Inicio Cuenca Empresas Marisa Conde: «Nuestros chicos pueden brillar y necesitamos que brillen»

Marisa Conde: «Nuestros chicos pueden brillar y necesitamos que brillen»

Acuaprende, es una asociación dedicada a la atención, el apoyo y la reeducación pedagógica para niños y niñas que tengan dificultades en el aprendizaje, y dirigida sobre todo a usuarios, familias, profesorado, personal sanitario y servicios sociales. Acuaprende actualmente ayudan y cubren las necesidades de muchos niños y niñas de la localidad conquense, alrededor de unas 87 familias forman parte de este proyecto, tiene dos sedes en Cuenca y cuenta con 10 profesionales que ofrecen unas 210 horas de clases ligadas a la atención socioeducativa y la inclusión social. Desde El Deporte Conquense no hemos puesto en contacto con Marisa Conde Sáez, Directora de Acuaprende, para conocer la situación actual de la Asociación en época de pandemia.

“Nuestra situación se complicó mucho a nivel presupuestario, contábamos con unas ayudas del Sector Público y de la Administración, y de repente esas ayudas dejaron de llegar. Nos movilizamos, se pidió colaboración y ayuda a las familias y los profesionales. Hemos vuelto a pedir el apoyo a la Administración Pública para que reconsiderara la situación porque en diciembre teníamos que cerrar, y se quedaban un montón de niños sin poder atender y aunque todavía no se ha realizado el apoyo que la administración nos ha prometido, nos han asegurado que será para el año próximo”, afirmó Marisa Conde.

Además, la directora de la Asociación ha continuado asegurando que se están moviendo para poder realizar actos: “Estamos realizando actividades dentro de lo que la pandemia nos permite que no pueden ser actos sociales sino con participaciones de este tipo que nos ofrece el Balonmano Incarlopsa, que para nosotros ha sido muy bien recibida. El deporte es una parte importante para los niños y esta iniciativa va a ser un aliciente importante seguro. El proyecto puede continuar, eso no quita que sigamos necesitando del respaldo financiero, necesitamos de las familias y la ciudadanía conquense para que dentro de las posibilidades que cada uno pueda, podamos tirar adelante con nuestros proyectos, que son muy necesarios para estos chicos».

La Asociación Acuaprende se caracteriza por organizar talleres formativos, eventos sociales y proyectos para ayudar a concienciar sobre este tema. La directora de Acuaprende nos ha comentado sobre futuros proyectos que tiene en mente la Asociación: “Este año tenemos en mente muchos proyectos, uno muy importante será sobre el apoyo emocional que los niños necesitan. Son chicos incomprendidos, que no llevan el ritmo educativo, entonces emocionalmente se ven afectados, piensan que son inferiores y son carne de cañón de abandonos educativos. El proyecto que tenemos en mente se llama Aprender con Emoción que empezará en enero e irá encaminado a una atención específica para que además del apoyo que necesitan educativamente pueda tener emocionalmente aquel refuerzo que de otra manera descompensaría su situación a nivel personal. Se trata de una investigación con la facultad de Educación Social de la UCLM para comprobar qué emocionalmente es necesario esa ayuda y con una intervención el desarrollo evolutivo a nivel educativo es mucho más rentable que suprimir este tipo de proyectos”.

En cuanto a los posibles problemas con los que han tenido que lidiar Acuaprende con la situación sanitaria, Marisa ha asegurado que se han visto muy afectados por las limitaciones del Covid-19: “La Asociación se mantiene fundamentalmente con el apoyo de las familias, de la Administración y de alguna entidad bancaria. Nos ha afectado porque las familias a nivel económico apenas pueden hacer frente a su situación, antes hacíamos un proyecto que es Puedo Brillar y en ese proyecto se mantenían encuentros entre ellos. Nuestra intervención no se ha visto afectada porque nosotros trabajamos a medida a las necesidades de los niños/as con una atención individualizada. En la parte de contacto con el resto de iguales, en cuanto a talleres lúdico-educativos se han tenido que suspender, entonces digamos que la afectación ha sido económica y a nivel de contacto también ha incidido, ya que es algo muy necesario para los niños».

Marisa Conde Saez, directora de la Asociación que ayudado a un gran número de familias que de algún modo se ha visto afectadas por los trastornos del aprendizaje como la dislexia. A menudo, se suele confundir dislexia con problemas de concentración y la Directora de Acuaprende ha querido explicar cuáles son los primeros indicadores para saber si los niños y niñas se ven afectados por este trastorno de aprendizaje.

“El primer indicador es cuando el niño tiene problemas en la lectura y la escritura entre el último curso de educación infantil y primero de primaria, incluso antes se producen síntomas que manifiestan cierta torpeza a nivel de coordinación. Lo podemos ver cuando en primero de primaria con 6 años empieza a ser evaluado y no llega a esos mínimos que se les exige y que si alcanza el resto de sus iguales. El proceso de lectura y compresión de estos niños es tan lento que al final no saben lo que han leído porque han empleado demasiado esfuerzo en intentar decodificar el texto, y en realidad son chicos que trabajan mucho y obtienen una escasa rentabilidad en esas horas. Los síntomas primeros es que confundan días de semana, colores o seriaciones… pero sobre todo el que empiecen a leer las letras y que no avancen en el proceso de conocimiento de las letras, no solo que las confundas, sino que no sepan ya si quieren identificarlas. Para nuestros niños es muy importante las adaptaciones porque les cuesta mucho leer, es por estas cosas que necesitamos que el sistema educativo nos apoye”, añadió.

Incluso ha advertido que es necesario que aquellos niños que sufren estos problemas sean tratados por expertos en la materia: “Hay una serie de pasos que las familias pueden llevar desde casa, pero lo mejor es dar ese apoyo especifico y concreto de un profesional que necesita trabajar en la reeducación pedagógica, nosotros volvemos a educar de otra manera, la forma en que ellos aprenden, y los padres podemos ayudar apoyando aquello que el profesional nos dice que hay que hacer, animarlo y reforzarlo, eso es esencial. En cursos bajos de primaria le podemos dar ese apoyo de refuerzo, pero cuando ya se hacen grandes se va complicando todo. Las familias tenemos que dedicarnos a ser familias y no docentes, ese es el gran error en muchos casos”.

En cuanto a cuál es la evolución que estos niños experimentan una vez han han decidido ponerse en manos de los profesionales y educadores de Acuaprende, la máxima exponente de este proyecto ha mantenido con gran entusiasmo que la evolución de los niños suele ser muy buena. “La evolución es buena, la primera cosa que se suele notar cuando entran en la Asociación es que son comprendidos, sin embargo, en el centro educativo son grandes incomprendidos y en la casa no sabemos lo que les ocurre, pero en Acuaprende encuentran a muchos niños como ellos y piensan que no están solos, y al final sabemos lo que necesitan y les ayudamos a conseguir sus metas poco a poco desde su nivel, haciéndonos a sus necesidades porque no todos los niños son iguales y nosotros procuramos hacernos a su manera de trabajar”.

En relación con cuál es papel de las instituciones públicas en este tipo de asociaciones, Marisa Conde ha afirmado llevar una relación cordial con estas instituciones. “Con las instituciones públicas tenemos una relación de cordialidad, uno de los centros que tenemos es cedido por el Ayuntamiento y el otro por la Administración, y a nivel de Junta nos apoyan económicamente, y nos reciben en Consejería o en la Delegación Provincial. Hemos hecho cursos de formación para docentes, a mí me gusta trabajar paralelamente con ellos, porque en el sistema educativo no se concibe solo maestro y alumnos, a nivel educativo lo formamos la familia, el alumno, el docente, la sociedad y todos debemos implicarnos, así será una sociedad más inclusiva que es el objetivo que se quiere alcanzar».

Además, ha indicado que han solicitado una ayuda económica a las instituciones para combatir el Covid-19. “Acabamos de pedir una subvención al Ayuntamiento, a nivel de ayuda y para defender a los chicos que entran en Acuaprende intento buscar las máximas soluciones posibles, a nivel de covid-19 hemos tenido nuestros gastos y hemos pedido una subvención. Es la única especifica que ha salido para cubrir gastos derivados de esta pandemia, pero no hemos recibido ningún tipo de respuesta hasta el momento”, expuso Marisa.

Comentarios