Inicio Cuenca La fiabilidad de Masterchef es conquense y se llama Fran: “el mejor...

La fiabilidad de Masterchef es conquense y se llama Fran: “el mejor metre del mundo”

Cuarto programa de esta temporada en Masterchef y cuarta ocasión en que un conquense pone sal y pimienta en la cocina. Francisco Martínez es el que más ruido está haciendo en la edición haciendo precisamente todo lo contrario: estar en silencio y trabajar. Con humildad, sin gritos, sin egocentrismo y sin generar mal ambiente.

En una prueba de grupo celebrada en la alta montaña de la Estación de San Isidro en León, el conquense estuvo precisamente “a la altura” de estas circunstancias y supo ser un fondista para que su equipo saliese airoso de la pista.

Un equipo que Arnau, el mejor de la primera prueba, formó con sus privilegios agrupando a los que consideró como los menos expertos y a los que por lo tanto lanzó a arrojarse por las pistas verde y azul mientras él se incorporaba a los que llevó a las pistas rojas y negras. Le salió mal la jugada y sus esquiadores se estamparon en el paso, quemando la comida en medio de la nieve y provocando el enfado de Pepe Rodríguez por el descontrol.

Mientras, en el otro lado, Fran pescaba salmones en la nieve bajo las órdenes de una estridente Ofelia, que encontró en la calma y en el compromiso del conquense, un telesilla para auparse a lo más alto. Mientras los demás levantaban nevisca y provocaban aludes, él puso los esquíes en cuña para hacer un recorrido fiable y seguro y llevar a su equipo de la mano hasta la estación y hacia otra semana más en las cocinas.

No pasó desapercibido tampoco para Jordi Cruz que se deshizo precisamente como la nieve en halagos para él. Primero para decirle a Ofelia que si fuera él solo se fiaría de Fran, para después acercarse al camarero de Cuenca mientras servía la comida y decirle: “Si es por mí, jamás te faltará trabajo. El mejor metre del mundo”.

“Forrete” y destreza hostelera

También, con la gracia que le caracteriza dejó su marca conquense en la primera prueba. Fran preparó unas lentejas al estilo tradicional y entre los ingredientes que le puso estaba “el forrete”. Algo que a Jordi Cruz le parecía de otro idioma pero que a Pepe Rodríguez le hizo gracia al identificarlo rápidamente como morro. En Cuenca no hay barbacoa sin forro y allí estaba Fran para dejar su huella.

La misma que demuestra con sus dotes hosteleras y que sorprendió al jurado extraordinario compuesto por aspirantes de Masterchef Abuelos. Cargó con cinco platos para servirlos a los comensales y desató los “olés” de Samantha Vallejo-Nágera por su destreza como camarero.

Además, en la prueba de eliminación, se dedicó a animar a sus compañeros y alentarles en esos momentos de tensión que provoca ese momento de última oportunidad para los que hace bien poco habían sido sus rivales en el duelo por equipos.

Fran es bondad, compañerismo, cercanía y además, fiabilidad. Tiene llena la nevera del alma de humanidad y pone todo lo que hay en ella al servicio del resto. El mejor plato se hace con ingredientes de Cuenca. Con valores se cocina el mejor alimento. Con ese producto de calidad, la victoria es segura.

Comentarios