuando te sientes cargado de responsabilidad y vas perdiendo muchas de tus piezas por el camino, normal que les llame bestias en rueda de prensa, porque esas bestias creen en ti, en tu idea y en que todo saldrá bien.

Se está haciendo historia, una temporada magnífica, pero créanme que no ha sido tan fácil como parece. Perder el derbi contra Guadalajara fue muy duro, nadie se acuerda de eso ahora, pero a veces hay que hacer memoria y saber todo lo que cayó encima del equipo en esa semana, era San Mateo y muchos olvidaron las penas, pero al equipo le costó retomar la confianza.

Ha habido derrotas que han escocido, ejemplo la de Valladolid donde el equipo mostró su peor versión, entonces nadie creía en el equipo fuera de casa hasta que ¡sorpresa!, llegó Puerto Sagunto, victoria, llegó Pamplona y victoria, Huesca y nueva victoria. El equipo confiaba, un equipo que es de ¡valientes!, así los llama un argentino pelirrojo en cada desplazamiento, les arenga pidiendo su valentía, sus ganas de vencer y de no rendirse ante nada.

El mismo argentino que se pensaba que podía perderse parte de la temporada por una lesión en la rodilla, pero él ha sido el primer valiente para seguir y poder estar listo para Guadalajara.

En ese vestuario tampoco faltan las sonrisas y ahí permítanme que destaque a Thiago Alves, nunca hay problemas para el brasileño que siempre contesta con un ‘no pasa nada, seguimos’. La bondad de Doldán, un tipo tan alto y tan fuerte como buena persona, jamas lo verán quejarse, ni un mal gesto, ni una mala palabra, nunca he visto un perro que ladre menos. Las bromas serían para Leo Vial, el buen humor le caracteriza y eso suma, y mucho, dentro de un equipo. El filosofo Marc Canyigueral, siempre tendrá una historia que contarte, la música de Nolasco, las vaciladas de Vidal o Hugo, la timidez de Kilian o Perovic, o ver cómo Sergio López va perdiendo poco a poco esa timidez y va demostrando un descaro que lleva a la pista, el carácter de Nacor Medina, que acaba sumando para hacer un vestuario más fuerte, Rafa López, que sin estar en pista, nunca ha dejado de estar presente o un Mendoza que nunca se rinde, porque me sigo quitando el sombrero con un jugador que el sábado no podía ni andar, que el miércoles lo dio todo y que solo él sabe lo que es sufrir jugando con un dedo que te está pidiendo pasar por el quirófano o la espalda un reposo a gritos.

Me dejo a muchos por el camino: gerente, directiva, médicos, fisios, utillero y aficionados, porque todos son parte de este trabajo, un trabajo que está haciendo historia, porque nunca algo tan difícil se ha hecho tan fácil. Esta es la introhistoria de un equipo que marcha en estos momentos en quinto lugar, y es por estas pinceladas por las que logra superarse cada semana y hace soñar a toda una ciudad. Ciudad Encantada, simplemente gracias.

Comentarios