Inicio Cuenca Cultura Un grupo del IES Diego Jesús Jiménez de Priego gana la Olimpiada...

Un grupo del IES Diego Jesús Jiménez de Priego gana la Olimpiada Regional de Ingeniería de la Edificación

La Universidad de Castilla-La Mancha, a través de la Escuela Politécnica de Cuenca, ha lanzado una iniciativa para que el alumnado (ESO, Bachillerato y Ciclos) vea la ingeniería de la edificación desde su punto de vista más práctico. Se trata de la Olimpiada de Ingeniería en la Edificación: Construyendo con ingenio, un proyecto de construcción sostenible en el que se busca fomentar la sensibilidad y el respeto por el medio ambiente, a la vez que se descubre y aprende a valorar la contribución de la ciencia y la tecnología, así como a comprender los elementos y procedimientos fundamentales de la investigación y de los métodos científicos. De esta manera, esta olimpiada proponía un problema (un modelo de vivienda) y los inscritos debían responder una serie de cuestiones y ubicar dicha vivienda en su entorno, aprovechando todas las ventajas de la naturaleza.

Esta semana se conocían los semifinalistas en cada uno de los ámbitos educativos y el Instituto de Educación Secundaria Diego Jesús Jiménez, de la localidad de Priego, está de enhorabuena. Participaron en la olimpiada tres grupos de alumnos de 3º de la ESO, de los cuales dos han sido elegidos por el tribunal y optan a llevarse el título regional. Si bien eran varios los centros de la región que se han inscrito, los trabajos presentados desde el instituto pricense han llamado la atención del tribunal, que este lunes debían defender su proyecto ante un tribunal, junto a otro grupo finalista perteneciente al instituto toledano Colegio Divina Pastora.

Si bien los nervios, como es lógico, han sido parte de la presentación de los tres grupos (mediante videoconferencia), finalmente el tribunal ha valorado como mejor proyecto uno de los dos pertenecientes al instituto pricense. Se trata del formado por Kristiyan Milenov, Matías J. Notario, Sofía Baquero y Denilson Ramos, cuya idea proponía construir la vivienda en Priego (el otro grupo conquense lo hacía en Cañizares). El grupo vencedor proponía la realización de sendas passihaus, construidas con materiales propios de la zona y sostenibles para el medio ambiente. Ahora, después de su victoria a nivel regional, tendrán todavía que seguir trabajando y puliendo el proyecto, puesto que pasan a la fase nacional. La misma tendrá su resolución el próximo 22 de junio.

El otro grupo del instituto de Priego (formado por Nieves Rubio Arnao, Lucía Villalba Peiró, Cristian Martínez Pedraza, Simona Anastasova Tasheva y Nerea Soria López) tenían un proyecto similar, aunque situaban la casa en Cañizares. Ellos se han quedado muy cerca de la victoria y también han sido felicitados por el tribunal por su excelente proyecto. La tutora de ambos grupos, Cristina Lara Gómez, resaltaba que «también se lo hubiesen merecido y el tribunal ha reconocido que les ha costado mucho elegir al ganador». La diferencia ha sido el uso de los materiales, puesto que el trabajo basado en Priego ha utilizado el mimbre para revestir la vivienda y el tribunal lo ha valorado muy positivamente.

Los dos grupos del instituto conquense, así como el perteneciente al centro educativo toledano, han recibido un diploma por ser finalistas, mientras que el grupo del proyecto ganador también perciben 250 euros.

Nieves Rubio Arnao, Lucía Villalba Peiró, Cristian Martínez Pedraza, Simona Anastasova Tasheva y Nerea Soria López,

Ya piensan en el Nacional

Este mismo lunes por la mañana, después de conocer el veredicto, los ganadores y la tutora han recibido consejos para afrontar la fase nacional por parte de la Universidad de Castilla-La Mancha. Tienen un largo mes por delante para seguir trabajando en el proyecto, mejorando la presentación y el vídeo.

Más de un mes de trabajo

Tutorizados por Cristina Lara Gómez, profesora del Departamento Científico-Matemático del centro, y con la ayuda de la profesora de Física y Química Elena Jiménez Caballero, los dos grupos se las ingeniaron para implantar el modelo de vivienda en Priego y Cañizares teniendo en cuenta el clima, la sostenibilidad de los materiales de construcción y su impacto en la naturaleza, aislamientos, carpinterías y la gestión del agua, entre otros asuntos.

La tutora de los proyectos Cristina Lara, que ha sido estudiante tanto del instituto de Priego como de la Escuela Politécnica de Cuenca, relataba a este medio de comunicación cuando conocía que eran semifinalistas que «ha sido un mes de desarrollo y de trabajo con los alumnos». Destaca que a los alumnos que han participado desde el instituto de Priego «les gustan mucho las ciencias» y que el interés por formar parte de esta Olimpiada se debe a que se trata de «una buena herramienta para que ellos vean el futuro y sepan si les gusta o no». También ha destacado la colaboración entre todos ellos y la ilusión que les ha generado haber salido elegidos. Por último, Cristina Lara se acordaba del resto del profesorado, «porque sin su ayuda habría sido imposible, ya que nos han cedido clases para que me los llevara a trabajar».

Comentarios