Inicio Cuenca Empresas Las CEOEs de Cuenca, Soria y Teruel detallan unas ayudas de Estado...

Las CEOEs de Cuenca, Soria y Teruel detallan unas ayudas de Estado que suponen “una oportunidad de oro”

Las CEOEs de Cuenca, Soria y Teruel han detallado en rueda de prensa lo que ellos entienden que suponen las Directrices de las Ayudas de Estado que califican a sus provincias como territorios poco poblados y que en su opinión suponen una “oportunidad de oro” que se debe aprovechar para transformar las empresas y tener un mayor y mejor tejido productivo.

Con el nuevo documento de las ayudas de estado, la Comisión Europea avala que las empresas de Cuenca, Soria y Teruel tengan acceso a ayudas para reducir sus gastos corrientes. Todavía para que estas ayudas se apliquen, es necesario que el Gobierno de España establezca los mecanismos de empleo. Entre las distintas opciones, las patronales destacan la reducción de los costes laborales de cada empresa hasta un 20%.

El secretario general de CEOE CEPYME Cuenca, Ángel Mayordomo, la directora general de FOES, María Angeles Fernández y el vicepresidente de CEPYME Teruel, José Antonio Guillén fueron los encargados de detallar los aspectos de estas nuevas directrices y valorar sus excepciones y articulación, tal y como ellos las interpretan.

 

No afecta a competencia

En primer lugar desde las tres organizaciones quisieron poner en valor el trabajo realizado durante ocho años por CEOE CEPYME Cuenca, FOES y CEOE Teruel que desembocó en el firme sobre las ayudas de Estado de la Red SSPA y sus reciente alegaciones a la Comisión Europea, que también presentaron las comunidades autónomas y que a la postre han resultado decisivas para tener estas ayudas.

En sus alegaciones probaron que contar con este tipo de ayudas no afecta a la competencia, incluyendo datos determinantes como que las tres provincias solo representan el 0,83% del PIB nacional y que sus empresas únicamente son un 0,85% del total de España.

Explicaron en esta comparecencia que estas ayudas de estado son una excepción al marco jurídico comunitario, de ahí que se haya tenido que probar que no se alteran las normas de competencia y de este modo equipararse con los territorios del Norte de Europa.

Las organizaciones empresariales indican que las directrices señalan que estas ayudas no son para la totalidad del tejido productivo sino que quedarán fuera de beneficiarse de las mismas aquellas empresas de más de 250 trabajadores, así como las empresas que tengan un volumen de facturación anual superior a los 50 millones de euros.

Además, este texto indica que quedan fuera algunos sectores de estas ayudas como la pesca, agricultura, transporte, banda ancha, servicios financieros y de seguros, consultoría, siderurgia y empresas en crisis.

En cuanto a la formulación de estas ayudas se señala que estas ayudas deben tener un beneficio económico para las empresas, suponiendo una reducción de los gastos de las empresas y una limitación de los sobrecostes.

Las tres organizaciones señalan al modelo noruego de exención de los costes laborales como el que prefieren y sobre el que han hecho sus cálculos, pero podrían arbitrarse estas ayuda, pero que se podían articular en forma de subvenciones directas, ventajas fiscales, suministros o bienes y servicios.

 

Comentarios