Inicio Cuenca Fran, el ladrón de «gelatinas y tomatejos» al que se rifan en...

Fran, el ladrón de «gelatinas y tomatejos» al que se rifan en Pedraza, Illescas y Barcelona, continúa en Masterchef

Este martes por la noche, TVE emitía el séptimo programa de la novena edición de Masterchef en el que, como viene siendo habitual, volvió a tener al conquense Fran como uno de los concursantes más queridos.

La primera prueba del programa consistía en elaborar un plato con los ingredientes robados de otras cestas, con Josie como invitado especial. Fran aprovechaba para «robar» gelatinas y «tomatejos», ante el estupor de sus compañeros.

Al final, los jueces desvelaban el truco y Toni, el aspirante con menos ingredientes tras el robo de sus compañeros, fue el encargado de redistribuir las cestas. Fran, querido por sus compañeros, se acordó de Cuenca y elaboró un alajú de cacao que no hizo las delicias de Jordi, Samanta y Pepe, pero su actitud es encomiable y se llevó igualmente los piropos de un jurado habitualmente implacable. «Te veo con tantas ganas que me veo incapaz de decirte nada malo», empezaba Jordi su valoración. «Vas sobrado de actitud. Si alguien se merece el título de caballo ganador eres tú», seguía el chef catalán ante un Fran nervioso. Hay ocasiones en las que no hace falta ganar para salir victorioso. Esta fue una de esas.

Después, los concursantes realizaron la prueba de exteriores, que también incluía la prueba de repesca a la que aspiraban los seis concursantes anteriores. El aspirante conquense se colocó el delantal azul y, otra vez, volvió a demostrar que en su escala de valores el trabajo es innegociable. Corrió por todos lados, estuvo concentrado en todas las tareas y se dejó la piel para ayudar a su equipo. Hasta ejerció de improvisado enfermero para socorrer a su compañero Toni, quien se quemó con una olla mal situada en el espacio de la cocina.

A lo largo de la prueba, Jordi se acercó para conocer el futuro del conquense e interesarse si lleva intención de irse con Samantha a trabajar a Pedraza (ella abrió un restaurante este último año en este pueblo segoviano, casi al límite del norte de Madrid) y en esa conversación puso en «apuros» a Fran, dubitativo y preocupado por los centros comerciales «para mi mujer». Jordi insistía y respondía que, si el asunto iba de centros comerciales, mejor ir a Barcelona que a Pedraza. Otra vez, no es necesario ganar un programa para ganarte a los jueces y Fran, en este asunto, también ha salido victorioso de su paso por las cocinas de Masterchef. Todavía no sabemos hasta dónde llegará en el programa, pero todos estamos seguros de que su futuro estará ligado con la cocina. Se lo ha ganado.

El equipo azul del que formaba parte Fran salió vencedor de la prueba de exteriores, gracias a la buena versión que realizaron del bocadillo de calamares y los huevos roto. Sus platos fueron bien valorados tanto por los comensales como por el jurado, por lo que evitaban colocarse el delantal negro para ir a la prueba de eliminación. Así, Fran seguirá cumpliendo su sueño una semana más y su excelente actuación en este programa nos emplaza a seguir dentro de siete días.

En la prueba de eliminación, volvió la disputa por Fran entre los jueces, que se rifaron al aspirante conquense para llevárselo a sus restaurantes. Pepe incluso ofreció una chequera imaginaria a la que pusiera precio el conquense, pero Fran, siempre con una salida, afirmó que esos temas «los lleva mi mujer».

Después de la última prueba, se despidió del programa Pepe. Ya está el concurso en su ecuador y continúa Fran entre los candidatos a alzarse con el título de mejor cocinero amateur de España.

Comentarios