Inicio Noticias Balonmano Furia Conquense, 15 años honrando los colores de Cuenca

Furia Conquense, 15 años honrando los colores de Cuenca

Veintinueve de abril de dos mil cinco, el actual Liberbank Cuenca (por entonces EDENCA Ciudad Encantada) se enfrentaba a Anaitasuna en su tercer intento por superar la Fase de Ascenso y plantarse en la División de Honor ‘B’.  Un partido que, a algo más de diez minutos del final los conquenses perdían de 5 tantos (22-17), pero lo que no sabían los pamploneses es que los de Cuenca contaban con un jugador más. De hecho, eran algo más de sesenta jugadores. Estos jugadores no vestían de corto, si no que portaban dos bombos y un par de los tradicionales tambores y palillos de Turbas. Con un escasísimo material, si lo comparamos con el actual, la afición conquense consiguió llevar en volandas al conjunto de Cuenca consiguiendo frenar la superioridad de Anaitasuna y remontando, en los últimos minutos, un partido que se les había puesto muy cuesta arriba. Logrando, tras vencer 25-27, los dos primeros puntos de los cuatro cosechados en esta primera fase de ascenso (los otros dos fueron ante el BM Lalín).

Esta afición resultó ser un grupo de amigos que jugaban en el equipo filial de Cuenca y que llevados por su amor al balonmano decidieron acudir a este partido. Se desplazaron a aquel encuentro, de manera independiente, más aficionados conquenses y lo que en un principio iba a ser un equipo filial animando al primer equipo, parecía tal y como les reconoció el entonces entrenador del Ciudad Encantada Nino Antúnez “unos croatas animando”.

Lo allí vivido se podía haber quedado en el tintero, pero no. Como dice uno de los fundadores y actual presidente de la Peña Furia Conquense Samuel Ruiz, “algo se coció allí. El Espíritu Pamplona que llevamos por bandera, un espíritu de lucha, garra y superación. Esto no podía quedar en una simple anécdota”.

La tensión experimentada, el animar hasta quedarse afónicos, abrazarse con quienes tenían a su lado y, finalmente, el júbilo tras la remontada era una sensación que aquellos amantes del balonmano querían repetir a toda costa. En esa fase de ascenso de Pamplona, en la cual el equipo debía jugar tres partidos para poder jugar una segunda fase que les daría el ascenso a la ‘B’, el equipo logró vencer al Anaitasuna y al Lalín, y aunque cayera derrotado ante un Granollers plagado de estrellas los conquenses alcanzaron el objetivo de jugar la segunda fase en Cuenca .

El movimiento y la masa social ya estaba creada

Semanas más tarde, el equipo se enfrentaba, esta vez en Cuenca, a una primera oportunidad de lograr el ascenso, una nueva fase en la que, como locales, el equipo se encontraba muy cómodo. Una comodidad brindad por los más de 200 aficionados que contagiados por el ‘Espíritu Pamplona’ se unieron a los jóvenes del filial habiéndose creado un movimiento. La masa social estaba creada.

A la siguiente fase se sumaron -junto a Cuenca y Granollers- el FC Barcelona y Ebidem Melilla. En esta fase los dos primero equipos ascenderían directamente y el tercero jugaría una promoción para intentar lograrlo. Finalmente, el conjunto conquense quedó tercero,-empatado a puntos con el segundo clasificado, el FC Barcelona- teniendo así que jugar una promoción a dos encuentros contra Antequera, un equipo de mayor categoría.

El primer encuentro, en Cuenca, que enfrentaba a los conquense ante Antequera reflejó la importancia de aquel atisbo de peña. El partido finalizó en empate lo que supuso una fiesta monumental en El Sargal. La afición fue a celebrarlo al vestuario local ante la perplejidad del equipo malagueño ya que tras el empate todavía quedaba el partido de vuelta. Pero aquello no importaba en los conquenses, ese día era una fiesta en El Sargal. No hubo suerte en el partido de vuelta y el conjunto conquense cayó derrotado por diez goles en Málaga viendo así disipadas sus opciones de ascenso.

Pero el club apuesta por comprar la plaza de ascenso que el Granollers había dejado vacante, ascendiendo así a la División de Honor ‘B’ y habiéndose formado una peña que, hasta día de hoy, no ha dejado de animar en ningún partido al equipo de Cuenca. Y es que, si les dais a elegir se quedan con el balonmano.

La peña Furia Conquense no ha llegado a ser la mejor peña del balonmano español de la nada. Si ha llegado donde está es gracias a sus ‘furiosos’, conquenses o foráneos contagiados por el ‘Espíritu Pamplona’ de todas las edades que una vez que entran en la peña repiten. Y aunque como dice el presidente Samuel Ruiz “el número de peñistas ha ido siempre acorde al éxito deportivo” nunca ha bajado de los 130 efectivos. Lo que como dice muchas veces el técnico del Liberbank Cuenca Lidio Jiménez hace que “sean las copas de Europa del club”.

Tras los partidos en Pamplona y el de Cuenca ante Antequera, la peña ya estaba forjada y así se hizo notar con el equipo en la ‘B’. Digno de recordar fue aquel desplazamiento a Toledo en el que se contabilizaron más de 400 aficionados conquenses. Pero si hay un partido inolvidable en esta categoría tanto en lo deportivo como en las gradas fue en el que se cosechó unos de los grandes hitos históricos del club. Fue en el partido que se materializó el ascenso a la primera categoría, a la Liga Asobal frente al Anaitasuna en casa. Donde el espacio proporcionado a la Furia Conquense fue testigo del mayor número de peñistas hasta ese momento. Y es que más de 300 peñistas abarrotaron esa zona para dejarse el alma y la garganta hasta conseguir aquel ascenso.

El “boom” de la Furia Conquense

“Los dos o tres primeros años en Asobal fueron muy buenos en la peña, pero cuando el objetivo del equipo era no descender y permanecer así unos años los peñistas fueron descendiendo, eso sí, nunca menos de 130” afirma Samuel Ruiz quien denomina de “boom” el subidón de peñistas ligados a los éxitos del club rozando los puestos europeos. Ya que “en los partidos clave en la zona de la peña se notaba el crecimiento, aunque no fueran peñistas”.

Indudable es que en El Sargal hay un ambiente especial en partidos importantes y la Furia es el aliento de sobra para los jugadores cuando acusa la fatiga e incluso es el factor diferencial en partidos ajustados para que los de Cuenca se lleven la victoria en partidos importantes. De esto son conocedores los aficionados al balonmano y es por eso por lo que la zona de la peña aumenta en partidos de calado como son frente a Ademar León o Logroño, grandes equipos a los que el Liberbank Cuenca ha sido capaz de doblegar gracias al apoyo de su afición. Sin olvidar los derbis ante Guadalajara o los partidos frente a Alcobendas que son considerados como tales.

 

La Furia animando en un derbi vs Guadalajara/ foto: Lillo

 

Y es que, en estos últimos años en los que los únicos éxitos deportivos de la ciudad venían del balonmano los conquenses respondían. Con la histórica clasificación a Europa y viajes como los de Alicante o Madrid en la Copa del Rey “enganchan a la gente que va renovando en la peña año tras año y va llamando a amigos o familiares para que se apunten” porque si algo tienen los conquenses es que lo bueno lo comparten con sus allegados. Y si ellos disfrutan quieren que los suyos lo hagan. Y por qué no decirlo con el balonmano en Cuenca y en la Furia Conquense uno disfruta a lo grande.

Si en la temporada anterior la Furia contaban con, aproximadamente, 220 peñistas esta temporada en la que celebra su decimoquinto aniversario la Furia ha experimentado un “subidón” como dice el presidente. Con la adhesión de más de 100 nuevos peñistas. Aunque no todos se posicionan en la zona de animación perteneciente a la peña ya que algunos o bien tienen sus asientos en otra localización de El Sargal o incluso no tienen abono y únicamente pertenecen a la Furia. Siendo hoy por hoy la peña de balonmano con más efectivos a nivel nacional, yendo “dos o tres pasos por delante que el resto ya que no hay otra ni tan siquiera que cuente con la mitad de peñistas”, elogiaba Samuel.

Un sueño del que no quieren despertar

 

En palabras de Samuel Ruiz, “nadie en su sano juicio habría imaginado hace cinco años cuando el equipo luchaba por el descenso que algún día viviríamos lo que se está viendo hoy en día” con un club saneado económicamente, alejado del descenso y viajando por Europa para enfrentarse a gigantes europeos como el Rhein Neckar Löwen alemán o el Usam Nimes francés.

Y es que nadie nunca dijo que fuera a ser fácil, pero tampoco nos dijeron que se iba a disfrutar tanto. Por ello, es importante vivirlo y sentirlo, es hora de seguir apoyando al Liberbank Cuenca y a su Furia para poder prorrogar la alarma que nos despierte de los mejores años del panorama conquense.

Para el presidente de la Furia la clave para seguir así es que “la gente se conciencie de que este es el camino, sin olvidar que las empresas e instituciones tienen que apoyar al club para que esto continúe, porque para todo peñista y aficionado es un orgullo tener el reconocimiento de medios nacionales y aficiones como las de Nimes que acabaron aplaudiéndonos”.

La peña no es solo balonmano en Cuenca

Son ya tradicionales los almuerzos, comidas o desayunos (depende de la hora del partido) donde la peña al completo se junta, en ocasiones, en las inmediaciones de El Sargal o en los bares colaboradores con la peña. En estas previas se ratifica la idea de que el balonmano en Cuenca no solo dura 60 minutos, es mucho más que eso. En ellas, los peñistas charlan, discuten sobre el partido que van a vivir, comen en familia e incluso juegan al bingo. Todo ello mientras calientan las voces cuando algunos atrevidos se lanzan a vocear los primeros cánticos del día. Aunque la convivencia entre peñistas no queda solamente en esto, también, algunas veces hacen fiestas que sirven para conocerse más entre ellos y disfrutar juntos de la pasión al balonmano.

Previas y fiestas celebradas por la Furia

 

Y es que los furiosos más que una peña son una familia. Y como tal, cualquier excusa es buena para juntarse. En Cuenca, es típico en la celebración de San Mateo – fiesta local en conmemoración de la reconquista de Alfonso VIII- que se realice un concurso de gachas en el que tanto peñas como personas independientes participan y pasan un día agradable. Así pues, con el nombre de  Peña Furia Conquense participaron en este.

 

O, por ejemplo, en la fiesta de carnavales ya van en varias ocasiones donde un grupo de peñistas ataviados siempre con alguna prenda de la peña representan al conjunto de furiosos. Tal fue así que, en el 2011, quedaron segundos clasificados por grupos realizando Maximino -empresario taurino conquense- haciendo de todos los personajes que pueden aparecer en una plaza de toros. De vikingos, y con las bufandas de la peña, participaron también en los carnavales de 2006. E incluso al año siguiente coincidiendo que el equipo jugaba en Tenerife, tres peñistas vestidos de ‘Braveheart’ y con la camiseta azul del EDENCA participaron en los carnavales de Tenerife.

 

 

Pero si por algo se caracterizan es por acompañar allá donde vaya la selección española. Desde el Mundial de 2009 en Croacia participantes de la Furia han alentado a ‘los Hispanos’ en cualquier Campeonato del Mundo o Europeo, sin importar su localización. Así como Juegos del Mediterráneo o Juegos Olímpicos.

Aunque sin duda, el más recordado será el Mundial de Qatar 2015. En el que la organizadora federación catarí quiso contar con la Furia Conquense para crear ambiente en la grada y animar a la selección local. Para ello, se les ofreció a los que allí se desplazaran un Todo Incluido, pagándoles desplazamientos y entradas eso sí se debía organizar todo en secreto y en menos de tres días, en definitiva, una oferta irrechazable para los amantes del balonmano. Con la afición conquense que se apuntaron no se cubrían las plazas por lo que se contó con peñas con las que se tiene amistad como la Peña Patata o la Marea Rojiblanca, además del equipo de balonmano playa Jugui Sos. Además, la afición conquense aprovechó el viaje, y que no coincidían los partidos, para animar a la selección española. El problema podría haber llegado cuando se enfrentaron Qatar y España, pero al no haber mucho en juego los peñistas vivieron aquel partido como una auténtica fiesta a pesar de lo que se pueda llegar a pensar.

 

La familia ha ido creciendo con los años. Y a la suma de peñistas se han añadido, además, hermanamientos con otras peñas de todo el panorama español, a las que recientemente se ha unido una de Europa. Estas peñas son: Peña Esgueva de Valladolid, Peña La Primera de Ciudad Real, Peña Torcal de Antequera, Peña Marea Rojiblanca de Puerto Sagunto, Peña Legión Pontana de Puente Genil, Peña Frente Navaverde de Nava de la Asunción y la Peña Patata de Aranda de Duero. Contra esta última se jugó un partido de balonmano en Aranda, finalizando en empate en un encuentro en el que el resultado era lo de menos. Pero, este último año la peña ha traspasado fronteras y ha llevado su amor hacia este deporte a otros países de Europa. Tanto es así que se ha hermanado con la peña GreenKop USAM de Nimes francesa, siendo esta la primera peña no española hermanada con la Furia.

Comida de hermanamiento con la peña Patata en Aranda

 

Palabras de presidente

Samuel Ruiz, presidente de la peña Furia Conquense

“Solo pido a todos los peñistas que viajen, disfruten, no dejen de animar y vivan el momento que estamos viviendo porque nunca sabes cuando lo vamos a volver a ver. Viajar y jugar competiciones europeas no es nuestro día a día. Si lo tenemos ahora tenemos que disfrutarlo. Los sueños hay que vivirlos en el presente y no de lo que fueron”.

Así mismo ha querido agradecer personalmente a una serie de peñistas sin los que esta peña no sería lo mismo, eso sí disculpando a aquellos que haya podido olvidar:

  • A la familia Soria, desde los hijos al padre, por su labor dentro de la peña.
  • A Candi, hoy por hoy, el mayor activo de la peña. Quien se presta a todo, por ofrecerse, ayudar y aportar. Estuvo en la peña El Biberón y continúa en La Furia siendo hoy muy importante para la peña.
  • A Sergio Checa y David Garrote por ceder en numerosas ocasiones sus instalaciones para la creación de pancartas.
  • A Pablo López y Elisa del Castillo, nuevos integrantes de la junta directiva.
  • Al grupo de almuerzos previos de los partidos (los hermanos Checa, Garrote, Manolaco, Mochales, Laura Fenoll, Pablo López, Miriam, Candi, Antonio, Cardo, Chule, Charly, Javi, Vicillo y su hijo Manuel), puesto que es el grupo de gente que pone en marcha el día del balonmano.
  • A las hermanas Inés y Pilar Martínez por su colaboración desinteresada total a la hora de las comidas. Al igual que un nuevo integrante que tiene muchas ganas siempre de ayudar, sobre todo, en la comida como es Carlos Colmena.
  • Siempre a quienes, de forma desinteresada, han ido con los instrumentos musicales a dar ambiente festivo (Malaguita, Javi, Chiki, Vicillo, Saura, Ponce, Antonio)

Porque 15 años no son nada si queda toda una vida por delante

Desde El Deporte Conquense, queremos felicitar a esta peña conquense en su 15º aniversario. Para que sigan llevando el nombre de Cuenca por toda España y Europa. Para quienes no conozcan La Furia Conquense aconsejarles que visiten los partidos del Liberbank Cuenca y se dejen llevar por el ‘Espíritu Pamplona’ de la Furia Conquense.

Comentarios