Inicio Noticias Atletismo Juan Carlos De la Ossa: «Una de las cosas que peor sabor...

Juan Carlos De la Ossa: «Una de las cosas que peor sabor de boca me deja es no haber podido acabar un maratón»

Imagen de archivo de Juan Carlos de la Ossa

Nacido en 1976, el atleta taranconero Juan Carlos de la Ossa es considerado por muchos uno de los mejores atletas de fondo y campo a través desde la época de Mariano Haro. De la Ossa cuenta con cinco títulos de España consecutivos y tres subcampeonatos de Europa. Además, registró grandes marcas en 3000, 5000 y 10000 metros y en los 10k en ruta, distancia en la que batió dos veces el récord de España.

En una entrevista realizada por Vicente Capitán para la Real Federación Española de Atletismo (RFEA), De la Ossa afirmó no haberse tomado nunca en serio el atletismo en sus inicios: “cuando vine de la mili ya empecé a entrenar un poco más. Mi primer entrenador fue Francisco José Cuenca y entre mis compañeros estaban Santiago de la Torre (Lillo), Raúl Cantarero y Ángel García Olmedilla, que eran también amigos de la infancia. En 1996 logré mi primera medalla nacional, al ser bronce en los 10000 metros del Campeonato de España Promesas… pero como te decía, aquellos años no me tomaba nada en serio el atletismo. Fue en el 2000 y 2001 cuando di un giro a los entrenamientos y aquella temporada quedé 5º en el Campeonato de España de Cross por Clubes. Eso me animó a dejar de trabajar, yo estaba en un matadero de mi pueblo, y me fui a Madrid, a entrenar con Antonio Serrano al CAR”.

Pronto, el atleta conquense se hizo lugar entre la élite nacional de Cross quedando a tan solo un paso de estar con la selección española en el Europeo de 2001 y en el Mundial de Cross de marzo de 2002. Sus marcas fueron mejorando considerablemente hasta, finalmente, dar el gran salto al ámbito internacional a finales de 2002. De la Ossa se clasificó entre el sexteto que defendería a España en el Europeo de Cross de Medullin (Croacia) y, quedando en sexta posición, “aquel resultado me supuso la beca externa de la Residencia Blume y entonces empecé a convencerme de que podría estar con los mejores”.

Poco después, el deportista se hizo con la victoria absoluta en el Cross Internacional de Fuensalida: “es cierto que esa victoria me dio mucha moral, estaba claro que la total dedicación al atletismo, los entrenamientos con mi nuevo grupo, etc., estaban dando resultado y me hicieron coger mucha confianza”.

Finalizado el cross del año 2003, el conquense se centró en su carrera deportiva quedando en tercer lugar en la Challenge Europea de 10000 celebrada en Atenas. “Fue espectacular esa temporada de pista, ya que era mi primer Mundial de pista y era muy novato. Además, me pude clasificar a la final quedando quinto en mi serie y adelantando a casi todos desde la última plaza que iba. Esta competición también me dio mucha confianza para el futuro”, explica. De la Ossa obtuvo el noveno lugar en la final en el Estadio de Saint Dennis junto a grandes corredores como Kipchoge, Bekele y El Guerrouj.

Pese a las pocas variaciones en su preparación con Antonio Serrano, su objetivo seguía siendo acabar en la maratón. Así, sin apenas tiempo para recuperarse del mundial de finales de agosto, comenzó su preparación para el Europeo de Cross. Confiado por sus anteriores logros, el taranconero afrontó con éxito el exigente circuito de Edimburgo quedando subcampeón justo por detrás de Sergey Lebid. En el invierno de 2003 consiguió su primer título de campeón de España en el Monte do Gozo de Santiago de Compostela, sin embargo, una desafortunada lesión le impidió debutar en un Mundial.

La lesión imposibilitó su clasificación para los Juegos Olímpicos de Atenas, en cambio, esto no lo paró y, no solo mejoró su marca, sino que también fue medalla de Bronce en 5000 en los Juegos Iberoamericanos de Huelva. En Heringsdorf (Alemania), De la Ossa se vio capacitado para ganar a Lebid: “cambiamos un poco la forma de plantear las carreras y también empecé a trabajar con una psicóloga y realicé más entrenamientos de calidad. La verdad es que Lebid siempre venía muy en forma, parecía que solo preparaba eso… pero aquel segundo año sí pensaba que podía ganarle porque le ataqué varias veces y parecía que lo pasaba mal, pero al final me sorprendía y me ganaba”.

En 2005, el conquense se hizo con su segundo título de campeón de España en Toro (Zamora) cerrando el cross con su debuto mundialista (24º) y el récord de España de 10km en ruta. Del mismo modo, De la Ossa ganó en la Copa de Europa 10000 celebrada en Barakaldo. Aquel registro le hizo decidirse por los 10000 metros en el Mundial de Helsinki dado que su registro de 5000 había sido rebajado. «Aquella carrera de Baracaldo, fue una carrera perfecta, de las mejores que he hecho en mi vida», relata.

En 2006, el atleta mejoró hasta alcanzar el puesto 17 pese a otra lesión que le costó un parón que, no obstante, no le impidió acudir a las competiciones para apoyar al equipo español. “Preparamos muy bien el Europeo de Goteborg, hice entrenamientos buenísimos y además había mejorado mi marca de 5.000 (13:09.84). Pero tuve que parar los entrenamientos por una fractura de estrés, lo llevamos en secreto, sin hacerlo público, porque conseguí recuperarme para el Europeo. Antes de la carrera creía que podía ser campeón, pero con la lesión llegaba con muchas dudas. El día de la final, cuando iba en cabeza no encontraba las mejores sensaciones y no estaba cómodo. Por eso también le doy más mérito a esa medalla de bronce”, confiesa respecto a su gran medalla internacional en pista.

Tras un descanso, De la Ossa afrontó el Campeonato de Europa de Cross obteniendo la medalla de plata tras la descalificación por dopaje de Fernando Silva. Sería esta su última participación en un Europeo ya que, desde entonces, las lesiones acapararon de forma intermitente la vida del manchego. En 2007 se alzó con su cuarto oro nacional de cross: “aquel año fue el de nuestro salto al maratón y entrenamos muy bien la verdad, pero llegué a la cita muy tocado físicamente y me tuve que retirar, porque apoyaba muy mal… tenía una fascitis, empecé a tener problemas en los isquios…”

De la Ossa pudo recuperarse, en cambio, su paso por quirófano en múltiples ocasiones dificultó su vuelta a la pista: “quedé bien para poder correr con normalidad, pero no para el alto nivel y está claro que a posteriori habría cambiado cosas de la preparación, como hacer menos kilómetros, trabajar más la calidad… una de las cosas que peor sabor de boca me deja es no haber podido acabar un maratón aquellos años, porque creo que por los entrenos que hacía y por cómo yo me veía para la distancia, habría hecho una buena marca”.

Comentarios