Inicio Cuenca Cultura Fernando Tejero: “Cuenca me parece una ciudad preciosa y no está tan...

Fernando Tejero: “Cuenca me parece una ciudad preciosa y no está tan reconocida como debería para la belleza que tiene”

El actor Fernando Tejero participó este martes en un encuentro con estudiantes de 2º de Guion y Producción de Comunicación Audiovisual de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Castilla-La Mancha en el Campus de Cuenca.

El actor cordobés atendió a Eldeporteconquense.es tras la charla y reconoció que conoce bien Cuenca ya que ha estado aquí en diferentes ocasiones por trabajo y por ocio: “Conozco bastante Cuenca porque como turista he venido varias veces y es una ciudad que me encanta. Me sorprendió cuando la vi por primera vez porque no sabía que era así. Me parece una ciudad preciosa y no está tan reconocida como debería para la belleza que tiene”.

Trabajará a las órdenes del director de cine conquense, Juanra Fernández, en una película rodada en Cuenca: “Si todo va bien, rodaré una película aquí en Cuenca con Juanra y lo que tengo que comprobar ahora es lo que voy a sentir cuando ruede aquí”.

La asignatura impartida por Juanra Fernández, está centrada en este momento del curso en la construcción de personajes, para lo cual invitó a Fernando Tejero como ejemplo claro y reconocible: “Cuando me llaman para una charla yo siempre acudo encantado, aunque me cuesta mucho verbalizar porque quiero contar muchas cosas y me aturrullo, pero creo que son muy necesarias por lo menos para mí” reconocía el actor.

Tejero afirmaba que en este tipo de encuentros él aprende mucho y sobre todo de sí mismo al obligarse a verbalizar aquello de lo que no suele hablar: “Para mí son charlas de aprendizaje, pero no solo para ellos sino también para mí. Yo haciendo estas charlas también aprendo mucho más de mí mismo porque a veces uno no verbaliza las vivencias y cuando las pones en palabras también aprendes de lo que tú eres”.

Los alumnos se mostraron muy interesados en su trabajo y trayectoria y le preguntaron continuamente por su forma de preparar los personajes, el entorno en el que se siente más cómodo o sus papeles más distinguidos. Entre ellos, para los estudiantes sobresalían sus papeles en series de televisión como la desaparecida “Aquí no hay quien viva” en la que representaba a Emilio el portero o la actual “La que se avecina” donde da vida a Fermín Trujillo.

El de Emilio fue uno de sus primeros papeles y el que le otorgó gran popularidad. En la charla, Tejero confesaba que una clave para que los guionistas le dieran importancia al escribir el personaje, fue la propia personalidad del actor. Según contó el actor cordobés, en principio le llamaron para encarnar a Paco el del videoclub, pero él quiso hacer al portero para romper el cliché del hombre mayor en la portería. Además, recordó que en principio, ese personaje tenía pocas frases y apariciones, pero después de conocerle en Fuerteventura y ver lo que podía darle a Emilio, decidieron escribir para él y otorgarle mucho más recorrido y protagonismo.

Pese a que se declara una persona muy sentimental e insegura, sus principales papeles y los que más éxito le han proporcionado, han sido cómicos y de personajes un tanto excéntricos y “desgraciados” según apuntaba el propio Tejero. El actor consideraba que en su opinión es más difícil hacer reír que llorar y que la comedia siempre lleva implícito ese drama que también está presente en la vida: “Los mejores cómicos son los que más sufren en la vida. Yo me como mucho la cabeza por todo y quizá por eso, para quitarle drama a mi vida, intento ponerle comedia. Para mí, mi profesión es una vía de escape a ese drama continuo que yo tengo”.

Sus personajes beben de él y al igual que un escritor siempre lleva parte de sí mismo en sus letras, un actor siempre pone algo de su alma en los personajes: “Yo creo que me llevo mucho de mí a mis personajes porque todos parten de lo que yo soy y de mi alma. Por mucho que uno quiera y aunque hay personajes que se alejan mucho de ti, en definitiva quien los está trabajando eres tú y todos tienen mucho de uno mismo”.

Pese a que su fama se debe en gran parte al cine y sobre todo a la televisión, los orígenes de Fernando Tejero en la interpretación están en el teatro y en la literatura, concretamente en Federico García-Lorca. Según reconoció en la charla, tras leer la Casa de Bernarda Alba se quedó prendado de las tablas para siempre: “Yo soy actor por Lorca y por todo lo que yo he leído”. Tejero ponía la lectura como algo imprescindible para construir el conocimiento y la personalidad: “Yo recomiendo que se lea muchísimo porque hay gente que simplemente con leer tiene más cultura que algunos que han estudiado cuatro carreras”.

Como miembro activo de la cultura española, es consciente de que esta se halla en momentos severos en parte por la pandemia y por la denostación en ocasiones de la misma. En este sentido, Tejero se mostraba firme tanto en su defensa como en la importancia de su prevalencia: “Yo como alguien que se dedica a la cultura estaré siempre luchando por ella y para que no la destruyan. Un país sin cultura no va a ningún sitio y lo que les da miedo a los poderosos es que un país lleno de cultura es un país rico en sabiduría. Todos los que nos dedicamos a la cultura lucharemos para que esté siempre arriba y no dejaremos que nunca pase lo contrario”.

Dejó un buen sabor de boca Fernando Tejero en su visita a la universidad mostrándose afable, abierto y lleno de disposición para conocerle y compartir su experiencia. Su humildad también quedó patente en su afán y preocupación por la utilidad de la charla para los estudiantes ya que para él, ya era todo un aprendizaje: “Espero que hayan aprendido algo conmigo, porque yo también aprendo mucho de la gente joven y este tipo de actos”.

Comentarios