Inicio Noticias Entrevistas Balaguer: «De no haber pasado por el Ciudad Encantada, quizás no estaría...

Balaguer: «De no haber pasado por el Ciudad Encantada, quizás no estaría aquí»

Hablamos con David Balaguer, ex jugador del Ciudad Encantada que se encuentra jugando el Mundial de Francia con la selección española

Balaguer se muestra muy feliz por su debut en partido oficial y por su buen papel, ya que marcó cuatro goles y fue uno de los hombres claves de la victoria.

Así define como fue el debut y la victoria ante Islandia: «Estoy muy contento es un día muy difícil de olvidar, es el debut soñado, pero no podemos ya estar pensando en ese choque, porque hay que estar concentrados en el siguiente y en el partido ante Túnez de este sábado», apuntaba.

Hace un mes recibió el aviso de que estaba en la preselección para jugar este Mundial. «Recibí una notificación por whatsapp en la que me decían que iba a la preparación, fue una alegría muy grande, aunque todo ha sido muy rápido y no me dio tiempo a pensar demasiado».

Forma parte de un vestuario que mezcla juventud y veteranía, a las órdenes de Jordi Ribera, que acaba de aterrizar como nuevo seleccionador. «Ha sido muy fácil adaptarse ya que nos conocíamos entre todos, somos un grupo de amigos que disfrutan día a día con todo lo que hacen y jugando al balonmano, esa es la clave».

Nos explica el porqué del número 53 en su camiseta. «Fue la que me dieron, pero me gusta el número y me hace ilusión llevarlo, ya que fue el año de nacimiento de mi madre».

Ciudad Encantada
Recuerda con añoro su temporada en Cuenca. «Fue una temporada muy sufrida al final, ya que me lesioné y no pude ayudar al equipo, al final nos salvamos con mucho esfuerzo, pero tengo un recuerdo muy buen recuerdo. Salí del Barça para jugar más minutos y allí lo conseguí todo. Sino hubiera pasado por cuenca no estaría en Nantes y quizás tampoco en la selección, le debo mucho a Cuenca», aseguraba.

Hay muchas cosas que echa de menos del Ciudad Encantada. «Me quedo con el gran vestuario que había, el día a día en la ciudad, llevaba una vida muy tranquila. Luego llegaba el sábado y la afición era impresionante, me puedo quedar con muchas cosas».

No descarta vestir algún día de nuevo la camiseta del equipo conquense. «Al final nunca se sabe, ahora estoy muy contento en Nantes, pero la vida da muchas vueltas y Cuenca no es una puerta que cierre, ya que estuvo muy a gusto allí y siempre recuerdo esa etapa».

Los objetivos para este Mundial los tiene claros. «Quiero disfrutar de la experiencia e intentar ayudar al equipo a quedar lo más alto posible. Ahora estamos centrados en el grupo, en quedar arriba y después ver hasta dónde podemos llegar, buscando el lograr medalla», sentenciaba.

Comentarios