Inicio Balonmano Liga ASOBAL El Ciudad Encantada dio la cara hasta el final en Granollers

El Ciudad Encantada dio la cara hasta el final en Granollers

Los de Lidio Jiménez perdieron por 31-27

Buen encuentro del Ciudad Encantada en Granollers pese a la derrota, ya que dio la cara hasta el final y su derrota se produjo por pequeños detalles.

Desde el comienzo se vio que los de Cuenca llegaban sin complejos y con ganas de llevarse los dos puntos, así lo demostraron con la gran defensa que plantearon, aunque no estaban demasiado acertados en ataque, algo que sí consiguieron a partir del minuto 15, entonces empezaron a aparecer Perovic y Canyigueral y lograron recortar en el marcador, en el que los locales habían logrado ponerse tres arriba. Lo lograron de tal manera que tuvieron dos balones para poner las tablas, uno desde los siete metros, que sigue siendo la asignatura pendiente, ya que se fallaron tres de los cinco lanzados.

Pese a eso, el equipo se seguía mostrando fuerte en defensa y unos buenos minutos de Vidal, Nolasco y Doldan en ataque hicieron que el resultado fuera de 16-15 al finalizar la primera mitad.

En la segunda, con la primera posesión tampoco pusieron las tablas, pero sí lo hicieron poco después con un siete metros transformado por Sergio López y a continuación un gol de Doldan ponía el 17-18 en el marcador.

Eran los mejores minutos conquenses, pero tras ello, llegaron los peores, ya que los de casa hicieron un parcial de 4-0, el Ciudad Encantada se quedaba con dos menos, ‘benditas exclusiones’, y parecía que se ponía todo muy cuesta arriba.

Aunque eso no sirvió para que se rindieran, siguieron peleando y de nuevo se acercaron en el marcador, aunque daba la ‘casualidad’, por llamarla de alguna manera, que cada vez que había oportunidad de lograr la machada algo pasaba: castigos arbitrales, contraataques mal ejecutados o ataques demasiado precipitados. Todo esto hizo que los de casa aprovecharan el momento y ganaran el choque, aunque no lo confirmaron hasta el minuto 58, cuando se fueron de cuatro en el marcador para acabar con el 31-27 definitivo.

Pese a la derrota, la imagen dada fue buena y salvando algunos detalles, los conquenses dieron la cara ante un rival que acabará arriba al final de temporada.

Ahora queda descansar y centrarse en el derbi del sábado, porque este calendario no permite relajarse demasiado.

Comentarios