Inicio Cuenca Cultura Cuenca acoge la primera exposición póstuma de Alberto Corazón, en la que...

Cuenca acoge la primera exposición póstuma de Alberto Corazón, en la que se muestra su trabajo pictórico

La Casa Zavala acoge desde hoy y hasta el 15 de diciembre la primera exposición póstuma de Alberto Corazón, una muestra “brillante y llena de belleza”, como la ha definido el alcalde, Darío Dolz, quien ha invitado a toda la ciudadanía a visitarla porque “van a descubrir una faceta del artista tal vez desconocida para el público general”.

Y es que la exposición ‘El cazador furtivo’ de Alberto Corazón, Premio Nacional de Diseño Gráfico en 1989 y responsable de la imagen de numerosas instituciones, empresas y servicios de nuestro país, se centra en su obra plástica, reuniendo medio centenar de piezas de las cuales hasta 45 son inéditas. Bodegones, acantilados, jardines nocturnos y de arena, la expresión del silencio e incluso un autorretrato conforman el conjunto de piezas, imágenes que muestran aspectos muy representativos para el artista.

Figura que ha puesto en valor también la viceconsejera de Cultura y Deportes del Gobierno regional, Ana Vanesa Muñoz, quien lo ha definido como “un artista plural que vivía para la cultura y la utilizaba como método de expresión y de vida”.

Sobre el hecho de elegir nuestra ciudad como primer destino de esta obra inédita, Rafael Sierra, director artístico de la Colección Roberto Polo y comisario de la muestra junto a Ana Aramburri, viuda de Alberto Corazón, señala que “Cuenca siempre ha sido un núcleo donde se ha vertebrado toda la vanguardia del arte español. Alberto camina en paralelo a todos los grandes artistas que están representados en el Museo de Arte Abstracto Español, por lo que era muy pertinente que la primera exposición tras su fallecimiento fuera aquí”.

Sierra ha ensalzado además la figura de Alberto Corazón enfatizando que “fue una persona absolutamente excepcional sobre la que no se puede hablar en pasado, está totalmente presente en nuestras vidas en logotipos institucionales o privados, en nuestras casas”, añadiendo que “ha ayudado a redefinir la imagen de modernidad de España”. En este sentido ha hecho un alegato al indicar que “en un país muy necrófilo como España, donde se escriben maravillosos obituarios cuando un artista desaparece, yo creo que es conveniente reivindicar continuamente la memoria de los grandes creadores”.

Ana Arambarri, viuda de Alberto Corazón, ha detallado sobre el trabajo que se muestra en Casa Zavala que “la mayoría son obras que estaban en nuestra casa, en el taller de Alberto, y nunca salieron. Puede que fueran sus obras preferidas o, como tenía esa capacidad de trabajo vertiginosa, que se quedaran amontonadas porque al día siguiente estaba con otra nueva idea y se iban solapando unas con otras”. A su juicio, es una exposición “optimista y que recoge muy bien todo el estilo de Alberto, poniendo en valor la parte artística de su obra, que siempre quedó un poco tapada por la parte del diseño”.

‘El cazador furtivo’, de Alberto Corazón, es la tercera exposición temporal que trae la Colección Roberto Polo a la conquense Casa Zavala tras los ‘Retratos imaginarios’ de Pierre-Louis Flouquet y ‘The story series’ de Carolyn Marks Blackwood. Una oferta artística que se suma a la de la sede fija de la Colección Roberto Polo en la antigua iglesia de Santa Cruz y que se ha convertido en un referente cultural de la ciudad desde que se pusiera en marcha hace casi un año.

 

 

Comentarios