Inicio eSports Gaming Los Botones de Oro – Los mejores juegos del año para Botón...

Los Botones de Oro – Los mejores juegos del año para Botón Z

Se nos viene encima el 2023 y apenas estamos terminando de asimilar la cantidad de joyas que hemos podido jugar a lo largo del año. Ha habido de todo, de todo tipo de géneros y pondríamos la mano en el fuego a que mas de cuatro o cinco títulos han sido de lo más potente que se ha visto en este querido medio. El caso es que como 2022 nos ha dejado un montón de juegazos, desde el equipo de Botón Z hemos decidido comentar entre todos cuales han sido nuestros favoritos y por qué. Y ya que estamos aprovechamos el último artículo del año para desearos desde aquí unas felices fiestas y un maravilloso año nuevo. Sin más demora y sin necesidad de enrollarnos mucho más, aquí tenéis los videojuegos que más hemos disfrutado durante 2022.

 

Los favoritos de Chus

Kirby y La Tierra Olvidada

En mi vida había jugado a un juego de Kirby. Siempre me ha gustado la bolita rosa, me parecía adorable, pero por una razón u otra nunca me regalaron ni me compré un juego suyo. Cuando anunciaron Kirby y La Tierra Olvidada me enamoré. Lo tenía claro, tenía que jugarlo, y eso hice. 

Lo disfruté con calma y observando todos y cada uno de los pequeños detalles que tiene. Además, como tiene modo multijugador he podido vivir la experiencia con mi pareja cambiándonos el primer y segundo jugador.

Pero la razón por la que este juego esta aquí es porque hacía mucho que no chillaba de la emoción con un juego. Este 2022 ha sido bastante caos para mí, afectando en la manera en la que disfruto del ocio, en el que están incluidos los videojuegos. Llegar a casa, ponerme el pijama, sentarme en el sofá con los gatos encima y jugar con mi novio a este juego me reponía las pilas y me sacaba un poquito todo el estrés acumulado del día. 

Asique si lo que quieres es jugar a un juego bonito en el que puedas echarle varias horas y disfrutar tranquilamente sin prisas, sin duda Kirby y La Tierra Olvidada es tu juego. Desde mi experiencia, creo que puede ser un buen juego para comenzar su IP, ya que, es una aventura nueva y explican al jugador todo con claridad para poder meterte de lleno en la historia.

Y claro está, después de esto sin duda jugaré a los otros juegos que existen de Kirby. De hecho, ya le tengo echado el ojo a uno de ellos para regalo de Reyes.

 

Gerda: A Flame in Winter

La asignatura de historia siempre se me ha dado fatal, de hecho, normalmente suspendía, pero no porque no me gustase, sino porque me era imposible memorizar tanto texto y al final acabé cogiendo miedo a la historia. Es decir, en cualquier conversación en la que se hable de historia yo no decía ni mú, para qué, ¿para decir una tontería ya que no tengo ni idea?

Cuando mis compañeros de Botón Z me dijeron que analizase yo el juego estaba bastante insegura. Tenía miedo de no enterarme de nada y/o decir en el análisis cualquier burrada. El caso es que me lancé y comencé el juego. Desde el principio me llamó mucho la atención, los gráficos y sus mecánicas me parecían muy interesantes, pero seguía con esa angustia de perderme y no poder seguir el hilo, con lo que me apuntaba mil datos en un cuaderno. Cosa que dejé de hacer en cuanto vi que en el diario de la protagonista había un apartado en el que se explicaba incluyendo imágenes reales la historia de lo que estaba jugando y algunos hechos históricos más que acompañaban la experiencia. Wow, creo que es la vez que más me he enterado de un hecho histórico en mi vida.

La trama del juego está basada en la historia de Tinglev (Dinamarca) durante la Segunda Guerra Mundial desde el punto de vista de una enfermera medio alemana medio danesa. El juego es una novela gráfica con tono triste y apagado, en el que hasta la más pequeña decisión que tomes, tendrá consecuencias en el futuro. Consecuencias que me han hecho llorar en ciertos puntos del juego por el carácter tan real que tiene. 

Gerda: A Flame In Winter está en este top debido a que me ha quitado en gran parte el miedo a la historia y en este caso he logrado vencer al síndrome de la impostora.

 

Bratz: A presumir de estilazo

Este año ha sido un tanto duro para mí. La carrera y el trabajo no me han dejado disfrutar de las cosas que me gustan, más que nada porque me han quitado el 80% del 2022 y el otro restante me lo ha robado la ansiedad. Todo esto sumado a otros eventos que han ido surgiendo como la pérdida de familiares, problemas de salud personales y de autoestima me han llevado a un remolino infinitamente profundo en mitad del océano. Llegados a este punto os preguntaréis por qué está aquí el juego de las Bratz y por qué os estoy contando todo esto, bien. Desde que era pequeña las Bratz han sido siempre mis muñecas favoritas, tanto que tenía varios juegos suyos. Cuando me enteré de que iban a sacar un nuevo juego de las Bratz lo primero que pensé fue ‘’madre mía, necesito jugarlo’’, pero al mismo tiempo tenía miedo de que esas sensaciones y recuerdos que tenía de jugar a sus videojuegos de pequeña no fueran iguales y me acabase decepcionando con algo que me gustaba tanto y que tanto me ha hecho disfrutar. Cuando llegó mi cumpleaños en noviembre mis amigues y mi novio me hicieron una fiesta sorpresa y me regalaron entre todos el nuevo juego de las Bratz, y cómo no, lo primero que hice al día siguiente fue encender la switch para probarlo. 

Ver las imágenes de origen

En resumidas palabras, ME HA ENCANTADO. No es un juego que sea un 10 en cuanto a mecánicas ni a trama, de hecho, al final se me quedó colgado varias veces y tuve que apagar la switch, pero tampoco busca ser el GOTY del año. Me ha hecho volver a cuando yo era niña, volvía del cole y me ponía a jugar a la Game Boy Color tan contenta en mi cuarto. De verdad, no sabéis lo feliz que he sido cambiando de maquillaje y de ropa (ambos espectaculares) a las Bratz en el juego (encima puedes escoger entre las cuatro y cada una tiene modelitos especiales). Además, una de las cosas que más me gustó y con la que más me reí es que una de las tramas del juego gira en torno a que las Bratz tienen una revista digital y trabajan de periodistas por el mundo entrevistando a gente, con lo que me he sentido muy identificada (aunque yo lo reduzco a Cuenca jeje). 

En definitiva, doy las gracias a mis amigues y a mi novio por hacerme el regalo que más necesitaba en este momento, porque sí, en las seis horas que eché al juego, fui tremendamente feliz, sintiendo esa misma ilusión que tenía de pequeña al encender la consola. Así que como dice el tremendo temón que es la canción de las Bratz ‘’Everybody now, time to show the whole world what we’re about’’.

 

Los favoritos de Dani

SIFU

La gente cercana a mi círculo ha sufrido mi indignación (relativa) hacia los Game Awards por no haber metido esta joya dentro del mejor juego del año. Obviamente nunca espero nada de ellos y aun así logran decepcionarme. Y no solo este texto se permite las referencias a otras obras de otros medios. Ahora retomamos.

Mi amor por Sifu no viene por arte de magia. Hace un año pude deleitarme con Sekiro, mi juego favorito de Miyazaki y un fetiche por resolver. Los combates son tan adrenalínicos como hacer puénting y cada choque de espadas es crucial. Pero, ¿por qué hablo tanto de Sekiro en la recomendación de Sifu? Pues porque Sifu es la destilación del gameplay de Sekiro.

La base es la misma, sustituimos las katanas por puños y los Mikiris por patadas. Las coreografías que salen en cada combate son dignas de cualquier película de artes marciales. Incluso se permiten homenajes enormes como la famosa escena pasillera de Oldboy. La sensación de estar rodeado por siete enemigos y tener la situación bajo control es la mínima expresión de lo que te puede ofrecer Sifu.

La premisa es muy sencilla, una excusa para empezar a pegar tortas a diestro y siniestro, nuestro padre es asesinado y tenemos que vengarlo. Para nuestra misión contamos con un amuleto que nos concede varias vidas, pero cuando muramos nuestra edad avanzará y reviviremos más viejos.

Tenemos que cazar a los cinco implicados en el asesinato, cada uno está en un lugar diferente con sus ambientaciones totalmente diferenciadas y espectaculares. No quiero animar a nadie a pegarse en un museo pero aquí todo es espectáculo. Además para rato, siempre puedes intentar mejorar tus puntuaciones o desbloquear todos los atajos de las zonas.

Cuando igual llevamos tres jefes y revisitamos al primero, al menos en mi caso, me redescubrí un juego nuevo. Todo lo que había avanzado, aunque fuera un avance trastabillado y torpe, a la hora de volver sobre mis pasos, se me hizo más sencillo y había mejorado. Una sensación loquísima y gratificante como nunca.

Por esto y muchísimo más este es uno de mis juegos del año, quiero terminar esta pequeña recomendación con un apunte. No es un sucedáneo de Sekiro. Tiene su propia personalidad, esencia y aspiraciones, todo lo que se propone lo hace bien y no puedo más que aplaudir y celebrar que es mi juego favorito de este 2022.

 

Triangle Strategy

Triangle Strategy indiscutiblemente es el mejor juego de estrategia de este año. Y es todo un logro habiendo salido en el mismo periodo que Tactics Ogre: Reborn, una remasterización/remake extraña de uno de los pilares del género.

Realmente tengo un análisis muy extenso hablando de todas las virtudes que esgrime Triangle Strategy, pero vamos a hacer un pequeño repaso de por qué está en esta selección, al final los puestos en esta lista están muy disputados.

El título que continúa con la tipografía Times New Roman en el calendario de títulos 2.5D de Square Enix no reinventa la rueda, utiliza las mecánicas más importantes del rol táctico y les da una vuelta para hacer una experiencia de juego agradable, desafiante y divertida. No quiero decir que no traiga nada nuevo, al contrario, tiene la mezcla de elementos e interacción con los escenarios en muchas contiendas, pero mantiene la base y la fusiona con una historia intrigante como mínimo.

Las decisiones se sienten importantes y de verdad crees que dirigen la historia. El giro interesante es que tú no determinas directamente el curso de los acontecimientos (que viva la democracia), sino que se somete a votación y la mayoría tomará la decisión.

Esto da vida y personalidad a los personajes que nos acompañarán en nuestra reconquista, guerra, traiciones o lo que hayamos elegido. Tendremos que convencerlos de que nuestra idea es la mejor con argumentos que podemos tener o no, dependiendo de lo que hayamos hablado con el populacho. Entramos en un juego de conocer los puntos débiles de cada uno pero que aun así igual no es suficiente para convencerlos. Para entendernos, es como tener un gato, hará lo que quiera el 90% de las veces.

No me quiero extender mucho más, si te interesa leer el análisis completo está aquí. Pero ha sido una de las grandes sorpresas de este año, he terminado por coger cariño a unos personajes y me ha dado una valiosa lección sobre política. Un juego que tiene más que decir de lo que puede parecer desde fuera. Se ha ganado a pulso un hueco como mejor juego de estrategia de este año y uno de mis favoritos.

 

TemTem

Dos de los tres juegos que he presentado son juegos que ya he analizado, puede parecer un poco trampa pero la realidad es que intento analizar juegos que van en línea con mis gustos o aquellos en los que tengo mayores expectativas.

Al igual que me compré Pokémon Let’s Go Pikachu para hacer tiempo hasta el siguiente juego de Pokémon (literalmente para quitarme el mono), TemTem de alguna forma era el juego que me iba a amenizar la espera de la siguiente salida de Pokémon.

Estaba muy equivocado. Temtem es por sí mismo el juego que me ha demostrado que se puede hacer un muy buen Monster Tammer, ambicioso y disfrutón. Es más maduro, la historia es más seria, inclusiva e interesante que la de cualquier otro juego del género. Mezclado con un combate por parejas que tiene varias capas de estrategia gracias a los movimientos con recarga, los puntos de estamina, habilidades y la nueva tabla de tipos que tienes que volver a memorizar.

Temtem es eso y más. Los monstruos tienen unos diseños que congenian con el mundo que les rodea. Esta cohesión de todos los elementos es un trabajo titánico que hace que jugar a este título dentro de un género dominado por Pokémon sea mucho más fácil.

La localización es excelente (también porque es nacional, muy grande el Team Crema), los aldeanos tienen referencias a la cultura popular y a los memes nacionales, la cantidad de veces que me he reído yo solo a lo largo de las más de 40 horas que me ha durado el juego son innumerables.

Si todavía no os he convencido, podéis leer mi análisis donde hablo de todas las luces y sombras de Temtem. Pero este puesto es más que merecido. Ha sido el juego más largo que he terminado este año, y desde luego que me ha amenizado el final de año, más de lo que habría esperado. Con Temtem cierro mi lista de mis elegidos para ganar los Botones de Oro® de este año 2022.

 

Los favoritos de Erik

Tinykin

Este año hemos visto lanzarse auténticos bombazos como Elden Ring, God of War: Ragnarok o Horizon: Forbidden West. Son verdaderos juegazos que han conquistado los corazones de muchos jugadores, pero, en mi caso, he de decir que lo que más me ha divertido este año han sido los jueguitos pequeños alejados de los potentes blockbusters.

Han sido, mas concretamente, esos juegos sorpresa que me encontraba casi de sopetón y que, sin saber mucho de ellos, me acababan atrapando y regalando una experiencia agradable en las que rebosa el cariño que han puesto los desarrolladores en su obra.

Este es el caso de Tinykin, un plataformas 3D que un día se asomó por mi gamepass y me recordó de golpe y porrazo lo mucho que me gusta el género. Inspirándose en grandes clásicos como Pikmin, Tinykin ofrece una aventura basada en la recolección de objetos y la exploración a lo largo de una casa, pero con la peculiaridad de estar en la piel de un personaje diminuto. Es sencillamente redondo, no se le pueden echar en cara fallos a su propuesta. Lo que se propone, lo consigue. Tiene un apartado artístico atractivo, un diseño de escenarios divertidísimo, mecánicas muy bien pensadas y mejor ejecutadas, personajes memorables… tiene de todo vamos.

Si lo considero de lo mejor es porque simplemente me lo he pasado genial jugándolo. Es por cosas como todas esas veces que me he reído con su maravilloso sentido del humor, un humor que existe gracias a uno de los mejores trabajos de localización a nuestro idioma que he visto en un videojuego. O por esas tardes inspeccionando hasta la última esquina del escenario para alcanzar el codiciado 100% del título. O, yo que se, porque mola muchísimo usar una pastilla de jabón como tabla de skate para cruzar la encimera de la cocina.

Es por todo un cúmulo de pequeñas cosas bien hechas que Tinykin es de mis plataformas favoritos y un juego que no puedo parar de recomendar a los amantes del género. Ardo en deseos de que podamos jugar una secuela en el futuro, pero mientras eso sucede siempre se puede revisitar el análisis que tenemos en la web para no olvidar el pedazo de título que es.

 

Rollerdrome

Si antes os hablaba de un juegazo de plataformas 3D, ahora toca hacerlo de un arcade de patines espectacular. Su nombre es Rollerdrome y me ha enamorado. Se trata de un título que combina con maestría dos cosas tan dispares como son los shooter y los juegos de skate ( patines en este caso). En principio el planteamiento es simple: haz piruetas, esquiva balas, dispara y consigue puntos a cholón. Pero la cosa se va complicando cada vez más con cada nivel y acabas enzarzado en increíbles tiroteos contra dos tanques, tres francotiradores y un zumbado con un bate de beisbol en mitad de un centro comercial.

Es una locura, una locura super bien pulida. La premisa se basa en que tenemos que ganar una competición deportiva en un futuro distopíco ultracapitalista. Y aunque la historia está ahí y es interesante, lo que de verdad importa está en su trabajado gameplay. Como buen arcade te atrapa durante sus primeras fases y no te suelta hasta que hayas cumplido todos los objetivos y el marcador este bien cargadito de números. Quiero decir, es un juego en el que puedes grindear una barandilla, parar el tiempo y cargarte a tres enemigos del tirón con un lanzagranadas. Si es que se vende solo.

Si en su día no leísteis nuestro análisis os resalto algunos de sus puntos fuertes. Su apartado gráfico imita la estética de comics como los de Moebius. Es rejugable a más no poder y cuenta con una segunda vuelta aún más difícil que no te deja ni respirar. El control se siente fantástico a los mandos y, por si fuera poco, cuenta con una banda sonora que acompaña de lujo a su destacada ambientación retrofuturista.

Y poco más que decir. Rollerdrome se ha convertido por méritos propios en uno de esos juegos a los que no puedo evitar volver de vez en cuando para intentar superar mis mejores récords. Que pasada, tú.

 

Signalis

Signalis me pareció muy interesante la primera vez que lo vi en su tráiler. Un título que rescataba mecánicas de los Resident Evil y los Silent Hill clásicos y los traía de vuelta junto a una estética digna de la mejor época de PSX. Todo apuntaba a que iba a ser un buen survival horror. Pero lo que no sabía era que iba ir más allá hasta convertirse en la joya que ha resultado ser.

  

Por suerte o por desgracia Signalis entra en la categoría de juegos en los que es mejor entrar conociendo los justo. Dejando de lado todo lo relativo a su increíble narrativa, puedo adelantar a todo el que no lo haya probado aún que es un juego de terror magnífico (aunque más por su ambientación que por el miedo real que pueda llegar a causar en el jugador). También que sabe a retro de la mejor forma posible y que utiliza lo ya visto para crear de forma casi mágica una obra maravillosa que estoy seguro de que será recordada y comentada por mucho tiempo en el medio. 

Comentarios