Los fichajes para olvidar del Albacete Balompié en el siglo XXI

Los fichajes para olvidar del Albacete Balompié en el siglo XXI

Repasamos las incorporaciones blancas llamadas a marcar diferencias y que, sin embargo, concluyeron su periplo con mucha más pena que gloria

Compartir
Rubén Castro, durante su etapa en el Albacete trece años atrás. Foto: abc.es

Por quienes verdaderamente conocen al Albacete Balompié es sabido que jugadores de mucho renombre han defendido los colores del club. Algunos de ellos, como por ejemplo Iván Helguera, Keylor Navas, José Antonio Camacho, Pablo Ibáñez o Diego Costa, cogieron impulso aquí para después comerse el mundo. Otros, por el contrario, se unieron al Alba con una reputación más o menos consagrada, despertando importantes ilusiones y expectativas en la afición. Dentro de este segundo grupo, muchos cumplieron con su papel. Podemos nombrar al mítico Antonio Calle, al meta Carlos Roa, a Salva Ballesta, a Juan Sabas, etc. Pero también hubo otros que defraudaron al Carlos Belmonte. Fichajes para olvidar. Hombres en cuya aportación había puestas muchas esperanzas y que, por el contrario, no rindieron ni de cerca conforme a lo que prometían. A continuación, los ‘pufos’ más destacados que ha tenido que tolerar el Albacete Balompié en lo que va de centuria:

Emmanuel Amunike (temporadas 2000/01 y 2001/02)
Internacional con la selección de Nigeria. Disputó el Mundial de Estados Unidos 1994. Oro olímpico en Atlanta ’96. Emmanuel Amunike fue el capricho que Bobby Robson exigió al FC Barcelona en 1996 y el club catalán se lo concedió. Con el Barcelona fue campeón de Liga, de la Copa del Rey, de la Recopa de Europa y de la Supercopa de Europa. Sin embargo, una grave lesión de rodilla le frenó en seco, perdiéndose toda la campaña 97/98, así como el Mundial de Francia. Nunca logró recuperar su mejor nivel y en el año 2000 recaló en el Albacete Balompié. En la temporada 2000/2001 disputó un total de 452 minutos en 11 partidos y marcó un solo gol. No mejoraría sus prestaciones a las órdenes de Paco Herrera el año siguiente, en el que jugó, con 31 años de edad, la paupérrima cifra de 6 partidos (140 minutos) sin ver puerta. El nigeriano se retiró en 2004 después de su periplo en el Al-Wihdat de Jordania. Actualmente reside en Santander y ejerce como entrenador de fútbol.

Carlos Eduardo Ferrari ‘Cacá’ (temporada 2003/04)
Nunca una letra supuso una diferencia tan abismal. Íntimo amigo de Ronaldo Nazario, Cacá se unió al Albacete Balompié en el retorno a Primera División de los manchegos para el año 2004. Antes había pertenecido al Glasgow Rangers, al Birmingham y a la UD Salamanca, entre otros. Se trataba de un poderoso delantero centro brasileño de casi 1,90m de estatura que llamó mucho la atención de la afición (quizá más por su apodo que por sus dotes). La aportación de Cacá al conjunto de César Ferrando resultó prácticamente nula. Dos partidos jugados, uno de titular, para 81 minutos de juego, 0 goles y desaparecer completamente de los planes de Ferrando en aquella temporada, en la que se consiguió la permanencia en la élite. Tras su paso por aquí se erigió como estrella de la Segunda B al militar en Las Palmas, el Alicante y la Universidad de Las Palmas, siendo 12 goles su mejor registro goleador en la campaña 2004/05. Lo último que se sabe de él es que militó en clubes de Hong Kong, Emiratos Árabes y en el Esporte Clube Bahía de Brasil.

Fabiano Pereira da Costa (temporada 2003/04)
Este ariete brasileño llegó al Albacete Balompié en el mercado invernal de aquella temporada 2004 procedente del Santos. Disputó con Brasil los Juegos Olímpicos de Sídney 2000 y anteriormente perteneció al Sao Paulo durante 7 temporadas. Su fichaje creó mucha expectación en la grada del Carlos Belmonte, pero pronto salieron a relucir sus carencias y su falta de adaptación a la liga española. Aun así disputó la friolera de 614 minutos en 12 partidos, figurando constantemente e incomprensiblemente en el once titular por delante de un Aranda que estaba cuajando una temporada sobresaliente. Sólo fue capaz de anotar un gol en su paso por el Alba, firmándolo ante el Málaga en La Rosaleda. Al concluir la campaña se marchó al Necaxa mexicano, en el que estuvo cuatro años, para después firmar por diversos clubes como el Atlético Mineiro, el Avaí o el XV de Piracicaba.

Ángel Manuel Vivar Dorado (temporada 2009/10)
Toda la campaña en blanco. Así fue el periplo de Vivar Dorado en el Albacete Balompié. Consagrado centrocampista en Primera División y mito de equipos como Tenerife, Racing de Santander o Getafe, ni siquiera fue capaz de ofrecer una pizca de sus cualidades a la afición del Carlos Belmonte. Llegó a un vestuario en reconstrucción para aportar esa dosis necesaria de experiencia y veteranía, pero tanto la directiva como los tres técnicos de aquella campaña se quedaron con las ganas. Vivar Dorado firmó por el Albacete con 35 años después de haber jugado 13 temporadas en Primera División, repartidas entre el Tenerife, el Racing, el Rayo Vallecano, el Getafe y el Valladolid. Contaba con dos ascensos a Primera a sus espaldas (con el Racing y con el Getafe) y la disputa de la final de la Copa del Rey en 2007, aunque las lesiones no le permitieron demostrar su valía en tierras manchegas. Dejó el fútbol al finalizar la campaña en Albacete a causa del constante lastre de los problemas físicos.

Abass Muyiwa Lawal (temporadas 2003/04 y 2004/05)
Formado en la cantera del Atlético de Madrid, este nigeriano firmó por el Albacete con 24 años para debutar en Primera. En Córdoba y Leganés había cuajado grandes actuaciones en la Segunda División, por lo cual la directiva de Ángel Contreras decidió ficharle para el equipo de Ferrando. Se trataba de un banda derecha hábil, veloz y capaz de desbordar. Sin embargo, en el Carlos Belmonte se le recuerda por su imprecisión a la hora de colgar balones al área, siempre muy cortos o muy pasados. Comenzó el año como titular, aunque enseguida se diluyó. Disfrutó de 450 minutos en 5 partidos en su primera temporada de blanco, dejando de contar para el míster a las primeras de cambio. Menos contó todavía al año siguiente, en el que jugó sólo un encuentro (56 minutos) para posteriormente marcharse al Xerez. Tras un año en Andalucía abandonó España para aventurarse en el fútbol marroquí y después en el asiático. Ha militado en cuatro equipos diferentes de los Emiratos Árabes Unidos y en la actualidad juega en su Nigeria natal.

‘Gabi’ Omar Amato (temporada 2003/04)
Este consagrado goleador de Mar del Plata fue uno de tantos jugadores llamados a cargar con la responsabilidad realizadora en aquel curso en Primera División. Militó en gigantes del fútbol argentino como Boca Juniors, River Plate, Gimnasia y Esgrima de La Plata o Independiente. En su país fue campeón del Torneo Apertura y de la Copa Libertadores y en 1996 dio el salto a Europa al fichar por el Hércules de Alicante, con el que jugó en Primera División. No obstante, mejor le iría en el Mallorca en la 97/98, marcando 13 tantos. Seguidamente firmó por el Glasgow Rangers. En Escocia engordó su palmarés con 2 ligas y 3 copas para después enrolarse en el Gremio de Porto Alegre, donde compartió vestuario con Ronaldinho. Su siguiente destino fue el Real Betis para competir con los verdiblancos en Segunda. Se logró el ascenso y Amato marcó 16 goles en esa campaña 2000/01. El ariete argentino se quedó en Sevilla y al año siguiente fue autor de 5 dianas en Primera, aunque su etapa bética tuvo punto y final para vestir la camiseta del Levante. Otra vez en Segunda, peleó el ascenso de granota con 14 tantos, aunque finalmente los valencianos perdieron el pulso por la tercera plaza frente al Albacete. Y así aterrizó en tierras manchegas, otra vez para jugar en la élite del fútbol español. A las órdenes de Ferrando empezó como titular en la delantera al lado de Pacheco, aunque pronto dejó de ser protagonista. El empuje de gente más joven y acertada como Aranda, Basti o Mikel relegó a Amato al banquillo, disputando finalmente 423 minutos en toda la temporada sin conseguir ver puerta. Al año siguiente, puso fin a su trayectoria deportiva en Banfield.

El cromo de Gabi Amato en la colección de la LFP del curso 2003/2004. Foto: manquepierda.com
El cromo de Gabi Amato en la colección de la LFP del curso 2003/2004. Foto: manquepierda.com

Nelson ‘Pipino’ Cuevas (temporada 2010/11)
Este delantero paraguayo tuvo un solo momento de gloria en Albacete: su único gol con la camiseta del equipo. El tanto le daba la victoria al Albacete Balompié en el Carlos Belmonte contra un Real Betis todopoderoso en aquel curso 2010/11. Era la quinta jornada de una temporada en la que el cuadro manchego descendería a Segunda División B. Campeón del Torneo Apertura en 1999 y del Torneo Clausura en 2000, 2002 y 2003 con River Plate, Nelson Cuevas recaló en diversos clubes de América Latina (Atlético Tembetary, Sport Colombia, Pachuca, América de México, Libertad, Santos, Universidad de Chile, etc.) hasta encontrar su oportunidad en Europa con el Albacete. Antes había sido rechazado por el Twente holandés y por el Hannover 96. ‘Pipino’ disputó un total de 319 minutos (10 partidos) a las órdenes de Antonio Calderón, quien pronto decidió descartarle de sus planes. Después de su aventura en España, este atacante veloz, con olfato de gol y astuto en el uno contra uno firmó por el Puebla mexicano para posteriormente militar en los paraguayos Cerro Porteño, Sportivo Luqueño y Sportivo Carapegua. Por si fuera poco, Cuevas también contaba con experiencia internacional. Es el máximo goleador de su selección en los Mundiales con tres dianas, habiéndole endosado dos a Eslovenia en la cita de Corea y Japón 2002 y uno a Trinidad y Tobago en el Mundial de Alemania 2006. Asimismo, integró la Paraguay que disputó Copa América en 1999 y 2007. En el Alba lo contrataron como una referencia ofensiva que diese un salto de calidad al equipo, pero pronto se mostró como un jugador poco implicado y que andaba muy lejos de su mejor nivel.

Rubén Castro Martín (temporada 2004/05)
No hay nadie que entienda de fútbol español y no sepa quién es Rubén Castro. El punta canario aterrizó con 24 años en el Albacete Balompié, cedido por el Deportivo de La Coruña, después de ser pichichi en Segunda con Las Palmas (22 goles). Sin embargo, sus registros en la entidad manchega fueron deficientes, pues en 22 partidos jugados (1164 minutos) sólo fue capaz de marcar 3 goles. Sin duda, una de las mayores decepciones que han pasado por el Alba en este siglo XXI. Sobre todo al conocer las cifras que alcanzaría posteriormente: 13 goles con el Huesca, 14 con el Rayo Vallecano, un ascenso con el Betis en la 2010/11 siendo autor de 27 dianas… además, en las siguientes tres temporadas de verdiblanco sumó 44 tantos. De vuelta a Segunda y continuando en el Betis volvió a ser pichichi de la categoría de plata (32 goles), a los que sumaría el retorno a Primera. Antes de marcharse al Guizhou Henfeng chino siguió siendo protagonista en el Villamarín, alcanzando los 19 goles en la 15/16 y los 13 goles en la campaña anterior. Su más que discreto paso por Albacete le llevó a enemistarse con la grada del Carlos Belmonte, que le ha mostrado su hostilidad cada vez que ha tenido que regresar. Se turnó con Francisco el puesto de delantero titular sin llegar ninguno de los dos a cumplir las expectativas.

Álex Pérez Aracil (temporadas 2007/08 y 2008/09)
Hermano del centrocampista Miguel Pérez, que ha militado en Getafe, Numancia, Nàstic, Alavés o Levante, Álex Pérez llegó a Albacete con la etiqueta de exquisito banda izquierda, con una zurda de seda, salido de la cantera del Real Madrid y poseedor de un trato de balón y una calidad llamadas a marcar diferencias. Sin embargo, pronto resultó obvio por qué no había tenido oportunidades en el Nàstic, en el Real Madrid ni en el Aris de Salónica. Demostró ser un jugador torpe, sobrevalorado, carente de chispa y de garra y sin ninguna cualidad a destacar. El técnico Quique Hernández le ofreció un total de 172 minutos en 7 partidos en su primera temporada, mientras que al año siguiente contó más para Juan Ignacio Martínez, que le alineó durante 574 minutos (15 partidos), en los que anotó un gol de penalti. También era conocido porque su pareja, la cantante Natalia, era espectadora habitual en el Carlos Belmonte y solía ser entrevistada en los pospartidos de casa por el periodista Cristo Lozano para el programa de CMTV, Tribuna Preferente. Entre 2010 y 2011 formó parte del equipo de futbolistas parados de la AFE hasta que el Ontinyent se interesó en él. Actualmente milita en la escuadra de veteranos del Real Madrid.

Álex Pérez, junto a Clarence Seedorf y Fabio Cannavaro. Foto: @alexperezaracil
Álex Pérez, junto a Clarence Seedorf y Fabio Cannavaro. Foto: @alexperezaracil

Albert Meyong Zé (temporada 2007/08)
Medallista olímpico con Camerún en Sídney 2000, consiguiendo la medalla de oro para su país, este ariete fue bautizado como “el Eto’o del Levante” cuando fichó por los granotas en 2006. Dio el salto a Europa desde Camerún para unirse al Ravenna italiano, aunque su mejor etapa transcurrió en Portugal. Del 2000 al 2005 anotó 53 goles en 150 partidos, por lo que se erigió como uno de los delanteros más letales de la primera división lusa. Después se marcharía a Os Belenenses, equipo con el que mantuvo la inspiración (17 goles en 26 partidos). El olfato goleador de Meyong Zé captó la atención del Levante, que lo reclutó para jugar en Primera en la 2006/07. No le salió bien la apuesta al club granota, ya que el camerunés sólo firmó un gol en 11 partidos disputados. Recalaría entonces en el Albacete Balompié con 27 años de edad, época de plenitud de un futbolista, en calidad de cedido. En el Alba y a las órdenes de Quique Hernández estaba llamado a compartir el peso del gol con Pablo Calandria y Gorka Azkorra, pero pronto se vio que Meyong Zé no estaba a la altura de la demanda manchega, pues en 13 partidos (693 minutos) no fue capaz de ver puerta. Afortunadamente, el Albacete salvaría la categoría en la última jornada de liga frente a Las Palmas. Regresó posteriormente a Portugal, concretamente al Sporting de Braga, donde su mejor registro anotador fueron los 11 goles en el año 2009/10. Desde 2011 pertenece al Vitoria de Setúbal, destacando su actuación en el curso 2012/13 (13 dianas).

Comentarios